Image default
Economía Noticias

Noveno default en Argentina en medio de la pandemia en la región

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció recientemente que el nuevo epicentro de la propagación de COVID-19 en el mundo es América del Sur y del Norte, Argentina, en la noche del 23 de mayo, se ha caído en un estado de default técnico. Esta situación se desarrolló después de la fecha límite de pago de aproximadamente de $ 503 millones de dólares en forma de intereses sobre tres emisiones de bonos del Gobierno. ¿Cómo pretende el Gobierno del país latinoamericano salir del noveno default en la historia argentina?

Además del brote de coronavirus en la región, uno de los temas más discutidos en América Latina de la semana pasada fue Argentina, que nuevamente ha podido estar en un estado de default: por novena vez en su historia, al no haber podido pagar los intereses de los bonos del Gobierno a tiempo. El 22 de mayo, expiró un período de gracia de 30 días para el pago de intereses por un total de aproximadamente de $ 503 millones de dólares para tres emisiones de bonos argentinos en moneda extranjera. El día anterior, el Ministerio de Economía de Argentina extendió la propuesta de reestructuración de la deuda externa del país por un monto de $ 66 mil millones de dólares hasta el 2 de junio. Además, la propuesta incluye la cancelación de aproximadamente dos tercios de los pagos y un aplazamiento de tres años, mientras que los prestamistas están listos para solicitar una moratoria de un año. Dicha reestructuración afectará, incluidos algunos valores que ya se reestructuraron en 2005.

El noveno default de Argentina llegó oficialmente el 23 de mayo. El país latinoamericano no realizó pagos de cupones de $ 503 millones de dólares por tres emisiones de bonos en dólares emitidos bajo las leyes del Estado de Nueva York. Estos bonos deben liquidarse en 2021, 2026 y 2046.

arg 2

En cuanto al aspecto formal del asunto, cabe señalar que el plazo venció el 22 de abril, pero Argentina oficialmente tuvo otros 30 días para evitar el default. Durante este período, el Gobierno argentino esperaba acordar con los acreedores la reestructuración de la deuda externa por un monto de $ 66 mil millones de dólares. Sin embargo, hasta ahora esto no ha sido posible, y el Gobierno argentino ha extendido su oferta reestructurada a los acreedores hasta el 2 de junio. Buenos Aires no tiene intención de pagar hasta que se llegue a un acuerdo final.

Por cierto, el default anterior de Argentina se registró en 2014, y el mayor, según las estimaciones de los analistas económicos, ocurrió en 2001, cuando las protestas y disturbios a gran escala “golpearon” al país latinoamericano. Por cierto, el incumplimiento del 2001 excluyó a Argentina de los mercados internacionales de deuda hasta 2016. Sin embargo, ya en 2017, el Gobierno argentino logró colocar inesperadamente bonos en dólares centenarios, lo que causó un gran interés entre los inversores.

El default técnico que enfrentó Argentina la semana pasada no debería implicar una acción legal inmediata por parte de los acreedores, ya que anunciaron su intención de continuar las negociaciones con el Gobierno del país latinoamericano sobre la reestructuración de la deuda. Cabe recordar que la propuesta de las autoridades argentinas en abril a los tenedores de bonos del Estado por un total de aproximadamente $ 66 mil millones de dólares proporcionó un retraso detallado en el pago de intereses de la deuda hasta 2023 y el monto principal de la deuda hasta 2026 al cancelar el 62% de los pagos de cupones por un total de $ 38 mil millones dólares y 5.4% del monto principal de $ 3.6 mil millones.

Los acreedores externos argentinos después del default del país latinoamericano tienen el derecho de presentar todos sus bonos para su reembolso inmediato, y en caso de negativa a pagar, pueden comenzar a arrestar la propiedad soberana del país en el extranjero. Sin embargo, los economistas creen que esto no sucederá, por lo que es probable que el default se vuelva selectivo en lugar de integral. Hoy, nadie tiene la intención de presentar bonos para reembolso anticipado. Según los analistas financieros, esto podría haber tenido sentido si Argentina tuviera algunos activos para retirar, pero no hay tales activos en este momento. En relación con esta situación, Buenos Aires y los acreedores están negociando una reestructuración.

c1 3641196 2

Tres grupos de tenedores de bonos del Estado, que representan a los principales prestamistas de Argentina, ya emitieron una declaración conjunta a principios de mayo, en la que dijeron que no estaban listos para apoyar la propuesta de Buenos Aires para la reestructuración de la deuda pública. El Gobierno del país latinoamericano continúa negociando la reestructuración con los acreedores, como lo enfatizó el Ministro de Economía, Martin Guzmán (Martín Maximiliano Guzmán) el 21 de mayo. Según Guzmán, “todas las partes en la mesa están interesadas en resolver la situación”. El Ministro de Economía argentino explicó la propuesta por el hecho de que, en medio de la crisis sanitaria causada por la pandemia COVID-19, el país no puede gastar el 20% del presupuesto estatal en el pago de cupones en bonos del Gobierno.

A principios de este año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó a Argentina como la carga de la deuda “inaceptable”, advirtiendo que los prestamistas privados tendrían que hacer una “contribución significativa” para ayudar al país a hacer frente a la crisis de la deuda. A fines de 2019, la deuda total del país latinoamericano ascendía a unos $ 323 mil millones de dólares. Por lo tanto, en una declaración el 21 de mayo, Martin Guzmán enfatizó que es “extremadamente importante” que la carga de la deuda de Argentina regrese a un nivel aceptable.

106400291 1582202879790gettyimages 1198749031 2

Los detalles de la propuesta de respuesta aún no se han anunciado, el Jefe de Estado, Alberto Fernández (Alberto Ángel Fernández) la está estudiando activamente, ya que a Argentina le interesa completar las negociaciones lo antes posible. Sin embargo, varios analistas creen que este proceso de negociación sobre la reestructuración puede durar hasta el próximo año, dado que a fines de junio, el país latinoamericano estará obligado a pagar intereses regulares sobre los bonos del Gobierno. Además, uno de los escenarios más desfavorables para el desarrollo de la situación puede ser la llamada de representantes estatales al Corte Suprema de los Estados Unidos, con lo cual será mucho más difícil estar de acuerdo.

Para resumir, se debe recurrir a las estadísticas oficiales. En Argentina, se observó una recesión por tercer año, la inflación en 2019 alcanzó el 54% y en 2020 se espera que sea de alrededor del 40%. Como lo demuestran los informes de organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), más de un tercio de la población vive actualmente por debajo del umbral de pobreza. En mayo, los inversionistas argentinos, en previsión de incumplimiento, comenzaron a retirar activamente dólares de sus cuentas con bancos nacionales, y la tasa dólar/peso en el mercado “negro” ya era el doble de la tasa oficial.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1