Image default
Noticias Economía

Bonos “verdes” en América Latina: problemas y perspectivas

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

Hoy, la región de América Latina y el Caribe es una de las más afectadas por el calentamiento global y otros problemas ambientales. La mayoría de los países latinoamericanos tienen la mayor biodiversidad del mundo, pero al mismo tiempo se convierten en los más vulnerables como resultado de varios riesgos asociados con el cambio climático. Los incendios en la selva amazónica, el aumento de los océanos para las islas del Caribe, la desaparición de muchos cultivos son solo algunos de los desafíos que enfrenta la región. Por lo tanto, en los últimos años, la emisión de bonos “verdes” en los países latinoamericanos parece ser una solución lógica para atraer financiamiento adicional. ¿Cómo puede influir dicho instrumento financiero sobre la situación ambiental regional?

Por primera vez, en 2014 se discutió sobre un instrumento financiero tal como los bonos “verdes” en América Latina y el Caribe, aunque en otras regiones los primeros casos de recaudación de capital para la implementación de proyectos relacionados con el cambio climático se registraron en 2007. En cuanto a las estadísticas oficiales, a fines de 2019, los Estados latinoamericanos representaban aproximadamente el 2% de la emisión global de bonos “verdes”. Es de destacar que los mayores éxitos fueron realizados por emisores brasileños, en este país representan el 41% de la emisión total de bonos, que no se encuentra en ningún país del planeta. En promedio, los bonos “verdes” representan aproximadamente el 2-3% de la emisión global total de valores.

ilustraci n 2

Cabe señalar que la corporación peruana “Energía Eólica” se convirtió en el primer emisor de bonos “verdes” en la región de América Latina y el Caribe. Esta compañía emitió dichos bonos por un monto de $ 204 mil millones en diciembre de 2014. A través de estos valores, se financió la construcción de dos parques eólicos en el noroeste de Perú. Y ya en 2015, Brasil ingresó al mercado de bonos “verdes” con el emisor  – un productor de alimentos “BRF S.A.” (por un monto de $ 500 millones) y México con el Banco de Desarrollo “Nafin” (por un monto de $ 500 millones) para financiar proyectos de energía renovable.

En 2016, continuó el desarrollo de la tendencia de los bonos “verdes” en los países latinoamericanos: siete emisores de cinco Estados de la región emitieron ocho bonos. Según cifras oficiales, en 2016, los mayores emisores fueron Banco Nacional (Costa Rica), Bancolombia (Colombia), Suzano Papel e Celulose (Brasil).

Ya en el 2017, el mercado de bonos “verdes” en la región se expandió principalmente gracias a los emisores brasileños, que representaron el 69% de las emisiones totales en América Latina y el Caribe. La mayor emisión fue del Banco de Desarrollo “BNDES” por un monto de $ 1 mil millones, debido a que se financiaron 8 proyectos de estaciones de energía eólica. Además, en 2017, aparecieron los primeros emisores argentinos y chilenos.

En 2018, se produjo una desaceleración global en la emisión de valores en el mercado global de bonos “verdes”. Esta desaceleración fue especialmente aguda en los países latinoamericanos, ya que varios países de la región experimentaron inmediatamente turbulencia política e incertidumbre asociada con las elecciones en Brasil, México y Argentina, así como la crisis económica en Venezuela. Sin embargo, en 2018 Uruguay hizo su debut en el mercado “verde”.

En 2019, Chile se convirtió en el único país latinoamericano en emitir bonos “verdes”, y hasta hace poco, el Gobierno chileno anunció sus intenciones de continuar y aumentar su emisión. A su vez, Perú anunció sus planes de emitir estos valores en 2020.

file 20190530145914 2

En junio y julio de 2019, Chile emitió dos emisiones de bonos “verdes” soberanos. Este proceso de emisión de dichos valores se ha convertido en parte de la estrategia nacional para financiar proyectos que anualmente contribuyen al logro de objetivos por parte del Estado de conformidad con el Acuerdo de París. Por cierto, gracias a estas emisiones, el rango de inversores en Chile se ha expandido significativamente, y los más socialmente responsables de ellos han adquirido casi la mitad de los bonos. La mayor parte de los ingresos de estas emisiones a fines del año pasado se utilizaron para financiar el desarrollo de modos de transporte público respetuosos con el medio ambiente, el resto, para grandes proyectos de agua y energía.

Los proyectos más grandes para Chile en 2019 fueron: la construcción de una nueva línea de metro en Santiago, de 26 km de largo, la continuación de la tercera (4 km) y la quinta (5 km), refinanciamiento del desarrollo de la tercera línea de 22 km de largo; así como un proyecto para el desarrollo del transporte eléctrico terrestre, que incluye la compra de 600 nuevos autobuses eléctricos, la construcción de nueve estaciones de carga, la construcción de más de cuarenta paradas de autobuses “inteligentes” en la capital chilena.

Hasta la fecha, la estrategia nacional de Chile incluye lograr una participación del 40% de los vehículos privados eléctricos y el transporte público 100% eléctrico para 2040. Además, se está trabajando en la instalación de paneles solares en los edificios, la instalación de paneles solares que ahorran energía en los lugares de residencia de la población indígena (indígenas mapuche) y el monitoreo de los recursos hídricos.

bono verde 0 2

Hasta que la pandemia mundial de COVID-19 afectó a la región de América Latina y el Caribe, los expertos en economía y ecología predijeron para 2020 un aumento en la emisión de bonos “verdes” y la cantidad de proyectos realizados gracias a ellos. Tales pronósticos fueron causados, en primer lugar, por el agravamiento de la necesidad de inversiones en infraestructura “verde”, agricultura orgánica sostenible y proyectos azules (oceánicos) en países latinoamericanos.

En resumen, cabe señalar que, en primer lugar, las corporaciones y compañías energéticas latinoamericanas dedicadas al campo de los recursos hídricos aún necesitan inversiones. Los expertos en instrumentos financieros de “Climate Bonds” han identificado varias instituciones gubernamentales regionales que podrían convertirse en posibles emisores. En los últimos años, la implementación de políticas climáticas e iniciativas relacionadas, especialmente en el campo del financiamiento ambiental, se ha desarrollado rápidamente en los países de América Latina y el Caribe.

Además, en los países latinoamericanos, los objetivos para las contribuciones nacionales a la implementación del Acuerdo de París fluctúan hoy como resultado de una reducción del 20-30% en las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los niveles de referencia regionales. Uno de los proyectos regionales más ambiciosos es el plan brasileño, según el cual el Gobierno brasileño busca reducir las emisiones en un 37% para 2025 y en un 43% para 2030 en comparación con los niveles de 2005. Sin embargo, para implementar los objetivos establecidos, se debe ampliar el financiamiento “verde”. Cuando los países de América Latina y el Caribe podrían expandir sus bonos “verdes” e implementar proyectos ambientales, se mostrará el período durante el cual la región podrá recuperarse de las consecuencias económicas después del brote de la pandemia mundial.

Si ha encontrado un error ortográfico, por favor, notifíquenoslo seleccionando ese texto y pulsando Ctrl+Enter.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633

Spelling error report

The following text will be sent to our editors:

UA-134371625-1