Noticias

Brasil está en la espera de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales: ¿“Trump tropical” o un candidato de la izquierda?

Hoy, a toda la escala planetaria, se comentan los resultados de la primera ronda de las elecciones presidenciales en Brasil y se están considerando posibles opciones para los resultados de la segunda, que tendrá lugar el 28 de octubre. Las agencias brasileñas responsables de encuestas de la opinión pública dicen que en la etapa inicial, unos 30 millones de electores se abstuvieron de votar y otros 10 millones de votos fueron declarados inválidos. La mayoría de los tecnólogos políticos latinoamericanos creen que el candidato que podrá ganar a estos indecisos y obstinados electores, entonces ganará. ¿Quiénes fueron los personajes principales de la “carrera” electoral en Brasil? ¿Y con qué criterios esta vez los brasileños elegirán un nuevo líder?

Los dos candidatos para el puesto de nuevo presidente de Brasil que ingresaron a la segunda ronda, recibieron un total de alrededor del 75% de los votos. Teóricamente, una cuarta parte de los brasileños en la próxima ronda de votación del 28 de octubre tendrá que hacer una nueva elección. Los tres cuartos de los votantes restantes también deben confirmar sus preferencias iniciales o “pasar” al otro lado, lo cual es poco probable, ya que solo se queda un poco tiempo hasta la etapa final. En consecuencia, un 25% de los votos decidirá la victoria en la segunda ronda; de quienes no votó a favor de ninguno de los “vencedores”: Jair Bolsonaro (“Partido Social Liberal”, PSL), o Fernando Haddad (“Partido de los Trabajadores”, PT). Por cierto, una pequeña cifra del 13% de los votos válidos por Ciro Gomes (“Partido Democrático Laborista”, PDT) que también será el principal trofeo en esta disputa.

Las elecciones actuales en Brasil fueron uno de los temas más debatidos del año en curso, se esperaban recibir los resultados más impredecibles y aislados, pero en la práctica los electores mostraron una envidiable consistencia. Las fuerzas políticas que tradicionalmente gozaban del apoyo público de las masas parecían haberse desvanecido en el contexto de las nuevas tendencias y la alineación de fuerzas. Los antiguos líderes populares y las elites gobernantes fueron devueltos al “patio trasero de la historia”. Y como no hay vacío en el entorno político, el lugar se llenó repentina y rápidamente de nuevos héroes. Este patrón ya se confirmó el 7 de octubre, cuando se presentaron candidatos que inicialmente eran ajenos a este sistema y rara vez aparecían en radares políticos.

Pasemos a los personajes principales de la primera ronda de la carrera electoral en Brasil. Jair Bolsonaro es un fanático de Pinochet y de la junta militar que gobernó Brasil hasta el año 1985. Él siempre habla en el espíritu de “ellos dispararon un poco”, trata con  desprecio a los defensores de los derechos de las mujeres y las minorías sexuales, insulta a los inmigrantes y las minorías nacionales en sus declaraciones. Bolsonaro aboga por forjar la amistad estrecha con los Estados Unidos y, como escriben los observadores brasileños en estos días, se posiciona como “Trump tropical”. En primer lugar, un candidato de los liberales atrae a su electorado prometiendo seguir una política fundamentalmente diferente a la que lideró durante muchos años el “Partido de los Trabajadores” de centroizquierda liderado por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff quien era despachada por el resultado de destitución.

El principal rival de Bolsonaro en la segunda ronda es solo el candidato del “Partido de los Trabajadores”, Fernando Haddad. Por cierto, resultó ser un candidato solo por los escándalos de corrupción con presidentes anteriores de su partido. Recordemos que el ex líder de Brasil, Lula da Silva, de 72 años, fue sentenciado a 12 años de prisión a principios de este año. Según la investigación y el tribunal, durante su presidencia, la corporación estatal “Petrobras” distribuyó sistemáticamente contratos a compañías privadas para sobornos a compañías privadas y uno de los receptores de tales sobornos fue el propio Lula. La protege de Lula – Dilma Rousseff, quien lo reemplazó como el Presidente en 2011, en 2016 el Parlamento declaró juicio político en relación con el mismo escándalo de corrupción: Rousseff bajo Lula dirigió la corporación “Petrobras”. Sin embargo, logró evitar la prisión y se postula para el Senado de uno de los estados, porque en Brasil, al mismo tiempo que las elecciones presidenciales, las elecciones se llevarán a cabo en todos los niveles. A pesar del veredicto de la corte, Lula quería postularse, pero el Tribunal Supremo Electoral de Brasil dictaminó que no tenía derecho para esto. Solo después de esta decisión, en septiembre, Haddad fue nombrado un candidato del “Partido de los Trabajadores”.

