Noticias

El Salvador al borde de una era de cambio: los resultados de las elecciones presidenciales

La victoria inequívoca de Nayib Bukele en la primera ronda de las elecciones presidenciales en El Salvador del 3 de febrero pareció trazar una línea en el sistema bipartidista que existió en el país después del final de la sangrienta guerra civil en la que vivió el país desde 1980 hasta 1992. De este modo, El Salvador puede ingresar a la cantidad de países democráticos de todo el mundo, donde los votantes rechazan las fuerzas políticas que han proporcionado cierta estabilidad, pero que al mismo tiempo están acusados ​​de inacción ante la resolución de problemas sociales agudos. ¿Qué puede esperar El Salvador cuando un candidato no sistémico llegue al poder? ¿Qué pronósticos hacen los observadores internacionales?

El calendario político para el actual año 2019 está programado para una serie de importantes eventos regionales: reforma constitucional en Cuba, elecciones en El Salvador, Guyana, Panamá, Guatemala, Argentina, Bolivia, Uruguay, Colombia, Haití y Dominica, referéndums en Belice y las Islas Malvinas. La primera mitad del año estará marcada por las elecciones en América Central: el 3 de febrero en El Salvador, el 5 de mayo en Panamá y el 16 de junio en Guatemala. En los tres países, los Presidentes son elegidos solo por un período.

Nayib Bukele (Nayib Armando Bukele Ortez) es un joven conservador, el ex alcalde de la capital de El Salvador se convirtió en el triunfante de la primera ronda de las elecciones presidenciales celebradas el 3 de febrero. Como señaló el candidato, para su país será un día histórico. El conteo de las boletas mostró que Bukele obtuvo un total de 53.1% de los votos. Esto significa que la segunda ronda (prevista para el 10 de marzo) no se llevará a cabo. Según la Constitución de la República de El Salvador, si en la primera ronda, ninguno de los candidatos gana más del 50% de los votos, entonces en la segunda ronda hay dos candidatos que obtienen más votos. Dado que Nayib Bukele logró cruzar el umbral del 50%, la segunda ronda de elecciones se cancela.

El político de 37 años representa el bloque “Gran Alianza por la Unidad Nacional” (GANA). Se centró en las redes sociales en su campaña electoral. Nayib Bukele, nativo de inmigrantes árabes, hijo de un imán musulmán de la comunidad palestina, pudo hacer una buena carrera como empresario. Luego, bajo la bandera del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), quien estuvo en el poder durante aproximadamente 10 años en este país centroamericano hasta hoy, se convirtió en alcalde de Nuevo Cuscatlán, y en 2015 fue elegido Jefe de la administración de la capital del país.

Pero luego la relación con el “partido del poder” se arruinó. En 2016, Bukele fue excluido de las filas del “Frente”, y sus representantes se negaron definitivamente los puestos en la oficina del alcalde de la ciudad. Pero resultó que esto solo ayudó a promover al joven político. Él creó su movimiento, y luego se unió a la “Gran Alianza por la Unidad Nacional” (GANA) de centro derecha, el tercer partido más influyente en El Salvador. El lema principal de su campaña electoral fue la frase: “No permitiremos que nos gobiernen los mismos. Reescribiremos la historia pronto”. Cansados ​​del prolongado experimento de “izquierda” de 10 años (no obstante moderado) y poco crédulo para los conservadores nacionalistas, el 3 de febrero, los votantes salvadoreños dieron “en manos” de Bukele y su partido con un nombre muy pretencioso un mandato de gestión explícito.

Los tres candidatos restantes quedaron muy por detrás del favorito de la carrera. El candidato del partido gobernante de izquierda, el FMLN, Hugo Martínez (Hugo Roger Martínez Bonilla), recibió el 14,4% de los votos. El candidato del partido de centro-derecha “Nuevo País”, Carlos Calleja (Juan Carlos Calleja Hakker) obtuvo un 31,7%, y Josué Alvarado (Josué Alvarado Flores) del partido centrista “VAMOS” – 0,8%.

La inauguración del nuevo 67º Presidente de El Salvador está programada para el 1 de junio. El actual Presidente, Salvador Sánchez Cerén, con el seudónimo Leonel González, y el Vicepresidente Óscar Ortiz (Óscar Samuel Ortiz Ascencio) son los veteranos de la Guerra Civil (1979-1992), los antiguos partidarios del partido FMLN. El candidato del “Frente” en las elecciones de este año es Hugo Martínez, ex Ministro de Relaciones Exteriores y ex Secretario general del Sistema de Integración Centroamericana.

Después del final de la guerra civil a fines de la década de 1980, el FMLN pudo volverse completamente legal y formar un solo partido político, que durante un largo período fue la fuerza política de “izquierda” más influyente en el país. Pero los “partidarios del Frente” pudieron llegar al poder solo en 2009 en la ola del “giro a la izquierda” en América Latina. Cinco años después, el candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, fue nuevamente elegido como presidente del país.

Cabe señalar que la política interna de los “izquierdistas” salvadoreños no era muy radical y podría describirse como una línea reformista socialista. En la última década, la superación del umbral de pobreza se anunció como la principal prioridad de las administraciones del FMLN. Si bien, parcialmente en esta área se logró cierto progreso (la realización del acceso de los ciudadanos más necesitados a la medicina, la electricidad y la vivienda social), entonces no hubo cambios fundamentales para una mejora. Según datos oficiales, incluso hoy en día más del 35% de la población vive por debajo del borde de la pobreza.

Sin embargo, muchos observadores políticos creen que el alto nivel de delincuencia organizada en el país se ha convertido en el principal indicador de la baja eficiencia de la política interna del Gobierno de “izquierda”. La situación criminal tuvo presencia y antes con Gobiernos conservadores, pero el FMLN prometió erradicar este problema social agudo. Como dicen los periodistas latinoamericanos, El Salvador sigue siendo uno de los países más inseguros de América Latina, junto con Guatemala y Honduras. En 2018, se registraron más de 50 asesinatos por cada cien mil personas en el país, y pandillas criminales que unen a cientos de jóvenes combatientes, “crean” un caos total en las ciudades y áreas rurales de El Salvador.

Además, no solo la política interna, sino también la política exterior del Gobierno actual no se volvieron radical. El Salvador no se unió al “eje bolivariano”, el principal socio comercial del país, y en los años de la “izquierda” se mantuvo los EE. UU. (47% de las exportaciones van a los EE. UU.). La economía de El Salvador sigue siendo “dolarizada” en gran medida, y es Washington el que tiene “Plan para la Prosperidad de América Central” “patrocina” varios programas del Gobierno salvadoreño. Aunque al mismo tiempo, el Presidente, Sánchez Céren, fue uno de los pocos líderes latinoamericanos que se unieron abiertamente con Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros) en la etapa actual de la crisis venezolana.

Como resultado, la calificación del apoyo político para los ex partidarios de “izquierda” disminuyó gradualmente. En 2018, en las elecciones legislativas, el FMLN sufrió una derrota bastante “dolorosa”. Pero el 3 de febrero en El Salvador sucedió algo que ya se puede calificar como un fracaso histórico de las “izquierdas”. Si el Presidente electo, Bukele, logrará cambiar el curso de la historia, eso se mostrara con los primeros pasos de su administración a partir del 1 de junio. Sin embargo, como lo sugieren varios observadores internacionales, el nuevo líder obtendrá un legado político “pesado”.

Deja un comentario