Image default
Noticias Economía

La “arma secreta” de México en el nuevo trato petrolero

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

El 9 de abril, en el marco del nuevo trato de la OPEP+, México propuso reducir la producción de petróleo en 100 mil barriles por día en los próximos dos meses, sin embargo, se negó a reducir la producción en 400 mil barriles por día del nivel de octubre de 2018. ¿Qué tipo de “arma secreta” tiene el Gobierno mexicano? ¿Qué podría aportar el rechazo de México a los términos del nuevo acuerdo?

Nuevo trato entre los países exportadores de petróleo de la OPEP+ (incluye 10 países: Azerbaiyán, Bahréin, Brunei, Kazajstán, Malasia, México, Omán, Rusia, Sudán, Sudán del Sur) “quedó en la balanza” debido al único país que no estuvo de acuerdo con la propuesta de reducción de la producción, este país es México. Las negociaciones con el país latinoamericano duraron casi una semana entera, porque el Estado tiene la ventaja de permitir mantenerse firme contra Arabia Saudita. México se ha asegurado de antemano por el colapso de los mercados en Wall Street, lo que le permite dictar sus términos en las negociaciones con los países y, en cualquier caso, el Gobierno entiende que puede vender su petróleo a precios anteriores.

Durante las negociaciones que comenzaron el 9 de abril, los países de la OPEP+ confirmaron su intención de reducir la producción de petróleo en los meses de mayo-junio en 10 millones de barriles por día, pero solo con la participación de México. Según el plan de acción del nuevo trato, para fines de año, la disminución de la producción de petróleo de la OPEP+ será de 8 millones de barriles por día, y luego hasta el 30 de abril de 2022: 6 millones de barriles por día.

AMLO April 13 2

Arabia Saudita, que es el líder de facto de la organización, insiste en que el país latinoamericano reduzca su producción en 400,000 barriles por día, sin embargo, México solo acepta 100,000 barriles. El Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien, después de asumir el cargo en 2018, comenzó a reformar la industria petrolera con el objetivo de aumentar la producción, no apoya una reducción más profunda.

Volviendo a la historia del tema, cabe recordar que durante 20 años México compra anualmente opciones de venta para la venta de petróleo de un determinado grupo de fondos de inversión y compañías petroleras. Desde el principio, el país latinoamericano declaró estas operaciones como un secreto del Estado. En términos simples, las opciones son el equivalente de una póliza de seguro. Le dan a México el derecho de vender su petróleo a un precio predeterminado en un momento específico. Incluso si los precios del mercado colapsan, en este caso, el Estado mexicano recibe la cantidad fijada en el contrato.

Por cierto, en años anteriores de crisis, la cobertura (hedging) ya ha ayudado mucho. En cuanto a las estadísticas oficiales de la agencia de noticias “Bloomberg”, en 2009 el país latinoamericano ganó $ 5.1 mil millones en exportaciones de petróleo; en 2015 – $ 6.4 mil millones, y en 2016 – $ 2.7 mil millones. México gasta alrededor de $ 1 mil millones anuales en la compra de las opciones de venta anteriores.

Sin embargo, el Gobierno mexicano ha defendido persistentemente su posición en las negociaciones, no solo debido a la cobertura. Según analistas internacionales, la razón principal por la que el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, un populista de las fuerzas de “izquierda”, se opone a este acuerdo es su promesa de reanudar la producción de petróleo a través de la empresa estatal “Petróleos Mexicanos (Pemex)”.

El plan de rescate para la industria petrolera, presentado por Obrador en diciembre de 2018 después de asumir el cargo, consideró que la producción de la corporación petrolera estatal aumentaría de 1.73 millones de barriles a 2.48 millones de barriles por día para fines de noviembre de 2024. Por cierto, tanto el propio Gobierno como la compañía “Pemex” también están asegurados contra una fuerte caída en los precios. Según la agencia “Bloomberg”, en 2020 la corporación mexicana cubrió la venta de 234,000 barriles de producción diaria de petróleo a un precio de $ 49 por barril. Por lo tanto, la disminución propuesta en la producción de 400,000 barriles bajo el nuevo acuerdo de la OPEP+ reducirá significativamente las ganancias de la compañía mexicana. Según algunos analistas, si los bajos precios actuales del petróleo mexicano continúan hasta fines de noviembre, el país latinoamericano ganará cerca de $ 6 mil millones en cobertura.

noticias 20200409200057 1625 2

Se alcanzó algún progreso durante las negociaciones del 11 de abril entre México y Arabia Saudita. Sin embargo, el destino del acuerdo petrolero siguió siendo ilusorio, ya que el Reino insistió en que el Estado latinoamericano aceptara las cuotas que se le proponían. A su vez, el 15 de abril, la Secretaria de Energía de México, Rocío Nahle (Rocío Nahle García), durante una conferencia de prensa, dijo que México no reduciría la producción de petróleo desde julio hasta finales de 2020. La siguiente fue la segunda fase de este acuerdo, de julio a diciembre de 2020, cuando los países dijeron que reducirían la producción no en un 23%, sino en un 18%. Según Nahle, México no puede hacer esto y está restaurando la producción en 100 mil barriles por día para mantenerse en el nivel estimado de 1.753 millones de barriles por día.

Atalayar Sede OPEP Viena PORTADA 2

El 10 de abril, el líder mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo en un comunicado oficial que el país latinoamericano reduciría la producción de petróleo en 100 mil barriles por día, y esta decisión fue acordada con el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien prometió asumir las obligaciones mexicanas “por su cuenta”. Los Estados Unidos, a su vez, se comprometieron a reducir la producción de petróleo en 250 mil barriles por día.

Un acuerdo histórico difícil en el mercado petrolero, como resultado del cual los países exportadores de petróleo, sin embargo, reducen la producción en 9.7 millones de barriles por día, y los exportadores del G20 en 5.7 millones, pueden estabilizar la situación, aunque solo por un tiempo. Según los expertos, con un exceso de oferta en el mercado de 25 millones de barriles por día, tales volúmenes no podrán cambiar radicalmente la situación. Evidencia clara es el hecho de que los mercados no respondieron al acuerdo por el crecimiento de las cotizaciones. Hoy, los expertos consideran que el brote y las consecuencias de la pandemia de COVID-19 son un riesgo importante, por lo que la demanda se reduce drásticamente. La extensión de la cuarentena en algunos países conducirá inequívocamente a un aumento de las reservas y aún más reducirá la demanda de petróleo, lo que posiblemente puede provocar una revisión de los acuerdos alcanzados en el futuro cercano.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1