Noticias

Las mujeres y jóvenes en política: una visión latinoamericana

Entre los 14 y 18 de octubre de 2017, la 137ª Asamblea de la Unión Interparlamentaria se celebra en San Petersburgo. Como es sabido, este foro anual presupone un amplio intercambio de experiencias y mejores prácticas nacionales de los órganos legislativos en una gran variedad de planos temáticos, sin embargo, los temas de equidad de género y juventud ya se han convertido en tradicionales.

Los delegados de América Latina, habiendo apreciado la hospitalidad rusa y la oportunidad de especular sobre la específica de los asuntos parlamentarios de sus países y obtener un excelente feed-back, en los Foros de Mujeres Parlamentarias y Jóvenes Parlamentarios presentaron una serie de casos destacados.

Por ejemplo, la primera vice-presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua Maritza Espinales señaló que el parlamento de Nicaragua tiene una alta sensibilidad de género como desde un punto de vista formal tanto en el sentido de su agenda social y jurídica para el desarrollo del país. En particular, actualmente hay 12 mujeres presidentas de comités y comisiones parlamentarios, y esto es más que el número de hombres en puestos similares. En este caso, la legislación de Nicaragua, a partir de la Constitución, se forma de tal manera como para proteger a las mujeres contra la discriminación en todas las esferas de la vida social – desde la familia (en el país hay un especial Código Familiar, en el que se fija el principio de la igualdad de género) hasta el mercado laboral. M. Espinales atribuyó el progreso logrado en asegurar la no discriminación de las mujeres a los méritos del gobierno de izquierda de D. Ortega.

Tocando los temas de la participación juvenil en la política, los informes de las delegaciones andinas – de Chile y Perú – llaman, según nosotros, la especial atención.

A pesar de que Chile moderno es famoso por una de las políticas sociales más equilibrados de la región, el representante de este país habló sobre el mal estado de la movilidad social que permitiera a los jóvenes realizarse en la política. El delegado chileno en el Foro de Jóvenes Parlamentarios explicó que en este país hay una gran cantidad de posibles diputados y senadores jóvenes (menores de 35 años), enérgicos e instruidos, no obstante muy pocos de ellos alcanzan la política, dado que hay una práctica de la «reelección infinita» de los congresistas “viejos” – la gente que una vez llegada al Congreso Nacional, ha acumulado mucha experiencia en la lucha partidista, y no quiere dejar sus cargos.

El representante de Perú, cerca de un cuarto de la población de que son las personas de 16 a 29 años, habló sobre otro problema – la ausencia de instituciones especiales que podrían coordinar la política estratégica para promover la participación parlamentaria y otra semejante de la juventud. En este sentido, señaló que sería una buena oportunidad para el Perú crear un Ministerio de Juventud y Deporte tipo los entes que ahora con éxito funcionan en varios países de la región.

Con los ejemplos mencionados parece lógico anotar que los participantes latinoamericanos han confirmado en sus informes la idea elaborada por el país anfitrión de la 137ª Asamblea de la UIP que el estado de las cuestiones de género y juventud puede servirnos un indicador para el estado de toda la esfera política nacional en su conjunto, con sus internos bases ideológicas, límites y características de la participación política.

Observar lo dicho por los ponentes latinoamericanos en la 137ª Asamblea de la UIP parece hoy cada vez más interesante, ya que para la próxima presidencia en la UIP se postulan actualmente dos mujeres congresistas latinoamericanas – Gabriela Cuevas Barron de México e Ivonne Passada de Uruguay. En los margenes de la Asamblea, ambas candidatas presentaron su visión de las perspectivas de la UIP, demostrando que la experiencia de las practicas parlamentarias de sus países natales merece mucha atención a nivel internacional.

Preparado por Kseniya Konovalova.

Deja un comentario