Image default
Noticias Política

Gran política en la época del coronavirus

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

El 26 de marzo, la Casa Blanca acusó al Presidente venezolano, Nicolás Maduro, de contrabando de drogas. A su vez, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos también ha acusado a otros altos funcionarios del país, incluido el Presidente de la Corte Suprema y el Secretario de Defensa del país latinoamericano. ¿Cómo se desarrolla la política durante la era de la pandemia? ¿Y qué amenaza al Gobierno constitucional de Venezuela?

A pesar de la furiosa pandemia del virus “COVID-19”, la Administración Presidencial de los Estados Unidos, de Donald Trump, continúa “poniendo en orden” la región latinoamericana. Después de que la industria petrolera venezolana sufriera las sanciones de Washington y la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, el 26 de marzo, el Gobierno venezolano se enfrentó a nuevos ataques de la Casa Blanca.

Según declaraciones oficiales del Secretario de Justicia, William Barr, las autoridades estadounidenses están ofreciendo $ 15 millones por información que ayudará en el arresto de Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros). Anteriormente, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo (inglés – Michael Richard “Mike” Pompeo) dijo que las autoridades de los Estados Unidos han designado una recompensa por la información que conducirá al “arresto y/o condena” del Presidente venezolano. Pompeo señaló que la agencia también entregará $ 10 millones para información sobre otros representantes de las autoridades de la República Bolivariana. El líder de Venezuela ya ha sido acusado repetidamente de corrupción y la severidad del régimen, sin embargo, el propio Maduro niega las acusaciones.

maduro 2

La Casa Blanca continúa apoyando al líder de la oposición del país, Juan Guaidó (Juan Gerardo Guaidó Márquez), quien se declaró Presidente Interino a principios del año pasado. Volviendo a la historia del tema, cabe recordar que Nicolás Maduro ganó las elecciones presidenciales en abril de 2013 con una pequeña ventaja después de la muerte de su predecesor y mentor Hugo Chávez. En mayo de 2018, fue reelegido para un segundo mandato, aunque los observadores internacionales dijeron que las elecciones fueron con falsificaciones. En los últimos años, Venezuela continúa experimentando una grave crisis económica. En 2019, la inflación ascendió a 800 mil por ciento, y alrededor de 4.8 millones de personas abandonaron el país. En enero de 2019, el líder opositor, Juan Guaidó, se declaró Presidente Interino, que fue reconocido por más de 50 países. Sin embargo, el poder en Venezuela todavía está en manos de Nicolás Maduro, de su lado está el Ejército, y también cuenta con el apoyo de varios países como China, Cuba, Rusia y Turquía.

En enero de este año, Washington introdujo un “nuevo paquete” de sanciones contra la corporación petrolera estatal venezolana “PDVSA” (Petróleos de Venezuela, SA), prohibiendo a las compañías estadounidenses comprarle petróleo. El Departamento de Estado de los Estados Unidos, en su declaración oficial, dijo que los venezolanos merecen un gobierno transparente, responsable y representativo que satisfaga las necesidades de las personas y que no participe en el contrabando ilegal de drogas. En una conferencia de prensa del 26 de marzo, William Barr dijo que las personas en el poder en este país latinoamericano no han estado a la altura de la confianza de las personas traficando drogas desde Venezuela, lo que incluye el control de aviones que vuelan desde una base aérea estatal. Según Barr, Nicolás Maduro colabora con el grupo extremista colombiano FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo, FARC-EP) para “inundar los Estados Unidos con cocaína”. Según William Barr, los militantes colombianos recibieron el apoyo del régimen de Maduro, que les permite estar seguros en Venezuela, desde donde pueden contrabandear cocaína libremente y con impunidad.

Fiscal General William Barr 2

El Fiscal estadounidense, Geoffrey Berman, también acusó al Gobierno venezolano de tener vínculos con las FARC y enfatizó en un comunicado que Nicolás Maduro usó deliberadamente la cocaína como arma para socavar la salud y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses. Además, Berman ha acusado a los asociados de Maduro de colaboración terrorista con el grupo extremista radical de izquierda de Colombia en los últimos 20 años.

Por el momento, el actual líder venezolano rechaza las acusaciones de la Casa Blanca y ya las ha calificado como falsas. Maduro acusó previamente a los Estados Unidos y Colombia de conspirar contra Venezuela e incitar a la violencia en el país. Maduro está convencido de que Washington quiere eliminarlo para poder acceder a las reservas de petróleo del país. El Canciller venezolano Jorge Arreaza (Jorge Alberto Arreaza Monserrat) también dijo que la política de los Estados Unidos para cambiar el poder en Venezuela está “condenada al fracaso”, y el anuncio del premio por información sobre el líder de la República Bolivariana de Nicolás Maduro es un paso muy desesperado por parte de Washington. Según Arreaza, “ofrecer una recompensa, como lo hicieron los vaqueros racistas en el Salvaje Oeste, da testimonio de la desesperación de la élite de Washington y su obsesión con Venezuela”.

maria 2

 Moscú ya calificó de absurdos los intentos de la oposición radical de provocar nuevas manifestaciones en Venezuela, donde, según la representante oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, se avanza en el desarrollo del diálogo nacional. Al hablar sobre la situación en el país latinoamericano, recordó que “en este Estado hay progreso en las actividades llamada como mesa redonda de diálogo nacional”. Según ella, las actividades de esta estructura “están apoyadas por la mayoría de la población de este país”.

María Zajárova dijo que la parte rusa cree que ha llegado el momento de que los opositores de Caracas reconozcan la realidad objetiva: en Venezuela solo hay un Jefe de Estado: el Presidente Nicolás Maduro. “Encontrar una solución de compromiso solo es posible a través de un diálogo nacional que está comenzando a traer resultados concretos”. Zajárova reafirmó la disposición de Rusia para ayudar a las negociaciones internas venezolanas en la forma y el volumen en que las partes lo reclamarán.

En la época de la rápida propagación del coronavirus, las acusaciones de Washington del Presidente venezolano, Nicolás Maduro, de participación en el tráfico de drogas están ciertamente motivadas políticamente, y la posible invasión de este país latinoamericano, según muchos expertos, podría ser un desastre para toda la región. Si Nicolás Maduro podrá frenar la presión de los Estados Unidos y defender su mandato de poder, se mostrará en un futuro muy cercano. Sin embargo, la Casa Blanca también tendría que cambiar su estrategia en la región latinoamericana, al menos durante la lucha contra la pandemia peligrosa.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1