Destino del principal proyecto político de Morales “Mar para Bolivia”

A partir de ahora, el 1 de octubre pasará para siempre a la historia del Estado Plurinacional de Bolivia. Este lunes, luego de una lucha de cinco años por parte de los bolivianos por el tan esperado acceso al mar, la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas en La Haya tomó su decisión final. Chile no tiene obligación de negociar un conflicto de un siglo con Bolivia. ¿Qué haría ahora Evo Morales para apoyar a su principal proyecto político “Mar para Bolivia”?

Tras de 5 años, la Corte Internacional de Justicia de La Haya presentó su veredicto. Según los expertos, Bolivia y Chile han estado comprometidos en el diálogo, el intercambio de puntos de vista y las negociaciones durante más de un siglo para encontrar una solución adecuada a la cuestión de la falta de acceso de Bolivia al mar tras la Segunda Guerra del Pacífico (1879-1883) y el Acuerdo de 1904. Sin embargo, sobre la base de las pruebas documentales presentadas, el Tribunal en última instancia “no pudo llegar a la conclusión de que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia para alcanzar un Acuerdo que garantice el acceso soberano del lado boliviano al Océano Pacífico”. La decisión fue leída por el Presidente de la Corte, Abdulqawi Ahmed Yusuf, y fue adoptada por 12 votos contra tres. Destacó que el Tribunal no podía satisfacer las demandas de la parte boliviana, sin embargo, el Presidente señaló que la decisión del Tribunal no debería considerarse como una a no permitir que continúe el diálogo entre los dos países en un espíritu de buena vecindad para discutir el tema en el que ambas partes están interesadas.

Hay que recordar que Bolivia perdió el acceso al mar durante la Segunda Guerra del Pacífico, el conflicto armado de 1879-1883, que fue causado por la lucha por los recursos naturales y el control de las reservas de salitre. El resultado de la Guerra fue la victoria de las tropas chilenas y la pérdida de Bolivia de unos 120 mil kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de la costa de Antofagasta.

Durante un largo período de la historia, las relaciones entre Bolivia y Chile estuvieron marcadas no solo por el miedo y la desconfianza, sino también por la abierta hostilidad y la confrontación. Las relaciones diplomáticas formales entre los dos Estados se cortaron durante más de cincuenta años, hasta el momento del proceso de restablecimiento de la comunicación mutua desde el inicio de las negociaciones en 1975-1977. Hablando de la tercera parte en este conflicto, las relaciones peruano-chilenas, por el contrario, tuvieron un carácter rival durante mucho tiempo, alcanzando una nueva ronda de confrontación militar solo en el nuevo siglo. Las diferencias en la interpretación y ejecución del Acuerdo de 1929 fueron evidentes hasta hace poco. En conjunto, estas diferencias tuvieron un impacto directo en la estabilidad de la región, amenazando al mundo y dificultando la integración económica y política. Los flujos comerciales entre los tres países tenían un bajo potencial y la sombra de un posible conflicto provocó un brusco aumento del gasto en la esfera militar (alrededor del 2,2% del PIB en Chile en 2012, según del Centro de Estocolmo, que superó las cifras del gasto militar de Brasil, México y Argentina y Perú).

La situación actual se explica por las consecuencias de la Guerra del Pacífico, para ser más precisos, sus dos combates, el primero de los cuales ocurrió mucho antes, en 1836, Chile tuvo un conflicto contra la confederación peruano-boliviana, y en 1879, el enfrentamiento de tres países. El juego político desarrollado alrededor de obtener una ventaja en el Pacífico, la fuerza impulsora de ambos conflictos fue la competencia geopolítica entre Perú y Chile por el derecho a poseer recursos naturales tan valiosos como el salitre, el cobre y el guano (fertilizante de origen natural). La solicitud de Bolivia de un derecho soberano al Pacífico, con acceso independiente al mar, sigue siendo un nudo de contradicciones que amenazan la inestabilidad del sistema político de la región. Durante un período de más de 130 años después del choque militar, en una atmósfera de temor, sospecha, fragmentación y rastros de “cenizas calientes” después de dos conflictos armados, tres países andinos no llegaron a un consenso, como lo indican los requisitos de la parte boliviana en la Corte Internacional de Justicia. A su vez, Chile continuó afirmando que la cuestión de la frontera conjunta se resolvió tan pronto como el Acuerdo de 1904, y que no estaba obligada a negociar.

