Image default
Sociedad

Brasil como líder regional en la propagación de COVID-19

Durante las últimas dos semanas, la tasa de mortalidad diaria por complicaciones causadas por COVID-19 en Brasil se ha duplicado. Los médicos brasileños han hecho sonar la alarma: los hospitales pronto podrían enfrentar una escasez de oxígeno y medicamentos, conocidos en el país como “kits de ventilación mecánica”. ¿Quién tiene razón y quién está equivocado en esta situación? ¿Cómo se propone Brasil salir de la crisis sanitaria?

El marzo aún no ha terminado, sin embargo, durante este mes Brasil logró superar dos marcas psicológicamente importantes de dos y tres mil muertes en 24 horas. Desde el 1 de marzo, el país latinoamericano ha batido 6 veces su propio récord de mortalidad diaria. Desde el inicio de la pandemia, el “gigante” de América del Sur ha registrado 12,1 millones de casos de infección por COVID-19, Brasil ocupa el segundo lugar en el mundo después de los Estados Unidos en cuanto al número de víctimas del coronavirus: desde el inicio de la pandemia alrededor de 219 mil personas infectadas han muerto en el país.

Por cierto, estos días los países de América del Sur celebraron el año de la pandemia, durante este período Brasil se ha encontrado repetidamente en los países “top” en cuanto a la dinámica de la infección, pero indicadores récord como este mes aún no se ha observado. En la noche del 17 de marzo, se registró un aumento de infecciones por día: 90.303 nuevos casos.

milenio 1
En la noche del 17 de marzo en Brasil, se registró un aumento de infecciones por día: 90.303 nuevos casos. Fuente: Milenio.

A su vez, el Jefe de Estado, Jair Bolsonaro (port. – Jair Messias Bolsonaro), durante mucho tiempo se opuso a la introducción de estrictas restricciones de cuarentena. Al comienzo de la pandemia en Brasil, ya existía una división entre las autoridades federales y regionales. En sus numerosas declaraciones, Bolsonaro calificó la infección por coronavirus como “gripe leve” e “histeria de medios de comunicación”, y también argumentó que las consecuencias económicas del aislamiento podrían ser peores que las de un virus peligroso. Las autoridades regionales, por otro lado, estaban a favor de endurecer las restricciones e introducir un lockdown temporal.

Además, especialistas de uno de los institutos de investigación más respetados en el campo de la virología en los países latinoamericanos, la Fundación brasileña de Osvaldo Cruz (port. – Fundação Oswaldo Cruz, Fiocruz) anunció “el mayor colapso sanitario en la historia de la región de América Latina”. En 25 de las 27 regiones del país (26 estados y un distrito federal), el fondo de salas de terapia intensiva destinados al tratamiento del coronavirus ya se ha llenado en más del 80%. En 18 estados brasileños la cifra supera el 90% y en estados como Rondônia y Mato Grosso do Sul ya supera el 100%.

El 22 de marzo, el Instituto de Investigaciones del Ministerio de Salud de Brasil declaró la situación sanitaria actual “el mayor derrumbe de salud en la historia del Estado”. Lo que complica la situación es el hecho de que el virus COVID-19 se está transformando, están surgiendo cepas nuevas y más infecciosas. En particular, la variedad local: el tipo “brasileño”, que a finales de 2020 se descubrió en la ciudad de Manaus. Los científicos creen que esta especie puede propagarse dos veces más rápido. Al mismo tiempo, los anticuerpos producidos durante el período de infección con el SARS-CoV-2 “habitual” son menos eficaces contra esta mutación del virus.

diario que
Según estimaciones del Instituto “Datafolha”, el nivel de desconfianza en el Jefe de Estado ha alcanzado un récord: más del 54%. Fuente: Diario Que!

Actualmente Brasil se está sometiendo a vacunación masiva y los ciudadanos brasileños pueden elegir entre dos fabricantes: “AstraZeneca” y “CoronaVac”. Hace unas semanas, el Gobierno de Bolsonaro solicitó 100 millones de dosis de la vacuna “Pfizer/BioNTech”, 38 millones de dosis de “Johnson & Johnson” y 13 millones de dosis de “Moderna”. A principios de marzo, algunos medios difundieron información de que los elaboradores de la vacuna rusa llamaron la atención sobre el informe del Departamento de los Estados Unidos, que señaló que Washington estaba tratando de persuadir a Brasil para que abandonara la vacuna “Sputnik V”. Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil comentó que no conocía tal “gestión”. Como resultado, el 12 de marzo, Brasil firmó un contrato con Rusia para el suministro de la “Sputnik V”. Según los pronósticos más optimistas de los expertos, si todas las vacunas mencionadas llegan a tiempo al país, para fines de 2021 será posible vacunar alrededor del 50% de los brasileños.

Jair Bolsonaro aún se opone al fortalecimiento de las medidas de cuarentena. Sin embargo, el diario enfatiza que en el campo de la vacunación Brasil es “un ejemplo para el mundo entero”. ¿Por qué el líder brasileño ha comenzado repentinamente a hacer campaña para la vacunación masiva últimamente? Primero, en vísperas de la campaña presidencial, programada para coincidir con las elecciones de 2022, Bolsonaro comenzó a preocuparse por la pérdida del apoyo popular en medio de una lucha ineficaz contra la pandemia. Según estimaciones recientes del Instituto “Datafolha”, el nivel de desconfianza en el Jefe de Estado ha alcanzado un récord: más del 54%. Una encuesta de opinión realizada por el Centro de Investigación “Atlas político” sugiere que más de la mitad de la población brasileña está a favor de sacar a Jair Bolsonaro de la presidencia. El inicio del juicio político contra el líder brasileño es apoyado por el 53,6% de los encuestados.

El segundo motivo de preocupación de Bolsonaro radica en las críticas a la comunidad empresarial brasileña, una parte importante de la cual en 2018 apoyó su candidatura a la presidencia. En el contexto de la crisis sanitaria, se hace más evidente la tesis de que la vacunación es la solución más eficaz al problema y un “juego” a largo plazo. Y, como resultó, exención de las restricciones de cuarentena para salvar la economía brasileña, por el contrario, resultó ser ineficaz. Según datos oficiales, la economía se contrajo un 4,1% en 2020, y no hay motivos para esperar una mejora este año.

En la superficie, hay una tercera razón por la que Bolsonaro cambió repentinamente de opinión sobre el coronavirus. Como enfatizan los expertos, la pandemia permanecerá con nosotros por mucho tiempo, y el tema del combate al COVID-19 “se convertirá en la piedra angular” en las elecciones presidenciales de 2022. Parece que el líder brasileño se dio cuenta de este hecho la semana pasada, cuando el juez del Tribunal Supremo Federal anuló una sentencia del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por casos de corrupción.

Por lo tanto, si el Tribunal Supremo Federal de Brasil confirma esta decisión y no vuelve a condenar a Lula da Silva, el político de “izquierda” volverá a tener derecho a ocupar altos cargos públicos. Es bastante obvio que luchará contra Jair Bolsonaro por la presidencia el próximo año. Este giro de los acontecimientos no puede dejar de preocupar al actual Jefe de Estado brasileño, que durante mucho tiempo no tuvo verdaderos oponentes políticos. Por cierto, a partir de declaraciones recientes, Lula da Silva pretende construir su futura campaña precisamente sobre la infructuosa lucha de Bolsonaro contra la epidemia.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1