Image default
Política

El regreso de Lula da Silva a la arena política

El 8 de marzo, el juez del Tribunal Supremo Federal de Brasil, Edson Fachin, anuló una sentencia por corrupción contra el ex Presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Así, el exjefe del país más grande de América Latina, conocido por sus opiniones de “izquierda”, recibió derechos políticos y está listo para participar en las elecciones presidenciales que se celebrarán en 2022. ¿Cómo podría ser el regreso de Lula da Silva a la arena política del país? ¿De qué tiene miedo el actual Jefe de Estado, Jair Bolsonaro?

El lunes pasado, el juez Edson Fachin explicó su veredicto por el hecho de que el Tribunal de primera instancia de Curitiba, que condenó a Luiz Inácio Lula da Silva a 17 años de prisión, no estaba facultado para pronunciarse sobre este caso. Como resultado, el político pasó un año y siete meses “tras las rejas”. Ahora, por sentencia del Tribunal Supremo Federal, el líder de la “izquierda” brasileña está finalmente liberado de la amenaza de prisión.

Lula da Silva fue enviado formalmente a prisión en 2017, y el juez de sentencia Sergio Moro (port. – Sérgio Fernando Moro) finalmente se unió al Gobierno de Jair Bolsonaro (port. – Jair Messias Bolsonaro) como Ministro de Justicia. Al mismo tiempo, en varios medios brasileños y regionales, aparecieron hechos que durante el juicio de Lula, Moro efectivamente conspiró con los fiscales y cometió numerosas violaciones procesales con el fin de “eliminar” al expresidente. Por el momento, el grupo de fiscales involucrado anteriormente en este caso se ha disuelto y el juez enfrenta cargos por infracción de la ley. Fue esta situación la que abrió el camino para la rehabilitación parcial de Lula da Silva.

albertonews
Lula da Silva fue enviado formalmente a prisión en 2017, y el juez de sentencia Sergio Moro finalmente se unió al Gobierno de Bolsonaro como Ministro de Justicia. Fuente: AlbertoNews.

Cabe señalar que el Tribunal Supremo Federal se centró en el hecho de que no se está discutiendo la rehabilitación integral de Lula, aún quedan cargos en al menos tres casos más relacionados con la corrupción (enriquecimiento ilegal, sobornos, adquisición ilegal de un apartamento junto al mar, etc.), que los abogados del ex Presidente brasileño describen como de motivación política. Por cierto, Lula contó con el apoyo del Jefe de Estado argentino Alberto Fernández (español – Alberto Ángel Fernández), quien calificó este juicio como parte de la campaña de persecución del líder progresista.

Tras la noticia del retiro parcial de acusaciones contra Lula da Silva, el actual Presidente del país latinoamericano, Jair Bolsonaro, acusó de inmediato al máximo Tribunal de parcialidad. Sus miedos son comprensibles. Bolsonaro, cuya calificación bajó drásticamente en particular por la estrategia fallida del Gobierno durante la pandemia, recibió en las elecciones del próximo año a un peligroso contendiente que, si gana, podrá cambiar radicalmente la orientación y los vectores de la política exterior del país.

Las declaraciones a menudo absurdas del Presidente de Brasil sobre el coronavirus, junto con las renuncias de Ministros populares y Jefes de otras instituciones, llevaron a que en julio del año pasado su calificación descendiera al 26-28%. Una encuesta de opinión pública realizada en ese momento por el Instituto “Ipespe” mostró que la mitad de los brasileños evaluó las actividades del Presidente de manera extremadamente negativa. Sin embargo, con el tiempo, la situación para Bolsonaro ha mejorado un poco.

Según sondeos del portal de Internet “Poder360”, el actual Jefe de Estado cuenta ahora con el apoyo del 31% de los brasileños. Sin embargo, el 47% está en contra de este indicador. A su vez, Lula da Silva no tiene tal anti-rating. También es interesante que a pesar de las críticas al “ícono” de la “izquierda” brasileña, en el momento del veredicto, Lula seguía siendo el político más popular del país. Una actitud contradictoria y bastante negativa hacia el Presidente es característica de las élites empresariales y políticas del país latinoamericano, y especialmente de la intelectualidad, una parte significativa de la cual se ha irritado cada vez más por la arrogancia y la falta de tacto de Bolsonaro.

2 1
Las fuerzas de “izquierda” en Brasil nuevamente tienen una oportunidad real de vengarse. Y su candidato presidencial conjunto podría ser Lula da Silva.

Luego de un retiro parcial de las acusaciones, Lula da Silva volvió a ser elegible para la presidencia, lo que pretende hacer el próximo año. En general, si en el próximo año no se puede acusar de nuevo al exlíder por corrupción, entonces tiene muy altas perspectivas en las próximas elecciones presidenciales. Lula sigue siendo muy popular entre los brasileños y se le atribuye el crecimiento económico de la década de 2000 (cuando se desempeñó como Jefe de Estado), el desarrollo de la política social, el fortalecimiento de los lazos con China y Rusia a través de los BRICS, etc. Además, dada la colosal caída en la calificación de Bolsonaro, Lula bien podría regresar, ganándose a todos los insatisfechos con el Gobierno actual a su lado.

Hace apenas dos semanas, Lula da Silva votó por la nominación del científico y político brasileño Fernando Haddad como candidato de su “Partido de los Trabajadores” (port. – Partido dos Trabalhadores, PT), quien fue derrotado en las elecciones presidenciales de 2018 por el actual Jefe de Estado. Ahora Lula podrá entrar personalmente en un enfrentamiento directo con Bolsonaro. Por lo tanto, las fuerzas de “izquierda” tienen nuevamente una oportunidad real de vengarse. Y Lula da Silva puede convertirse en su candidato presidencial conjunto. Por cierto, él mismo no es reacio a volver al poder, aunque ya no es joven (su edad es 75 años).

En cualquier caso, la lucha en las próximas elecciones de 2022 promete ser tremendamente tensa, porque los brasileños deberán emitir su voto no solo a favor del individuo, sino del modelo de desarrollo del país para los próximos años. Durante el período de Jair Bolsonaro, Brasil se convirtió en un bastión de fuerzas conservadoras y pro estadounidenses en América del Sur, donde se sigue un curso económico neoliberal con miras a Washington. Si el líder actual es derrotado, es probable que Brasil cambie radicalmente su política interna, y especialmente la exterior. Venezuela y Cuba volverán a convertirse en los principales aliados regionales de Brasil, sus relaciones con China y Rusia serán más cálidas, mientras que con los Estados Unidos, por el contrario, pueden complicarse más.

Sin embargo, una derrota ante Bolsonaro, incluso con el declive de su popularidad, no está garantizada. A pesar de la presidencia bastante exitosa y de largo plazo de 2003-2010, Lula da Silva necesitará no solo volver a demostrar sus ventajas, sino también lograr la solidaridad de fuerzas de ideas similares. A juzgar por las últimas encuestas, el candidato de la coalición unida de “izquierda” tiene muchas posibilidades de derrotar al representante de la “derecha”. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos en curso, todavía no ha sido posible crear una plataforma común sólida. En los últimos años, el “Partido de los Trabajadores” ha sido acusado repetidamente de intentar tomar el control total de las fuerzas de “izquierda”. Incluso se anunciaron planes para crear una coalición sin la participación del “PT”. Sin embargo, en el cambio de situación, las diferencias de la “izquierda” brasileña pueden pasar a un segundo plano, porque está en juego una tasa muy alta.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1