Image default
Noticias Política

Resultados de las elecciones presidenciales de Uruguay: impacto regional

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

El 24 de noviembre, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Uruguay, ganó Luis Lacalle Pou, con un ligero margen por delante de su oponente de la coalición del Frente Amplio. Esta vez, la confrontación entre las fuerzas de “izquierda” y “derecha” en Uruguay fue un evento que salió más allá no solo de este país, sino de toda la región latinoamericana en su conjunto. En la “Suiza latinoamericana”, como se llama a este Estado, tradicionalmente caracterizado por su política de neutralidad, el péndulo giró bruscamente hacia la derecha. ¿Cómo cambiará Uruguay en los próximos años? ¿Cómo afectarán los resultados electorales en este país latinoamericano la modificación del mapa geoestratégico de la región?

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales tuvo lugar en Uruguay el 24 de noviembre, en la que se unieron las fuerzas políticas de “izquierda” y “derecha”: Daniel Martínez (Daniel Carlos Martínez Villamil) de la coalición del “Frente Amplio” y Luis Lacalle Pou (Luis Alberto Lacalle Pou) del “Partido Nacional”. Lacalle Pou logró vencer al oponente por un ligero margen y obtener el 48.71% de los votos, y su oponente aseguró, según las estadísticas oficiales, el 47.51% de los votos.

Nunca antes las elecciones en este país latinoamericano, en los que participaron un poco más de dos millones de ciudadanos en este año, se han seguido tan activamente a nivel regional e internacional. Tal interés se explica por la relativa estabilidad del régimen gobernante en Uruguay. La coalición de fuerzas de izquierda del “Frente Amplio”, ha estado en el poder desde 2005. Después de un giro “a la izquierda” en la región, Tabaré Vázquez (Tabaré Ramón Vázquez Rosas) se afianzó en la arena política estatal, quien se desempeñó como Presidente la primera vez de 2005 a 2010, y luego regresó a esta posición en 2015 y permaneció allí hasta la fecha. Entre los dos períodos de Vásquez de 2010 a 2015. Uruguay fue dirigido por el renombrado político de izquierda José Alberto Mujica Cordano. Ambos políticos consolidaron la estabilidad de la plataforma política del “Frente Amplio”. Además, la victoria de Lacalle Pou confirmó una vez más la tendencia hacia la hiperpolarización, que recientemente se ha extendido por  América Latina.

0002454633 2

Uruguay siempre ha ocupado una posición ideológica especial en la región. En el mapa geopolítico de América Latina, los “derechistas” parecían haberse vengado en los últimos 15 años y llegaron al poder en un país conocido por su democracia y estados de ánimo muy moderados, sin embargo, extremadamente importante para los seguidores de Chávez. En un sentido más global, la victoria de Lacalle Pou arroja dudas sobre el final del “giro” del continente hacia la derecha, que comenzó en 2015.

Hasta la fecha, seis Estados sudamericanos ya han caído en manos de la “derecha”: Uruguay, Brasil y Paraguay, lo más seguro. En Colombia y Chile, en medio de protestas masivas, los líderes de derecha no están tan firmes. Y desde el 10 de noviembre, Bolivia liderada por Jeanine Áñez (Jeanine Áñez Chávez), quien terminó en la presidencia como resultado de la turbulencia política y un vacío de poder provocado por las elecciones presidenciales del 20 de octubre, se unió a estos países. Además, este “seis” tiene aliados en los Estados con centristas a la cabeza: Ecuador y Perú.

Volviendo al factor principal en este mapa regional, cabe señalar que tiene diferentes nombres: turbulencia política, protestas, rebeliones, crisis sociopolítica. Los chavistas en Venezuela lo llamaron la “Brisa Bolivariana”, que parecía “atravesar” todo el continente con fuertes ráfagas de viento. Otros, por ejemplo, el ex Presidente de Ecuador, Rafael Correa (Rafael Vicente Correa Delgado), lo llamaron “primavera” latinoamericana”.

La llegada al poder de un líder “de derecha” en las elecciones presidenciales de Uruguay se opone claramente al regreso de los “peronistas”, que han liderado a Argentina desde el 10 de diciembre. Hoy, la oficial Caracas está atravesando tiempos difíciles, los chavistas nunca han estado tan solos en la región, pero continúan manteniendo los instrumentos del poder, a pesar de la crisis económica en Venezuela. Después de la transición de Ecuador, Chile y Bolivia al campo “de derecha”, los aliados ideológicos de Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros) siguen siendo Nicaragua, Cuba y México. Venezuela continúa considerando al Presidente de Bolivia, Evo Morales (Juan Evo Morales Ayma) y no tiene la intención de reconocer las elecciones programadas para el primer semestre de 2020.

138590925 15749746506571n 2

Por cierto, Venezuela siempre ha actuado como la llamada “prueba de fuego”, que es capaz de delinear los límites de los campamentos políticos y los hitos sociales en el continente. El número de aliados de Caracas oficial ha llegado a cuatro, pero ahora se le opone una alianza completa de catorce Estados. Hasta hace poco, Nicolás Maduro esperaba que Uruguay “resistiría” y que el “Frente Amplio” mantuviera su posición. Sin embargo, Lacalle Pou superó a su rival por 150,000 votos. En su discurso del ganador, señaló que Uruguay debería abrirse más al mundo, disociarse de los dictadores y proteger los derechos humanos y las libertades universales.

Todos estos 15 años anteriores, la comunidad internacional ha percibido a este Estado latinoamericano como el abogado de la Revolución Bolivariana. Dichos sentimientos se explican lógicamente por el hecho de que Uruguay ha sido miembro del grupo de contacto con la Unión Europea y el llamado “mecanismo de Montevideo”, que no solo pidió diálogo, sino que también buscó mantener el statu quo en Venezuela.

Uruguay elecciones presidenciales en la boleta el 24 de noviembre de 2

Según varios analistas políticos, el triunfo de las fuerzas “derechas” en Uruguay probablemente significará la aparición de un nuevo aliado para Juan Guaidó (Juan Gerardo Guaidó Márquez). Además, junto con el golpe de Estado en Bolivia, esta alineación puede tener serias consecuencias, especialmente para votar en la Organización de Estados Americanos (OEA), ya que es probable que ambos Estados ingresen al Grupo de Lima, hostil a oficial Caracas, y el Estado de ánimo de la Presidenta interina Jeanine Áñez ya se ha manifestado la ruptura de las relaciones diplomáticas de Bolivia con Nicolás Maduro.

Es muy obvio que en el mapa geopolítico actual de la región, Uruguay ocupará un lugar especial en la confrontación entre las fuerzas de “izquierda” y “derecha” en la región a partir del 1 de marzo de 2020, cuando el Presidente electo asuma el cargo. Sin embargo, qué nueva ronda ganará esta confrontación dependerá de varios eventos a la vez: las elecciones presidenciales en Perú en abril de 2020, los pasos del Gobierno de transición en Bolivia y las elecciones posteriores, la implementación del Plan Verano del tándem de Fernández-Kirchner en Argentina, así como cómo Chile y Colombia pueden lidiar con crisis internas y protestas políticas. Por supuesto, Venezuela continuará desempeñando un papel especial en esta alineación regional de fuerzas, dividiendo la región en dos campos formados tradicionalmente.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1