Desde 2013, La Paz en Cortes internacionales ha tratado de recuperar el acceso al océano. En 2015, la Corte Internacional de Justicia rechazó la demanda de la parte chilena de que se considerara la cuestión del acceso de Bolivia al océano. Durante más de cinco años, el Estado Plurinacional de Bolivia ha trabajado plenamente en el proyecto nacional común “Mar para Bolivia”.

Incluso antes del anuncio de la decisión, por sí mismo Morales tocó el tema del daño a su país como resultado de un conflicto armado. “Me gustaría que todos supieran que no estamos planteando la parte económica del problema. Si quisiéramos tocar el componente económico después de la invasión, cuánto debería Chile a Bolivia”, dijo Morales en la víspera del veredicto. Cabe señalar que el líder boliviano incluso indultó a los dos ex presidentes del país, para que pudieran apoyar a la demanda a Chile de acceso al océano. Se trata de los ex jefes del Estado, Jorge Quiroga y Carlos Mesa.

Después del anuncio de la decisión oficial, Bolivia se hundió en el luto nacional, porque cuantas generaciones de bolivianos crecieron en el principal proyecto nacional del “aislamiento del mar” por más de 130 años. Sin embargo, las autoridades bolivianas todavía creen que La Paz tiene todos los documentos históricos y económicos necesarios, así como un cálculo financiero del daño causado a Bolivia. Al mismo tiempo, Morales señaló que su país ahora está interesado en las negociaciones normales con Chile. Cabe destacar que el principal eslogan estatal “Mar para Bolivia” en los últimos meses de una compañía a gran escala en apoyo de la demanda boliviana a la Corte Internacional de Justicia en La Haya de repente tomó forma en el “Mar para las Naciones”. Los representantes del Gobierno de Bolivia decidieron darle este sonido, enfatizando la dimensión regional de este tema.

Los bolivianos todavía no quieren admitir su derrota, y en las palabras del Gobierno actual buscarán nuevas herramientas y formas de lucha para el “acceso soberano al mar”. Sin embargo, los líderes chilenos declararon que pretenden seguir guiándose por las disposiciones del Acuerdo de 1904, que consagra la libre circulación de mercancías bolivianas a través de los puertos chilenos en el Océano Pacífico, que Chile proporcionó totalmente para siempre. El Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado chileno, en respuesta a la decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya en general, declaró que no tenía y ni tiene disputas territoriales con Bolivia. Además, si evalúa las declaraciones y acciones de Evo Morales, con el desarrollo del problema marítimo, puede ver fácilmente que los apetitos del líder boliviano “crecieron”. Si al comienzo de su presidencia, habló de la intención de obtener acceso a los puertos de Chile en el Pacífico y trató de proporcionarle a Bolivia un “corredor” al mar, pronto el líder boliviano exigió que se cancelaran las disposiciones de los Acuerdos de 1884 y 1904 y que Bolivia regrese la soberanía sobre el territorio perdido de Antofagasta. Solo el tiempo mostrara si los líderes bolivianos podrán sentarse en la mesa de negociaciones con los chilenos. Sin embargo, la principal tarea del actual Gobierno de Bolivia es preservar el principal proyecto político “Mar para Bolivia”, que une a toda la nación boliviana, que es tan necesaria para el partido gobernante en vísperas de las próximas elecciones presidenciales de noviembre de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *