Crónicas del coronavirus en América Latina

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

En los países latinoamericanos, el número total de muertes por el virus COVID-19 ya alcanzó los 100 mil. Solo en Brasil, al 23 de junio, se registraron 53.830 muertes por coronavirus, 1.190.000 personas fueron infectadas. Hasta la fecha, el país se ha convertido en el segundo en el mundo después de Estados Unidos, que se ha acercado a esos umbrales. ¿Qué estrategias tienen intención de aplicar los gobiernos regionales? ¿Cómo planean los Estados latinoamericanos enfrentar el brote de la pandemia?

Los países latinoamericanos ya han registrado niveles récord de la pandemia de coronavirus. Según un análisis realizado por la agencia de noticias “France Presse” con base en datos oficiales, el número de víctimas del COVID-19 ya superó las 100.000 muertes en la región de América Latina y el Caribe. Más de la mitad de las muertes ocurren en Brasil, un país liderado por el líder ultraderechista Jair Bolsonaro (port. – Jair Messias Bolsonaro), cuya estrategia epidémica ha sido ampliamente criticada desde el principio.

La magnitud de la emergencia de salud pública en América Latina se hace cada día más evidente. Desde el comienzo de la pandemia, se han identificado más de 2.2 millones de infecciones en la región. Hoy, más afectados por la pandemia, según los datos, son Brasil, México, Perú y Chile. Los países latinoamericanos con ciudades densamente pobladas y altas tasas de pobreza se enfrentan al brote de coronavirus, mientras que la infección y la mortalidad en Europa y Asia están disminuyendo gradualmente. El número de infectados se duplicó en menos de un mes y alcanzó los 2.2 millones.

Según los epidemiólogos, los verdaderos indicadores de infección por coronavirus son probablemente mucho más altos porque los países latinoamericanos no han recurrido a rigurosos programas de pruebas de población. Los especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) creen que el número real de muertes puede ser mucho mayor.

En el país más densamente poblado de la región, Brasil, solo en el último día (23 de junio) hay alrededor de 40 mil nuevos casos de la infección y más de 1.3 mil muertes. México, el segundo país más afectado por coronavirus, registró más de 2.2 mil casos nuevos y 793 muertes por día. Durante todo el tiempo en este país latinoamericano, más de 190 mil personas han sido infectadas y más de 23 mil han muerto por complicaciones de salud. Las autoridades peruanas anunciaron oficialmente que registraron las tasas más bajas de infección por coronavirus en los últimos 40 días, revelando solo 2511 casos nuevos. Perú es actualmente reconocido como el sexto país en el número de casos confirmados en el mundo.

En los últimos días, Chile ha pasado por alto a España y se ha convertido en el séptimo país del mundo en términos de número de personas infectadas después de identificar el 23 de junio 4608 casos nuevos. Solo los Estados Unidos, Brasil, Rusia, India, Gran Bretaña y Perú están por delante de este país sudamericano. Durante el último día, 275 casos confirmados en Ecuador, 119 de ellos en la región de Pichincha, según el informe del Ministerio de Salud. Según los indicadores generales, el número de personas infectadas en Ecuador superó 50 mil personas, y hay más de 4 mil muertes.

El 23 de junio, el Gobierno de Argentina confirmó que el número total de casos infectados con coronavirus es de 47.616, el número de muertos es 1.078. A su vez, el Ministerio de Salud de Bolivia registró un total de 26.389 casos desde el inicio de la pandemia, de los cuales 6.300 se recuperaron y 846 murieron. El Ministerio de Salud de Colombia cita 73.572 casos del COVID-19 en este país, de los cuales 30.459 se recuperaron y 2.404 murieron.

En los últimos días, se ha observado que la crisis causada por la infección por coronavirus se está profundizando en América Central. En particular, en Guatemala, se registraron más de 700 casos de la enfermedad y 35 muertes por primera vez en un día (23 de junio). Durante todo el tiempo en este país con una población de 17 millones, hay casi 13 mil casos de infección y 582 muertes.

La tragedia causada por el brote del virus COVID-19 no ha llegado sola a la región. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que en América del Norte y del Sur el número de casos de dengue ya es de más de 1.6 millones de personas y 580 muertes hasta el año 2020, por lo que ha pedido a los Gobiernos que fortalezcan el control de mosquitos que transmiten el virus, ya que esta situación podría complicar aún más el trabajo de los sistemas de salud en medio de la actual pandemia de coronavirus. Según la OPS, en los primeros cinco meses de este año, la mayoría de los casos se notificaron en Brasil: 1.040.481, lo que representa el 65% del total. Otros países con un número significativo de infectados de dengue son: Paraguay – 218.798 casos; Bolivia – 82.460, Argentina – 79.775 y Colombia – 54.192. También se registra una alta incidencia de dengue en Honduras, México y Nicaragua.

El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez (Pedro Sánchez Pérez-Castejón) y 12 líderes latinoamericanos ya han solicitado a organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial que creen nuevas formas de financiamiento para América Latina, la región más afectado por la pandemia en este momento. Sánchez tomó la iniciativa de crear una conferencia virtual “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe”, diseñada para convencer a las instituciones financieras de desarrollar nuevas herramientas que ayuden a “reconstruir” la región solo en términos macroeconómicos, pero también en el campo de la salud y el empleo.

Según muchos expertos internacionales, el pico de la epidemia en América Latina aún está por llegar. Sin embargo, varios gobiernos regionales ya han declarado que los sistemas de salud no pueden hacer frente a la cantidad de casos causados ​​por el virus COVID-19. Los representantes de la OMS critican cada vez más a las autoridades de los países latinoamericanos por la falta no solo de una estrategia regional común, sino también de programas internos destinados a superar la actual crisis de salud.

Hoy, no solo la salud de las naciones, sino también las contradicciones internas asociadas con la turbulencia política que enfrentan varios países a la vez está “en juego” en muchos países latinoamericanos. En las próximas semanas se mostrará si los gobiernos regionales podrán unirse y hacer frente al brote de coronavirus, y mientras la región nuevamente se “divide” y cada país está tratando de enfrentar la crisis sanitaria “solo”, al tiempo que resuelve sus conflictos internos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

56296633