Noticias

El regreso de Lula da Silva a la arena política: ¿verdad o ficción de la “izquierda”?

A principios de junio se extendió por el mundo la noticia sensacional, procedente de Brasil. El famoso ex Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva que actualmente cumple una condena por corrupción tiene la intención de nominar su candidatura para el puesto del jefe del Estado en las próximas elecciones de este otoño. Tal declaración fue hecha por el Gobernador del Estado de Piauí, Wellington Dias. ¿Será posible un giro de la historia brasileña? ¿La “izquierda” devolverá el poder a sus propias manos?

Cabe dirigirse a la era moderna de Brasil. Lula da Silva dirigió el Estado de 2003 a 2010. Después de la actividad presidencial, Lula fue diagnosticado con cáncer de laringe con neoplasmas malignos en la garganta respiratoria. Y en el marzo de 2012, Lula anunció su recuperación y regreso a la política.

Sin embargo, a principios de marzo de 2016, Lula da Silva fue detenido y llevado a la policía para su interrogatorio, en su casa la policía llevó a cabo un registro en el marco de la investigación de anticorrupción. Contra el ex Presidente brasileño, se presentaron cinco cargos de corrupción. La Fiscalía solicitó de inmediato una orden de arresto por lavado de dinero y perjurio. En particular, el ex líder brasileño fue declarado culpable de recibir aproximadamente $ 1.1 millones en sobornos de la empresa constructora “OAS”. Estos fondos se invirtieron en la compra de un apartamento de lujo en la ciudad de Guarujá, en el Estado de São Paulo. Los investigadores afirman que recibió un apartamento en el ático en un complejo residencial costero como un soborno de una empresa que trabajó con la empresa “Petrobras” y ocultó el hecho de la propiedad.

Antes de este escándalo, que merece la trama de una nueva “telenovela” brasileña, Lula era sospechoso de estar involucrado en el esquema corrupto de la compañía petrolera “Petrobras”. Hay que recordar que ya estaba en el centro de un escándalo de corrupción desde el año 2014, cuando el público se dio cuenta de que varios funcionarios firmaron contratos y recibieron una comisión del 3% del monto del contrato para esto. Los ingresos fueron utilizados posteriormente para sobornar a políticos y funcionarios. Según los datos oficiales de las autoridades brasileñas, la sobreestimación de los precios y los sobornos trajeron a los autores del plan un promedio de alrededor de 3.800 millones de dólares.

En julio de 2017, el Tribunal Federal lo sentenció a 9,5 años de prisión por corrupción. Sin embargo, después de un intento de apelar esta decisión se aclararon las nuevas circunstancias del caso. Después de eso en enero de 2018 Lula da Silva fue sentenciado a 12 años y un mes de prisión. En abril de 2018, el ex Presidente Lula fue llevado a la ciudad de Curitiba, donde comenzó a cumplir una pena de prisión por un caso de corrupción.

Wellington Dias visitó a Lula en su lugar de detención en la ciudad de Curitiba. A petición de Dias, el nombramiento del controvertido ex Presidente no va a ser sólo un registro formal, ya que se cree que sus seguidores, en base a la Ley y la Constitución de la República, Lula ha mantenido sus derechos políticos y puede ser reelegido. Según el gobernador Dias, Lula no está motivado por aspiraciones personales, sino por su preocupación “sincera” por el destino de su país y el pueblo brasileño.

Después de la declaración oficial de Wellington Dias en mayo, Lula confirmó que, efectivamente, tiene la intención de postularse para las próximas elecciones presidenciales de octubre en Brasil, a pesar de su encarcelamiento. Un mes antes, el “Partido Laborista” (en portugués – Partido Trabalhista Brasileiro, PTB) también anunció que Lula sigue siendo su candidato para las próximas elecciones.

Es necesario enfatizar que de acuerdo con las últimas encuestas de opinión, el ex Presidente brasileño de 71 años sigue siendo uno de los políticos más populares en el país sudamericano. Las encuestas del Instituto de Investigación Social “Datafolha” mostraron que ahora para su candidatura están dispuestos a votar el 30% de los votantes, es el mejor indicador para representar los posibles candidatos a la presidencia en 2018. De acuerdo con la legislación brasileña, un prisionero no puede ser candidato en las elecciones presidenciales. Sin embargo, el propio Lula da Silva afirma que tiene la intención de presentar su candidatura, a pesar de la condena. Según las encuestas, el oponente más cercano a Lula, Jair Bolsonaro, obtuvo el apoyo de solo el 13 % de los encuestados. El tercer lugar en la lista de favoritos es tomado por la líder del movimiento ambientalista, Marina Silva, quien anteriormente se postuló para la Presidente. Es apoyada por aproximadamente el 10% de los encuestados.

De acuerdo con las últimas noticias de Brasil, el 30 de junio el juez del Tribunal Supremo Federal (FEM) de Brasil, Alexandre de Moraes, se negó a satisfacer la demanda de Luiz Inácio Lula da Silva. Como se informó anteriormente, los abogados del político escandaloso buscaron su liberación de la custodia al considerar todas las apelaciones relacionadas con el veredicto en el caso de corrupción.

Según la versión de la defensa, la decisión de arrestar al ex jefe del Estado se tomó con demasiada precipitación y con la violación de la legislación vigente. En particular, estamos hablando del hecho de que Lula fue enviado a prisión para cumplir su sentencia antes de que se consideraran todas las apelaciones relacionadas con el veredicto final. Además, los abogados de Lula da Silva intentaron transferir su caso a otro juez del FEM, sin embargo, esto también fue denegado.

Las apelaciones previas de la defensa sobre la decisión de arrestar al ex jefe del Estado también fueron rechazadas. Los abogados de Lula da Silva pueden nuevamente desafiar el veredicto de Moraes antes de la sesión plenaria del FEM.

A pesar de la legislación vigente, el eje de la “izquierda” de la élite política de Brasil, en particular, el “Partido Laborista”, en junio llevó a cabo una serie de manifestaciones y acciones de apoyo a la candidatura del ex líder para la postulación para las elecciones presidenciales en 2018. Con el fondo de muchos escándalos, el descontento y la fatiga general del pueblo brasileño, conectado con la amarga decepción del régimen “derecha” gobernante, la idea del regreso de Lula al cargo “presidencial” no parece imposible. Para qué van a los representantes de la “izquierda” en una lucha desesperada por el poder aún no está claro, sin embargo, cada vez son más comunes las encuestas de opinión que muestran el retorno del sentimiento de la “izquierda” en la arena política. Ya el 15 de agosto, el “Partido Laborista” se compromete a nominar oficialmente a Lula da Silva para la presidencia presentando una solicitud al Tribunal Supremo Electoral del país. Hay que recordar que en Brasil ya han sucedido precedentes cuando a los condenados se les dio la oportunidad de postularse para uno u otro cargo estatal. Por lo tanto, el “Partido Laborista” espera que su petición sea aprobada.

Las elecciones presidenciales en Brasil se llevarán a cabo el 7 de octubre de 2018. Por cierto, se negaron a aceptar la participación de la persona, directamente relacionada con el “golpe parlamentario”, como resultado de lo cual fue expulsada del poder ex líder del país, Dilma Rousseff. El actual Presidente, Michel Temer, se negó la nominación de su candidatura. En el contexto de la creciente popularidad de Lula da Silva en Brasil, una vez más el país entra a un periodo de lucha política “aguda” por el poder, donde el resultado de las elecciones se ve completamente impredecible.

Deja un comentario