Noticias

La gira latinoamericana de Tillerson: ¿los Estados Unidos tiene la intención de volver a América Latina nuevamente?

Los temores de algunos medios de comunicación y ciertas personas de los países occidentales sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de otros países todavía son motivo de intensos debates. Este año se celebrarán varias elecciones en diferentes países de América Latina y, por supuesto, según muchos representantes de Occidente, no serán liberados por el Kremlin. Intentaremos entender en qué se basan estas discusiones calientes.

Por supuesto, no es un secreto que el viento de tales acusaciones, en primer lugar, nace del lado de los Estados Unidos. En enero del año pasado, el ex Subsecretario de Defensa, Frank Mora, en una entrevista con la emisora ​​colombiana conocida como «BLU Radio», declaró que tiene una prueba concreta de la injerencia de Rusia en el proceso electoral en México, así como en los países tales como Brasil y Colombia. Lo que Frank Mora dijo, no se puede evitar el enojo del lado ruso, ya que sus palabras se basan en suposiciones y no tienen nada que ver con la realidad: ningún medio de comunicación oficial tiene esa información. Hace unos días, la Embajadora de México en Moscú, Norma Pensado, reiteró que no hay evidencia de que Rusia tenga la intención de intervenir en la realización de las elecciones en el Estado mexicano.

Más a menudo, el Gobierno de los EE. UU. en sus declaraciones inicia nuevas guerras de información, con lo que persigue sus intereses de política exterior. Aunque sus tácticas son muy comprensibles, dado que este año habrá elecciones en seis países latinoamericanos que determinarán el desarrollo de los Estados latinoamericanos para los próximos años, los líderes estadounidenses no pueden permanecer indiferentes. En este contexto, el “tour” del Secretario de Estado de Rex Tillerson, en febrero de este año por México, Argentina, Perú y Colombia, no parece casual, sino planificado. Pero el país clave de su viaje fue Venezuela, la cual, en realidad, él no visitará. Él dijo que este Estado compromete la estabilidad en el continente y se convierte en el tema central del aumento del conflicto regional.

América Latina no es una región simple, sino un conjunto de valores y actitudes. Y encima de ellos está colgada una sombra formidable de China y Rusia, que extendieron sobre esta región su influencia económica y política, pero al mismo tiempo ajena a sus aspiraciones democráticas. Tal ha sido la Doctrina con la que el Secretario de Estado, Rex Tillerson, comenzó el 8 de febrero su primer viaje a América Latina. En enero, el Secretario de Estado pronunció un discurso en la Universidad de Texas, de la cual es él se graduó. Durante este evento, Tillerson leyó el informe de 40 minutos centrado en tres temas principales: economía, seguridad y democracia. En esta “tríada” se esbozaron los objetivos de su “tour”, y, en su opinión, es precisamente sobre ellos que es la “amenaza de China y Rusia”. Según las palabras del Secretario de Estado, el peligro de China radica en el hecho de que tiene la intención de extender el modelo de explotación basado en los bajos salarios y la falta de respeto de los derechos civiles. Rusia, a su vez, es peligrosa porque vende armas a regímenes no democráticas. “América Latina no necesita nuevos gobernantes imperiales que solo piensen en sus intereses. Los Estados Unidos es otro país. No buscamos concluir acuerdos a corto plazo y ganancias desproporcionadas, estamos buscando socios”, dijo Tillerson en el marco de este discurso.

Fue él quien aconsejó al Gobierno mexicano que preste atención al supuesto rol de Rusia en la celebración de las elecciones generales mexicanas, que se realizarán en julio. Según Tillerson, América del Sur fue “bendecida” con abundantes recursos energéticos. Colombia, Perú, Brasil, Guyana, Argentina y otros países de la región tienen un número significativo de reservas de petróleo y gas sin desarrollar. A su vez, el Secretario de Estado de los Estados Unidos añadió que el Gobierno estadounidense está comprometido a ayudar a sus socios en el desarrollo de los recursos de una manera segura y responsable, como la demanda del mercado mundial para eso sigue creciendo.

La declaración de este tipo de asistencia – esto no es más que un intento una vez más “manchar” a Rusia en su intención de desarrollar la cooperación geoestratégica y económica con la equidad con América Latina y la integridad de sus recursos disponibles. El Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Academia Rusa de Administración Pública, Alexander Chichín, respondió al discurso de Tillerson, muy claramente, diciendo que los Estados Unidos está tratando de recuperar el petróleo de América Latina, porque quieren venderlo.

Cabe señalar que antes de que Hugo Chávez llegó en poder en Venezuela, la influencia ilimitada en el campo de los recursos naturales importantes se tuvieron los americanos, en primer lugar, el antiguo empleador de Tillerson fue la gran empresa “ExxonMobil”, que explotaba una gran parte de las reservas de petróleo del país. Además, según los expertos, hoy los Estados Unidos están intentando suministrar nuevamente su gas licuado a América Latina y el Caribe. Esta es una de las evidencias de que los EE. UU. tienen una estrategia bien planificada para América Latina en los próximos años. En la situación actual en el mercado mundial de su estrategia es bastante comprensible: quieren controlar todos los suministros, el acceso a la mayoría de los instrumentos económicos, por lo que la parte estadounidense es ahora más en serio se preocupa por América Latina, aunque siempre están calificados como una región de su “patio trasero”, pero en las condiciones modernas los Estados Unidos decidió restablecer el orden en su mencionado “patio”, según su propio reglamento.

Es obvio que en los EE.UU., los expertos aún no son conscientes de que la cooperación entre países en el siglo XXI se puede basar en la amistad y las relaciones cálidas, sin recurrir al principio de la supervivencia del más fuerte. Un ejemplo claro de esta cooperación es el apoyo de Rusia en búsqueda del submarino argentino “San Juan” que desapareció del radar el 17 de noviembre de 2017. Sin mencionar la asociación estratégica integral en las esferas política, comercial, económica y humanitaria entre los países de América Latina y Rusia. Hay que señalar y el deporte. Este verano millones de fanáticos del fútbol latinoamericano viajarán a Rusia para la Copa Mundial de la FIFA 2018.

La respuesta a la pregunta principal de la parte norteamericana, «¿Qué medidas tiene Rusia en América Latina para mantener su influencia en los países de la región?» – es muy evidente. El punto de vista oficial del Gobierno ruso es que Rusia no tiene intención de intervenir en las elecciones o en los asuntos internos de otros países y la promoción de los principios de la colaboración franca y abierta en un mundo multipolar en el que cada persona tiene el derecho a expresar libremente sus opiniones y para tomar decisiones acerca el futuro de su país.

En medio de la volatilidad y la inconsistencia de la política exterior de los Estados Unidos, tan característico de hoy, la percepción negativa de Trump en América Latina y el Caribe, no hay declaraciones de menos alarmantes por el Secretario de Estado de los Estados Unidos en vísperas de su tour por América Latina.

En el discurso y las respuestas a las preguntas de Rex Tillerson en la Universidad de Texas, como se mencionó anteriormente, se ha sonado tres temas principales: la amenaza para la prosperidad económica y la seguridad de los Estados Unidos planteado por China y Rusia, la situación en Venezuela y la necesidad de la celebración la elecciones libres y democráticas el país, así como el compromiso de Washington con la “Doctrina Monroe”. El Secretario de Estado de los EE. UU. advirtió a los países alejados de América Latina que el Nuevo Mundo no necesita modernos “jugadores imperiales” que solo busquen obtener ganancias. Repetidamente en sus declaraciones Tillerson hizo hincapié en que los Estados Unidos no busca derrocar el régimen de Maduro, pero pidió que se siguieran aislamiento internacional de Venezuela, que fue una vez más percibida de forma ambigua en la región, teniendo en cuenta la posibilidad de un golpe militar en el país sudamericano.

Aún no está claro qué resultados traerá el tour latinoamericano del Secretario de Estado de los Estados Unidos para la región. Sin embargo, el escenario descrito da lugar a preocupaciones comprensibles, dados los lazos políticos y económicos de los países del Hemisferio Occidental. No es ningún secreto que Colombia aún depende en gran medida del poderoso “vecino del Norte”. En una situación tan difícil, es posible coordinar las posiciones de los países latinoamericanos sobre cuestiones de interés común, buscar socios alternativos y desarrollar estrategias más audaces para enfrentar a los Estados Unidos.

Deja un comentario