Noticias

La “Nueva Ruta de la Seda” alcanzara a América Latina: la perspectiva china en la región

En los dos últimos años, el Gobierno de los Estados Unidos ha perdido mucha influencia en la región, lo que es claramente dicen los resultados de la encuesta de opinión pública  realizada por el instituto “Gallup” (la institución americana de autoridad de la opinión pública, en inglés – American Institute of Public Opinion «Gallup»). La aprobación de la política exterior estadounidense en los países de la región latinoamericana cayó del 49% en 2016 al 24% en 2017, mientras que solo el 16% de los latinoamericanos simpatiza con el Presidente Donald Trump. La opinión pública del continente, como muestran estudios y declaraciones recientes, ya se ha formado.

Una serie de analistas ya tienen dudas sobre si el Presidente Donald Trump, aparecerá en la próxima Cumbre de los países de América, que se realizará en la capital peruana los 13 y 14 de abril. En la prensa internacional se destaca el sorprendente contraste entre el líder estadounidense y el Presidente chino, Xi Jinping, que ya ha participado en este evento tres veces desde el año 2012.

Desde el momento de la decadencia de los “regímenes de izquierda” en los países de América Latina salieron a la luz numerosos trabajos científicos y de investigación que muestran como Brasil y Argentina se reorientaron radicalmente su política exterior de la posición “pro-Sur” hacia el concepto “pro-estadounidense” neoliberal con la llegada al poder de los nuevos líderes. Sin embargo, cabe señalar que China continúa avanzando, tanto geoeconómicamente como geoestratégicamente, a pesar de la coyuntura política existente.

Al observar eventos pasados, esta tendencia es sostenible. Hasta la fecha, Washington tendrá que realizar esfuerzos considerables y realizar un juego más complejo y reflexivo si los Estados Unidos tienen la intención de entrar en condiciones de una lucha económica competitiva con China. Tal enfrentamiento sería un escenario ideal en el campo del comercio y la inversión, que brindaría a los países de la región de América Latina el máximo beneficio.

Un nuevo cambio de paradigma en la geoeconomía tuvo lugar el mes pasado en la capital chilena, Santiago de Chile, en la Segunda Reunión Ministerial del Foro de Cooperación Económica y Comercial entre China y los 33 miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Durante su discurso, el Ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, hizo una declaración de que la segunda economía más grande del mundo (por supuesto, tenía en mente China) y América Latina debería unir sus esfuerzos para apoyar al libre comercio. Como el Ministro señaló, hay dos direcciones prioritarias: “resistencia al proteccionismo” y “creación de una abierta economía mundial”.

Wang Yi exigió a los países latinoamericanos a participar en una gran exposición de noviembre en China y luego expresó una idea clave de su discurso que América Latina debe desempeñar un papel “importante” en el proyecto de la “Nueva Ruta de la Seda”, también conocida como “la Iniciativa del Cinturón” (BRI). Esta propuesta fue presentada en los años de 2010. La República Popular de China (RPC) tiene como objetivo reunir los proyectos del “cinturón económico de la Ruta de la Seda” y la “Ruta de la Seda del siglo XXI”.

Según el Ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, la parte territorial de América Latina del proyecto del “Cinturón” beneficiará a toda la región. Como señaló el Ministro, esta propuesta no tiene nada que ver con la competencia geopolítica, sino que sigue el principio de lograr un crecimiento general a través de la discusión y la cooperación, en otras palabras, es un proyecto totalmente beneficioso para todos.

La parte latinoamericana del proyecto de la “Nueva Ruta de la Seda”, sin embargo, no será tan ambiciosa como el territorio planeado en Eurasia. Si bien, las declaraciones de los líderes chinos muestran claramente el interés de Pekín en crear una red de infraestructura en todo el continente sudamericano y el Caribe. En el futuro cercano, como se esperaba, en la dirección de la implementación de este proyecto, se deben firmar varios acuerdos nuevos.

