Image default
Política

Caracas-Teherán-Pyongyang: en el contexto de sanciones estadounidenses

Recientemente, varios analistas coinciden en que la alianza de países sometidos a las sanciones de Washington se ha fortalecido significativamente en el contexto de una búsqueda colectiva de nuevos enfoques. ¿Cómo se desarrollan hoy las relaciones entre Venezuela, Irán y Corea del Norte? ¿Qué herramientas utilizan los “amigos a la fuerza” para eludir las sanciones estadounidenses?

Los acontecimientos de los últimos años han vuelto a mostrar que las sanciones de los Estados Unidos han permitido la creación de nuevas alianzas. En particular, las “prohibiciones” de Washington han unido a países como Irán, la República Bolivariana de Venezuela y la RPDC. Es bastante lógico que en esta situación, cuando el acceso a la inversión extranjera y las tecnologías internacionales es limitado, los desplazados por las sanciones en la periferia los países estén experimentando con herramientas de interacción basadas en sus ventajas: la RPDC puede ofrecer sus investigaciones nucleares y militares, la República Islámica de Irán – capacidades de procesamiento de “oro negro”, y Venezuela – no solo reservas de petróleo, sino también un “palo de triunfo” geopolítico – proximidad geográfica con la frontera de los Estados Unidos.

Considerando los ejemplos concretos de tal interacción, cabe recordar cómo hace casi dos años (febrero de 2019), el Gobierno de Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros) no acogió una caravana alimentaria humanitaria, que, como parte de la crisis política del país, el opositor del Caracas oficial, Juan Guaidó (español – Juan Gerardo Guaidó Márquez), estaba haciendo pasar a través de la frontera con Colombia. A su vez, Venezuela acepta con gratitud los suministros de alimentos de Irán. Especialmente durante el brote de la pandemia, junio-julio de 2020, los barcos iraníes a menudo llegaban a las costas del país latinoamericano. Luego, los bienes de primera necesidad traídos del Oriente Medio formaron el surtido de la cadena de supermercados abierta por los iraníes.

2000
Según los datos del “The Wall Street Journal”, Venezuela realizó un trato con la República Islámica de Irán.

Además, dicha cooperación no se limita solo a los productos alimenticios, en barcos iraníes llegan expertos en el campo de la industria de las materias primas, cuya tarea es reactivar el sector local de refinación de petróleo, que ha entrado en la franja “negra” tras la nacionalización en la década de 1970. Hoy, a pesar del excedente de crudo, la República Bolivariana está experimentando una aguda escasez de productos refinados, en particular gasolina. Sin acceso a la tecnología moderna, bloqueado por las sanciones, Venezuela está luchando por administrar su riqueza energética.

Según los datos del “The Wall Street Journal”, Venezuela realizó un trato con la República Islámica de Irán. Según los acuerdos: Irán entrega combustible derivado de hidrocarburos, y a cambio el Gobierno del país latinoamericano envía crudo a Oriente Medio. Como resultado de tal acuerdo, ambos estados se benefician, ya que los almacenes locales de “oro negro” corren el riesgo de sobrellenado, lo que en el futuro implicaría la conservación de los depósitos, y esto es un problema: es imposible reanudarlos y lanzarlos posteriormente sin inversiones adicionales. Por lo tanto, según los términos del acuerdo, Teherán es recompensado con hidrocarburos a un precio justo.

Otro participante tácito, la RPDC, se ha sumado a una alianza amistosa entre Irán y Venezuela. El interés mutuo de las partes aumentó en 2019, cuando quedó claro que el intento del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump (inglés – Donald John Trump) de pactar con el Jefe de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, fracasó, y el oficial Caracas abrió por primera vez en la historia su Embajada en Pyongyang. Este paso fue precedido por la visita del Presidente de la Asamblea Nacional Constitucional de Venezuela Diosdado Cabello (Diosdado Cabello Rondón) a la capital norcoreana. Al margen de la reunión, se llevaron a cabo negociaciones entre las partes, como resultado de las cuales se concluyeron acuerdos estratégicos. Sin embargo, aún se desconoce oficialmente qué se discutió exactamente durante la visita del Presidente del Parlamento venezolano a la RPDC.

Como suponen varios expertos, el Gobierno de la RPDC bien podría estar interesado en suministrar hidrocarburos a buen precio desde Venezuela. Si este es el caso, Irán puede actuar como un intermediario confiable, recibiendo petróleo crudo de un país latinoamericano. Algunos medios internacionales ya publican informes sobre las compras de combustible de la RPDC a Irán, por lo que existe la posibilidad de que el Caracas oficial esté incluido en esta cadena.

Teniendo en cuenta los términos de dicho acuerdo entre Corea del Norte y Venezuela, se debe asumir que, a cambio, Pyongyang puede ofrecer sus investigaciones militares y nucleares. La Casa Blanca cree que Teherán está considerando la opinión de los expertos norcoreanos al desarrollar su programa nuclear oficialmente abandonado. Otra área de interés mutuo puede ser las tecnologías de IT y la seguridad electrónica. El Gobierno de los Estados Unidos ha acusado repetidamente a piratas informáticos iraníes y norcoreanos, vinculando sus actividades a ataques a los recursos estratégicos de Washington.

Las elecciones parlamentarias en Venezuela del 6 de diciembre del año pasado llamaron la atención de los analistas estadounidenses no solo por su desenlace: con el boicot anunciado por la oposición, el éxito del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) no generó dudas. La mayoría favoreció a los partidarios del Presidente Nicolás Maduro. La coalición de su partido obtuvo alrededor del 69% de los votos. El Caracas oficial logró obtener 253 de los 277 escaños en el órgano legislativo unicameral de la República Bolivariana. Mucho más inesperado fue el hecho de que la Casa Blanca sospechaba la posible participación de Irán en los asuntos políticos internos de este país. Según el almirante estadounidense Craig S. Faller, Teherán desplegó rápidamente sus armas y militares en la costa caribeña. Según esta versión, si se iniciaran los disturbios en Venezuela tras el anuncio de los resultados de las elecciones parlamentarias, Irán podría participar en su represión.

Hoy, en el contexto de la crisis política en los Estados Unidos relacionada con la transferencia de poder, así como en las condiciones modernas, varios analistas suponen que un debilitamiento del régimen de sanciones bien podría reducir el grado de tensión. Irán y, en menor medida, Venezuela admiten tal desarrollo de los hechos y esperan un ablandamiento del “paquete de restricciones”. Sin embargo, si el Presidente electo Joseph Robinette Biden decide reiniciar relaciones con los tradicionales opositores de la Casa Blanca, el futuro cercano lo mostrará: la nueva administración estadounidense, como la anterior, no descarta que pueda continuar el diálogo en el lenguaje de la presión si lo considere oportuno.  

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1