Image default
Noticias Sociedad

El juego geopolítico alrededor de la “Sputnik V” en América Latina

El 11 de agosto, el Presidente ruso Vladimir Putin anunció que Rusia había registrado la primera vacuna del mundo contra el virus COVID-19. Esta declaración provocó inmediatamente una acalorada discusión entre la comunidad mundial. Algunos países supusieron que el uso de la vacuna rusa no podía ser seguro, mientras que otros inmediatamente comenzaron a buscar la posibilidad de obtener el medicamento. ¿Cuáles son las perspectivas de la “Sputnik V” en la región de América Latina? ¿Cómo reaccionaron los países latinoamericanos a la tan esperada vacuna de Rusia?

A principios de agosto, América Latina se convirtió en la región con mayor número de muertes entre los infectados por el coronavirus. En este momento, en los países de América Latina, ya se han registrado más de 206 mil muertes entre los pacientes con COVID-19. En cuanto a las métricas, América Latina ha superado a Europa en este anti-ranking. Hoy, en el corto plazo, mientras la región todavía se encuentra en el epicentro de una pandemia, las discusiones generalizadas sobre cómo podrían funcionar los instrumentos económicos, la vida cotidiana viviendo con el virus, se vuelven fundamentales.

En las condiciones de la pandemia, se está observando una nueva “tendencia china” en varios países de América Latina. Varios factores apuntan al creciente papel de liderazgo de China en América Latina y el Caribe en medio de la propagación de la epidemia de coronavirus. Cabe señalar que la República Popular China en esta situación ha brindado asistencia a los países de América Latina mediante la entrega de grandes envíos de ayuda humanitaria para fines médicos de primera necesidad. En segundo lugar, las recientes declaraciones de los líderes regionales pueden servir como muestra de tal tendencia: los gobiernos de los Estados latinoamericanos agradecen a Pekín por su apoyo, que, en particular, fue anunciado recientemente por el Presidente argentino, Alberto Fernández (Alberto Ángel Fernández), y el Canciller mexicano Marcelo Ebrad (Marcelo Luis Ebrard Casaubón). Entre las medidas adoptadas por la parte china, también está la concesión de préstamos para la compra de una vacuna china, que acaba de pasar la certificación estatal en la República Popular China. Según varios analistas regionales, la imagen positiva de China en América Latina, de acuerdo con las últimas encuestas, ha crecido un 7% desde 2014. En primer lugar, esto se aplica a los países más grandes de la región: Brasil, Argentina, México.

755971416493813 2

En el contexto de la actual crisis sanitaria en el mundo, no se debe subestimar el fortalecimiento de la “tendencia rusa” en la política exterior de varios países latinoamericanos. El anuncio del líder ruso el 11 de agosto de que Rusia lanzará la producción de la primera vacuna contra el coronavirus del mundo ha provocado varias reacciones. El Ministerio de Salud de la Federación de Rusia confirma que la vacuna “Sputnik V” es completamente segura y permitirá desarrollar inmunidad contra el virus COVID-19 hasta por 2 años. Algunos países cuestionaron el nivel suficiente de ensayos clínicos del tan esperado medicamento, mientras que otros entraron inmediatamente en negociaciones con la parte rusa.

Al día siguiente del anuncio de Vladimir Putin, el 12 de agosto, el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) y el estado brasileño de Paraná acordaron distribuir la vacuna rusa contra el coronavirus en Brasil y otros países de América Latina. Se informa que en un futuro próximo el RDIF y el Centro Ruso de Investigaciones de Epidemiología y Microbiología N.F. Gamaleya están listos para brindar al Instituto Tecnológico del Estado de Paraná (port. – Instituto de Tecnología do Paraná, Tecpar) todos los resultados necesarios de los ensayos clínicos de la vacuna y los protocolos tecnológicos para su producción. El objetivo del convenio de cooperación estratégica firmado entre el RDIF y las empresas farmacéuticas del estado de Paraná será la fabricación a gran escala de la vacuna “Sputnik V” y su distribución en Brasil y otros países de la región de América Latina.

En conferencia de prensa el 17 de agosto, el Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (Andrés Manuel López Obrador), anunció que estaba listo para convertirse en el primero en el país en probar la vacuna rusa contra el coronavirus. Según el Jefe de Estado mexicano, las autoridades del país latinoamericano pretenden establecer contacto con la dirigencia rusa sobre el tema del medicamento, si ven confirmación de su efectividad. Al mismo tiempo, Obrador destacó que el Gobierno mexicano debe garantizar no solo la efectividad de la vacuna, sino también su disponibilidad para toda la población.

alberto fernandez 2.jpg 554688468 2

El líder argentino, Alberto Fernández, envió el 12 de agosto una carta de felicitación a Vladimir Putin en relación con el registro de la vacuna contra el virus COVID-19 en Rusia. Según Fernández, todavía tenemos que derrotar a todos esta pandemia, pero en agosto llegaron buenas noticias desde Rusia, lo que nos permite combatir la difícil situación actual, que representa un futuro brillante.

Sin embargo, a pesar de las declaraciones de los líderes mexicanos y argentinos, el 12 de agosto se conoció que ambos países latinoamericanos producirán la vacuna contra el coronavirus de Oxford. Según informes oficiales de los Gobiernos de los dos Estados, se producirá en Argentina y México una vacuna contra el nuevo tipo de coronavirus, desarrollada por científicos de la Universidad Británica de Oxford y la empresa anglo-sueca “AstraZeneca”, para abastecer a la región latinoamericana. Los representantes de la “AstraZeneca” creen que los ensayos clínicos del medicamento se completarán con éxito en el otoño. La compañía ya ha asegurado la capacidad necesaria para producir 2 mil millones de dosis de la vacuna contra COVID-19. Además, la “AstraZeneca” ya ha firmado varios acuerdos de suministro con EE. UU., Reino Unido, Italia, Alemania, Francia, Países Bajos y Japón.

s4.reutersmedia.netvaccinecoronavirus232 2

Hoy en día, se está desarrollando un verdadero juego geopolítico en torno a la vacunación, que varios científicos ya han caracterizado como una nueva carrera de armamentos. A pesar de que Rusia logró ganar la primera ronda de este enfrentamiento en la lucha contra la pandemia de coronavirus al registrar la primera vacuna contra COVID-19, actualmente existen al menos cinco laboratorios: uno en Reino Unido, uno en los Estados Unidos, dos en China y uno en Alemania, además de cientos proyectos en todo el mundo.

Actualmente, la ciencia y la política están estrechamente entrelazadas en la búsqueda global de una vacuna, y el anuncio del líder ruso sobre la vacuna “Sputnik V” no causó el temor y el asombro adecuados comparables al lanzamiento del primer satélite terrestre artificial en el año 1957. Cuanto más se acerca el mundo a las primeras vacunas eficaces, menos oportunidades existen para crear un sistema de distribución equitativo y justo. En el entorno actual, como la primera etapa se considera el establecimiento de una coalición de líderes políticos de países que representan al menos el 50% de la capacidad mundial de producción de vacunas. Y el primer paso es entender cómo salir del capullo y trabajar juntos. Solo uniendo esfuerzos los países podrían llegar a un consenso multilateral, lo que en las condiciones actuales parece ser una tarea difícil.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1