El principal objetivo estratégico es construir líneas de transporte directas que se conectarán en la costa del Pacífico de América del Sur, y luego se conectarán por vía marítima con la costa china. Los propios chinos llaman a esta propuesta como la “Ruta de la Seda del Océano Pacífico”.

Según las fuentes oficiales chinas en año pasado, los bancos y empresas de China ya han invertido cerca de $ 23 mil millones en la región de América Latina, desde 2010 se registró un salto sin precedentes, principalmente las inversiones en transporte lineal.

No es sorprendente que Brasil (el Estado-miembro del BRICS) sigue siendo el mayor receptor de la inversión china. Solo durante los últimos 10 años, el Imperio Celeste ha invertido en este país sudamericano alrededor de $ 46 mil millones y más de $ 10 mil millones para adquisiciones. Cabe señalar que hasta mediados de 2010, Brasil era un país muy caro en términos de nivel de vida. Luego, debido a la tasa de cambio o la depreciación de las empresas nacionales, los precios cayeron bruscamente. Las grandes corporaciones brasileñas se vieron gravemente afectadas también debido a una investigación de corrupción a gran escala “Operación Lava Jato”, por lavado de activos. En ese momento, la industria de la infraestructura dependía en gran medida de los fondos públicos, que se agotaron repentinamente. Esto fue seguido por la llamada “fiebre de la privatización”, que se benefició de inmediato del uso de corporaciones chinas, estadounidenses y europeas.

Hasta la fecha, China ya es el mayor socio comercial de Perú, Chile, Brasil, Bolivia y Argentina. Otros, según la alineación regional de fuerzas, muy pronto se unirán a ellos. Esta tendencia está relacionada no solo con la importación de China de bienes como la soja y el maíz, el mineral de hierro, sino también con el hecho de que la organización internacional con la sede en Pekín, el Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB), está expandiendo activamente sus préstamos.

El Presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, dijo en julio de 2014 en la Cumbre del BRICS en la ciudad de Brasilia que el plan principal de China para el comercio y la inversión en América Latina corresponde a la fórmula “1+3+6”:

 “1” se refiere al mismo plan de cooperación, dentro del cual para varios proyectos desde 2015 hasta 2019 China tiene la intención de invertir $ 250 mil millones en inversión directa y alrededor de $ 500 mil millones en comercio.

“3”: son las áreas clave de cooperación: comercio, inversión y finanzas.

“6” responde a las áreas prioritarias de cooperación: recursos energéticos, construcción de infraestructura, agricultura, fabricación, innovaciones científicas y tecnológicas, donde también incluyen tecnologías de la información contemporáneas.

Parece que Washington, probablemente, ya no puede detener la creciente influencia de Pekín en el continente. Cabe señalar que ya tres grandes potencias latinoamericanas: Brasil, Argentina y México que son las partes del G20, están involucradas en una revolución de infraestructura a gran escala que encaja en el plan de Pekín. Por supuesto, a lo largo del camino hay que esperar deslices graves, como, por ejemplo, el proyecto de 50 mil millones de dólares “Gran Canal Transoceánico en Nicaragua”, que ahora compite con el aumento de las relaciones de actividad entre Panamá y China después de la ruptura de sus relaciones con Taiwán. El ferrocarril transcontinental “Atlántico-Océano Pacífico” entre Brasil y Perú sigue siendo una perspectiva muy distante.

Sin embargo, el Ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, hizo todos los esfuerzos posibles en su discurso en el Foro de Cooperación Económica y Comercial de China y los 33 miembros de CELAC para explicar las ventajas que el programa propuesto de la “Nueva Ruta de la Seda” traerá a la región latinoamericana. Después de todo, el plan propuesto incorpora el principio de lograr el crecimiento mutuo mediante la coordinación de esfuerzos y la cooperación.

Al final, podemos esperar que las nuevas victorias geopolíticas de China conducen claramente al debilitamiento de las posiciones de la administración de Trump, que a su vez de nuevo puso la atención a su “patio trasero”, sin tener ninguna lista de iniciativas o propuestas.

 

Deja un comentario