Image default
Economía

“Receta” boliviana para la recuperación de la economía

La recuperación económica tras la recesión del coronavirus y un período de turbulencia política fue el tema de las Elecciones Generales celebradas en Bolivia en octubre. El ganador del proceso electoral, el candidato del partido “Movimiento al Socialismo”, Luis Arce Catacora, se ha referido reiteradamente en sus declaraciones a la tesis sobre la inversión pública. ¿Cómo pretende Bolivia mejorar su desempeño económico? ¿Cuál es la “receta” que ofrece el Gobierno actual?

En la literatura económica, el papel de la inversión pública siempre se ha identificado con la necesidad de influir directamente en el aumento del capital fijo y los factores de producción de las empresas. En el caso del Estado Plurinacional de Bolivia, se propuso el Modelo Educativo Socio Comunitario Productivo (MESCP), aprobado en el Plan de Desarrollo Económico y Social de 2016-2020 (PDES). Dentro de este nuevo modelo, la inversión del sector público se define como cualquier uso de los recursos públicos destinado a crear, ampliar, reemplazar, mejorar, desarrollar y restaurar el potencial productivo, económico, social y ambiental del país. Además, esta lista también incluye un componente cultural diseñado para fortalecer una economía diversificada y el bienestar de la población.

Volviendo a la historia boliviana, cabe recordar que en los períodos neoliberales de 1993 a 2005 la inversión promedio del sector público fue de alrededor de US $ 556 millones, excluyendo la demanda interna y las medidas destinadas únicamente a apoyar a las grandes empresas privadas, lo que obstaculizó el desarrollo económico del país y fortaleció los monopolios emergentes. Durante este período, las inversiones públicas en esta área fueron financiadas en un 53% con recursos externos y en un 47%: con recursos internos. Además, en ese momento, las inversiones provenían principalmente de recursos externos (como préstamos y donaciones), sujetos a la aplicación de requisitos de política pública.

1 sin fronteras
El Gobierno de Luis Arce volvió al Modelo Educativo Socio Comunitario Productivo (MESCP), noviembre de 2020. Fuente: Sin Fronteras.

Según datos oficiales de la administración de 2006, el Gobierno de Evo Morales (Juan Evo Morales Ayma) aumentó significativamente la inversión del sector público de US $ 629 millones en 2005 a US $ 4.011 millones en 2021, lo que demuestra un aumento del 538% en la inversión pública e indica un importante “elemento fundamental” de la dinámica de la economía boliviana, que se financia principalmente con recursos económicos internos. Cabe señalar que en el período de 2006 a octubre de 2019 (el período del Gobierno de “izquierda”), la estructura de la inversión pública se proporcionó en promedio en un 74% de recursos internos y solo un 26%: de recursos externos, que es uno de los resultados de la implementación del Modelo Educativo Socio Comunitario Productivo (MESCP).

El Gobierno de transición que llegó al poder el 12 de noviembre de 2019 bajo el liderazgo de Jeanine Áñez (Jeanine Áñez Chávez) tomó un rumbo económico diferente, partiendo del modelo anterior y tratando de apelar a los postulados del modelo “neoliberal”, lo que favoreció a las grandes empresas privadas. Muchos proyectos quedaron paralizados o “congelados”, y desde el 22 de marzo de 2020, Bolivia, como la mayoría de los países de la región, entró en un período de “lockdown” estricto y medidas de cuarentena que duró más de 6 meses. Todo esto tuvo un efecto multiplicador en la economía boliviana.

El sucesor de Evo Morales, ex Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora (Luis Alberto Arce Catacora), tras llegar al poder el 8 de noviembre de 2020, decidió nuevamente recurrir a la inversión pública, que se ha consolidado como la principal herramienta de política económica de 2016 a 2019 y dio lugar a importantes transformaciones. Por cierto, la primera medida del nuevo Gobierno fue el rechazo de un préstamo del Fondo Monetario Internacional por un monto de US $ 346,7 millones para restaurar la soberanía económica de Bolivia. Este préstamo fue aprobado por el FMI en 2020 bajo el Gobierno de transición de Jeanine Áñez. Según el Banco Central de Bolivia, el país devolvió no solo el monto total del préstamo, sino también US $ 24,3 millones adicionales: US $ 19,6 millones se “volcaron” por fluctuaciones cambiarias, y US $ 4,7 millones – con comisiones e intereses. El actual Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro (Marcelo Alejandro Montenegro Gómez García) llamó la atención sobre el hecho de que estos US $ 24 millones se formaron en tan solo 9 meses desde el momento en que se transfirieron los fondos del FMI.

2 la razon
El Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, llamó la atención sobre el hecho de que se formaron US $ 24 millones adicionales a la deuda del FMI en solo 9 meses a partir de la fecha de la transferencia de fondos. Fuente: La Razón.

Además, el Gobierno de Luis Arce ha realizado ajustes al Presupuesto General del Estado para 2021. La versión inicial del presupuesto elaborado por el Gobierno de transición se centró en un menor crecimiento del PIB, reducción de la inversión del sector público, aumento de la inflación y sesgo. Arce volvió a aumentar el financiamiento para inversiones estatales en US $ 3442 millones.

El presupuesto total revisado de Bolivia para 2021 asume US $ 4.011 millones en inversión pública, un aumento del 17% sobre el plan inicial. Se asume que el monto antes mencionado será aportado en un 61% con recursos internos y un 39% con recursos externos. Así, del total de la inversión planificada: el 36,2% se destinará a proyectos de infraestructura, el 34,9% al sector industrial, el 24,9% a la esfera social y el 4% a proyectos multisectoriales.

En resumen, cabe señalar que el Gobierno de Luis Arce, a través de la reactivación y la inversión pública, espera “emprender” el camino del “desarrollo sostenible y la prosperidad de la población”. Según el Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, si los recursos públicos se gestionan de manera responsable, utilizando el Modelo Educativo Socio Comunitario Productivo, el crecimiento económico será impulsado por la industrialización, el desarrollo productivo, la mejora de la infraestructura y la expansión de los proyectos sociales, la creación de empleo y reducción de la pobreza. Si la “receta” boliviana para la recuperación económica del país funcionará, en un futuro muy cercano se mostrará, sin embargo, en las condiciones de la segunda ola de coronavirus en la región y un ritmo más lento de vacunación, esta variable dependerá principalmente de cómo el nuevo Gobierno logra equilibrar el contexto de la crisis sanitaria.    

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1