Noticias

América Latina: una región de contradicciones entre el Imperio Celestial y Washington

Recientemente, en el “patio trasero” tradicional del pasado de los Estados Unidos, China se está afirmando que no puede dejar de molestar a la Casa Blanca. Hoy, Washington parece estar tratando de “reanimar” la Doctrina Monroe, sin embargo, en el siglo XXI, no solo los países de la región, sino el Imperio Celestial con el Kremlin, se oponen a ella. ¿Cuál es la escala de la presencia china en América Latina y el Caribe? ¿Qué motiva a Beijing a establecer vínculos políticos, económicos y militares con países que están lejos de su zona natural de expansión e influencia geopolítica?

Desde el comienzo de su establecimiento, los Estados Unidos, se proclamó a sí mismo como el principal garante de la democracia en nuestro planeta, estaba muy celoso de la aparición de potencias extranjeras (de otros continentes) en el hemisferio occidental. Washington anunció el modelo de dominio hace casi dos siglos en la Doctrina Monroe. Por cierto, cabe recordar que en ese momento, los Estados Unidos era cuatro veces inferior al actual Estado estadounidense en el territorio. Además, en 1823, en el momento en que el líder estadounidense James Monroe hizo sonar esta Doctrina, los requisitos se presentaron más moderados, basados ​​en el vector geopolítico de la política exterior de la Casa Blanca hacia América Latina. Sin embargo, el apetito de Washington por su “patio trasero” comenzó a crecer rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial, después de la cual los Estados Unidos se estableció finalmente como una potencia mundial.

Sin embargo, después del colapso de la URSS en 1991, la Casa Blanca, luego de haber perdido a su principal rival y finalmente se creó en su exclusividad, cambió del vector latinoamericano en su política exterior a la conquista de Eurasia. Especialmente este cambio en el sentimiento geopolítico se manifestó después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Fue con esta alineación de fuerzas en el hemisferio occidental que el Imperio Celestial decidió llenar el vacío creado por la retirada de Washington de la orientación latinoamericana. Las intenciones de Beijing se expresaron muy claramente en el “Libro Blanco” del 2008, a cual en aquel momento, hace 11 años prácticamente no prestaron atención. Este documento enfatizó la importancia de los lazos estables, a pesar de que el Océano Pacífico los separa, lazos mutuamente beneficiosos entre China y los países de América Latina que han pasado la prueba del tiempo. En aquel momento, después del “giro a la izquierda”, la región estaba dominada por los Estados con Gobiernos, a menudo hostiles a los Estados Unidos y aclamando un modelo de desarrollo económico de beneficio mutuo. Por otro lado, los éxitos indudables de Beijing también estuvieron a favor del ejemplo chino, que, gracias a su modelo único, fue capaz de sacar a unos ochocientos millones de personas del hambre y la pobreza en los últimos 30-40 años. Un factor muy significativo es el hecho de que el Imperio Celestial pudo aumentar el nivel de vida de los chinos comunes. Es lógico que muchos países latinoamericanos admiraron ese resultado y trataron de implementarlo.

Cabe señalar que el objetivo principal de todos los documentos del Consejo de Estado de la República Popular China, relacionados con los países de América Latina y elaborados desde 2008 hasta el presente, es lograr una cooperación y asociación integral basada en la igualdad absoluta, la confianza y el beneficio mutuo. Este enfoque de interacción económica es atractivo para las élites latinoamericanas, quienes, a pesar de los éxitos existentes en el mejoramiento del nivel de vida de sus ciudadanos, aún necesitan implementar proyectos de infraestructura, científicos, técnicos y de energía a gran escala.

A su vez, la Casa Blanca es muy consciente de las necesidades primarias de la región latinoamericana actual. Tradicionalmente, la Conferencia Anual de Washington sobre las Américas destaca la existencia de importantes oportunidades de inversión en América Latina y el Caribe. Sin embargo, durante varios años consecutivos, los chinos han superado una vez más a los Estados Unidos en estos proyectos: mientras la Casa Blanca persuade a las grandes empresas estadounidenses para que trabajen con socios en la región, las empresas estatales chinas actúan bajo las órdenes de Beijing de manera rápida y eficiente.

Entre los años 2000 y 2018 las empresas estatales chinas han invertido más de $120 mil millones en América Latina. De 2005 a 2018. Los bancos estatales chinos, el “Banco de Desarrollo de China” y el “Banco de Exportación e Importación de China”, otorgaron más de $145 mil millones en préstamos: la mayoría de estos fondos – $ 98.9 mil millones – para proyectos de energía y $ 28.9 mil millones – para proyectos de infraestructura. Además, las corporaciones de transporte como la “China Harbor Engineering Company” y las compañías de TI ocupan un nicho especial. Las corporaciones como “Huawei” y “ZTE”, con las cuales el Presidente Donald Trump ha estado luchando sin éxito durante casi dos años, están construyendo redes de telecomunicaciones en muchos países latinoamericanos.

Según los principales analistas, la Casa Blanca en los últimos años ha endurecido su retórica en relación con los países latinoamericanos. A veces, las declaraciones de Trump evocan asociaciones con la Doctrina Monroe, ciertamente con las realidades del siglo XXI. A su vez, los Estados latinoamericanos no quieren una repetición de la historia, por lo tanto, están implementando medidas en desafío a los Estados Unidos. Por ejemplo, la oposición de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, fue la Comunidad de América Latina y el Caribe (CELAC) – una asociación continental de 33 países, que no incluye a los Estados Unidos y que se considera una alternativa a la OEA.

Además, había una presencia china aquí, el Imperio Celestial está cooperando activamente con la CELAC a través del “Foro China-CELAC”, así como un Plan de cooperación de cuatro años (2015-2019). En el marco de este Foro, la RPC y América Latina tienen la oportunidad de interactuar en las áreas de desarrollo económico, fortaleciendo lazos mutuamente beneficiosos, política energética, etc. En primer lugar, este formato de cooperación brinda a Beijing la oportunidad de promover el “poder blando” en la región de América Latina y el Caribe.

En resumen, cabe enfatizar que si la Casa Blanca tiene la intención de mejorar las relaciones con los países de la región latinoamericana, Donald Trump y el Departamento de Estado, junto con la élite estadounidense, finalmente deben aceptar el hecho de que la Doctrina Monroe en su concepto clásico ha quedado desactualizada. La esencia de la Doctrina Monroe en el siglo XXI, al menos desde el punto de vista de los Estados latinoamericanos, no está en las ambiciones de una superpotencia y la intención de dominar en el hemisferio occidental, sino en la responsabilidad de proteger los intereses de toda la región que los Estados Unidos podrían asumir. Sin embargo, mientras la Casa Blanca está tratando de recuperar su “patio trasero”, los nuevos jugadores están ganando terreno en América Latina (Rusia, China, India), que tienen la intención de desarrollar lazos de interacción con los Estados latinoamericanos sobre la base de una cooperación mutuamente beneficiosa y justa.

Deja un comentario