Hay que analizar la primera ronda de elecciones desde dos posiciones opuestas. Desde el punto de vista de los partidarios del “Partido Social Liberal” de Brasil, el 28 de octubre, Bolsonaro deberá preservar los votos recibidos de 49 millones de brasileños (46%) y obtener el apoyo de al menos seis millones más, si la participación y los votos reales son los mismos como en la primera ronda. En este momento, el segmento objetivo es de 27.6 millones de votantes que votaron por los 11 candidatos restantes. Para ganar, el candidato de los liberales hasta la segunda ronda necesita poner de su lado alrededor del 22% de estos votantes y no perder los votos recibidos antes.

Por otro lado, si realizamos un análisis político desde el punto de vista de los partidarios del “Partido de los Trabajadores”, en este caso, Fernando Haddad necesita sumar a 31 millones de votos con otros 24 millones, aproximadamente el 87% de los votantes, que en la primera ronda no votaron por el candidato de los liberales, ni el triunfante que tomó el segundo lugar. Dado que el 43% de estos votantes constituyen por Ciro Gomes, una alianza entre el “Partido Democrático Laborista” y el “Partido de los Trabajadores” podría reducir significativamente la diferencia, lo que en este momento apoya claramente a Bolsonaro. Pero incluso si Ciro Gomes le da a Haddad el cien por ciento de sus votos, lo cual, como lo demuestran las actitudes públicas, es altamente improbable: el último todavía tendrá que luchar por los 11 millones de votantes perdidos que dieron preferencia a otros candidatos en la primera ronda.

Para aclarar la situación: la segunda ronda no es una elección nueva, sino la continuación de la primera ronda. Las dos rondas son eventos interdependientes, en los que la capacidad de cada candidato para convencer a los votantes a emitir su voto a su favor, jugará un papel clave. En la primera etapa, Bolsonaro ya logró asegurar una ventaja numérica. Pero ante el candidato del “Partido de los Trabajadores” es una tarea mucho más difícil.

Uno de los mayores logros institucionales de la Constitución Brasileña de 1988 es que en la segunda ronda de elecciones, los candidatos “toman” un curso para reconciliar los puntos de vista políticos e ideales que caracterizan a los amplios sectores sociales. Pero para cambiar el curso del proceso electoral, estos votos pueden estar relacionados con los sectores minoritarios de derecha e izquierda. Pero en general, tal sistema impide las propuestas radicales, alentando la formación de una mayoría estable.

Como lo demuestra la historia brasileña de dos pasos de votación en las elecciones presidenciales, la mayoría de los votantes siguen siendo fieles a su elección. Para ellos, la segunda ronda es una continuación de la primera, y no es una nueva elección. Tradicionalmente, en la primera ronda de elecciones, los candidatos construyen un argumento, que luego determina las preferencias de los votantes a favor de uno y el rechazo de otros candidatos. En la segunda ronda, la elección ya está reducida a dos nombres, es decir, estamos hablando de una opción exclusiva, que se basa en la comparación y la evaluación.

En este momento, en la primera ronda, casi 30 millones de votantes registrados se abstuvieron de votar y otros diez millones de votos fueron declarados inválidos. En la segunda ronda, la capacidad de los candidatos para ganarse a estos votantes obstinados a su lado, jugará un papel decisivo en el resultado de la votación.

Como resultado, estos 40 millones de votantes, así como 27.6 millones de personas que ya han votado por los 11 candidatos restantes que abandonaron la carrera presidencial, conforman una audiencia objetivo de 67.6 millones de brasileños, y dependerá de ello lo que se convertirá en el nuevo presidente de Brasil. No queda mucho, porque este domingo, el 28 de octubre, tendrá lugar la segunda ronda de las elecciones presidenciales en la inmensidad del “gigante” sudamericano.

Deja un comentario