Image default
Política

Elecciones en México: la violencia como herramienta de lucha política

El 6 de junio en México se celebrarán las elecciones que se convertirán en el proceso electoral más grande en la historia contemporánea de la democracia del país. Sin embargo, una semana antes de las mayores elecciones mexicanas, el número de víctimas entre los candidatos se elevó a decenas. Además del alto nivel general de criminalidad, también afecta la inacción del Gobierno federal en la solución de problemas regionales focales y la falta de recursos suficientes para eso. ¿Cómo se prepara México para el próximo proceso electoral? ¿Por qué aumenta el grado de tensión social?

Las elecciones que se realizarán en México este domingo pretenden ser el proceso electoral más grande de la historia contemporánea del país. Los ciudadanos del Estado latinoamericano elegirán a más de 20 mil gerentes y representantes en varios niveles, entre ellos 15 gobernadores, 500 diputados federales y 1.063 regionales, así como los jefes de 1.926 municipios de 30 estados. Cabe señalar que esto representa las tres cuartas partes de los líderes locales del país.

Como ya han señalado algunos investigadores regionales, en México todavía prevalecen diversas formas de violencia y su nivel está aumentando debido a la impunidad. En vísperas del proceso electoral, hay cada vez más casos de violencia en el contexto de la lucha política, y el Gobierno federal, con su inacción, demuestra que muchos de estos delitos no necesitan ser enjuiciados seriamente. Por lo tanto, a medida que el Gobierno del Estado evita la rendición de cuentas, se alienta a los actores locales a resolver las diferencias a través de la violencia.

marca claro usa
El 6 de junio, los ciudadanos mexicanos elegirán a más de 20,000 representantes en varios niveles, incluidos 15 gobernadores, 500 diputados federales y 1,063 regionales, así como los jefes de 1,926 municipios en 30 estados. Fuente: MARCA Claro.

A su vez, las estructuras criminales mexicanas buscan mantener relaciones con las autoridades locales, las cuales juegan un papel importante en el narcotráfico u otras formas de crimen organizado, junto con la policía municipal y funcionarios de la administración. Varios expertos sostienen que a nivel regional, los grupos delictivos organizados ya se han convertido en sujetos de poder. Y el proceso electoral se está convirtiendo en una coyuntura para el reagrupamiento de fuerzas sobre el terreno, y una de las interpretaciones de la violencia política es que los grupos delictivos organizados se están convirtiendo en un actor y factor de poder más activo a nivel regional. Dependiendo de la región, puede dominar una u otra agrupación, o su combinación.

La Procuraduría General de la República de México inició en 2018 un proceso de reorganización completo con el objetivo de adquirir autonomía e independencia del Estado, pero este proceso aún no se ha completado. Continúa el proceso de desarrollo y creación de este instituto. Así, resulta que el Gobierno federal aún no cuenta con los recursos necesarios, la cobertura adecuada y el personal necesario, y está tratando de actuar utilizando los limitados recursos disponibles.

Volviendo al contexto de las próximas elecciones, cabe destacar que desde el inicio de la campaña electoral en septiembre de 2020, según la empresa de investigación analítica “Etellekt”, han sido asesinados en México 34 candidatos a diversos cargos políticos. Además, dos asesinatos políticos más ocurrieron después del 25 de mayo de 2021, cuando se publicó el estudio mencionado. En la mayoría de los casos (89%), las víctimas eran oponentes de los titulares de los municipios. Según los últimos datos, citados por el canal de televisión “CNN”, al menos 89 políticos de diferentes niveles fueron asesinados, más de 700 enfrentaron amenazas, los candidatos son agredidos, amenazados con represalias, entre ellas arrojar cabezas de cerdo cortadas. Según estimaciones de expertos, la situación está principalmente relacionada con el narcotráfico, pero hasta ahora el Gobierno federal no ha podido hacer frente al crimen organizado.

El otro factor significativo que dificulta la investigación efectiva de los delitos es el alto grado de desunión entre las autoridades a nivel federal, regional y municipal. En tales condiciones, la participación del Gobierno (Estado) como actor prácticamente no se nota, lo que permite a los actores locales lograr la aprobación y dirigir las acciones del Estado en sus propios intereses. Así, las autoridades federales no buscan tomar una posición más sustancial y estable a nivel local, lo que conlleva tales consecuencias.

la razon
Según los datos de la encuesta, varios expertos predicen un deterioro en la posición del partido gobernante “Movimiento Regeneración Nacional” (Morena), mientras que es probable que los partidarios del Presidente reciban una mayoría relativa de escaños, alrededor del 40%. Fuente: La Razón.

Al evaluar la efectividad del Gobierno federal, es necesario hacer referencia a una encuesta realizada unos días antes de las elecciones de mitad de período por el diario mexicano “EL FINANCIERO”. Según los últimos datos, el nivel de aprobación pública del trabajo del Presidente Andrés Manuel López Obrador es del 59%, mientras que el 37% de los encuestados no apoya las actividades del Jefe de Estado. En la encuesta de opinión antes mencionada, el elemento más valorado de gestión estatal es la campaña de vacunación COVID-19, que recibió un 58% de opiniones positivas y un 23% de valoraciones negativas. Por cierto, el estudio se llevó a cabo inmediatamente después del anuncio de la etapa de vacunación para adultos de 40 a 49 años.

Sin embargo, mientras que el programa de vacunación del Gobierno tiene valoraciones positivas, en términos de economía, seguridad pública y anticorrupción el Gobierno federal ha recibido más críticas negativas que positivas. Las opiniones estaban divididas de la siguiente manera sobre el rumbo del país: el 37% creía que México está en el camino correcto, el 39% que el Gobierno federal había perdido el rumbo y el 23% votó que el curso no era muy diferente al de la administración anterior.

De los 15 estados en los que se elegirá la nueva administración, destacan los de mayor apoyo al Presidente vigente: Guerrero y Campeche, donde el Jefe de Estado obtuvo niveles de aprobación del 71% y 69%, respectivamente. Los más desfavorables para el Gobierno federal son: Chihuahua y Querétaro, cada uno con un 45% de aprobación y un 51% de desaprobación.

Cómo se distribuirán los votos se sabrá en un futuro muy cercano, pero ya es muy obvio que el proceso electoral, que tendrá lugar el 6 de junio, no solo será el más grande de la historia de México, sino que también demostrará el nivel de apoyo del Gobierno federal. Con base en los datos de varias encuestas sociales, varios expertos creen que ya ahora es posible predecir un cierto deterioro en las posiciones del partido gobernante “Movimiento Regeneración Nacional”, mientras que los partidarios del Presidente probablemente recibirán una mayoría relativa, pero no absoluta, de escaños, alrededor del 40%.  

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1