Noticias

Los principales resultados de la política exterior de 2018: nuevos éxitos de Rusia en América Latina

Como es una costumbre al comienzo de cada año, todos resumen el pasado y se fijan nuevas metas. El equipo de “LACRUS” tampoco fue una excepción y decidió analizar los principales resultados de la política exterior de Rusia durante el año 2018 en la región de América Latina. ¿Qué éxitos se han logrado en la dirección del vector latinoamericano? ¿Con qué países de la región, la parte rusa pudo fortalecer las relaciones bilaterales y multilaterales especialmente?

Cabe señalar que durante el año pasado, la diplomacia rusa se centró en resolver problemas relacionados con la creación de condiciones externas seguras y favorables para el desarrollo interno armonioso de Rusia, así como en la búsqueda de nuevos socios, incluso en América Latina y entre los países del Caribe. En 2018, el Presidente, Vladimir Putin, se reunió con los líderes de Argentina, Bolivia, Venezuela, Cuba, Panamá, Paraguay. La parte rusa ha ampliado activamente la base contractual y legal de las relaciones bilaterales con los países de la región. Fue posible avanzar en el desarrollo de proyectos prometedores de alta tecnología en el sector energético, de metalurgia, infraestructura, transporte y biotecnologías.

En 2018, se otorgó a Rusia el estatus de observador en el marco de una organización subregional, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). Cabe destacar que la asociación SICA es la base institucional para la integración regional de Centroamérica. Se formó el 13 de diciembre de 1991 por los Estados de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá. Más tarde se unió y se convirtió en sus miembros Belice (en 2000) y la República Dominicana (en 2013). En diciembre de 1991, se firmó el Protocolo a la Carta de la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA) o el Protocolo de Tegucigalpa, en reemplazo de la Carta de la ODECA, originalmente firmada el 14 de octubre de 1951 en San Salvador (República de El Salvador). Oficialmente, este documento entró en vigor el 1 de febrero de 1993. Y después de eso, comenzó el trabajo del Sistema de la Integración Centroamericana.

Hoy en día el SICA establecido hace casi 20 años, se ocupa de cuestiones económicas y políticas, así como de educación, cultura y protección del medio ambiente. Proporcionar a Rusia el estatus de observador dentro de esta organización subregional puede ser un buen comienzo para profundizar la cooperación rusa con los países de América Central.

  El año pasado no se produjeron avances positivos en las relaciones de Rusia con los Estados Unidos, a pesar de la voluntad de Moscú de dialogar sobre la base de los principios de no injerencia en los asuntos internos y el respeto de los intereses de los demás. Los representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia creen que los principales factores de este conflicto fueron la lucha política interna en curso en los Estados Unidos y la política de la administración actual de erosionar el carácter interestatal de las organizaciones internacionales y revisar sus obligaciones internacionales, expresadas en particular al retirarse del Programa nuclear de Irán (mayo de 2018) y en declaraciones de intención de “suspender” la participación de los Estados Unidos en el Tratado de Misiles de Alcance Medio y Corto (Tratado INF). El diálogo político fue limitado: se celebró una Cumbre bilateral (Helsinki, julio de 2018), hubo contactos “esporádicos” a nivel del liderazgo de las agencias de asuntos exteriores, interacción de trabajo en varios temas de la agenda internacional (control de armamentos, solución pacífica problema de la península coreana). Cabe enfatizar que durante 2018 los canales de comunicación entre los militares trabajaron para prevenir incidentes armados.

Celebrada en julio en Johannesburgo bajo la presidencia de la República de Sudáfrica, la décima Cumbre del BRICS demostró a la comunidad mundial el avance de la cooperación en todas las áreas clave: política, económica y humanitaria. Se reafirmaron los principios básicos del bloque BRICS: la unidad y la cercanía de las posiciones de los participantes en la mayoría de los temas globales en la agenda internacional, y su enfoque en el fortalecimiento del papel de los BRICS en los asuntos mundiales. El Banco del Desarrollo del BRICS finalmente alcanzó un nivel rentable, bajo los auspicios del Banco ya se están implementando 26 proyectos de inversión (seis de ellos en Rusia) por un total de $ 6,5 mil millones. Se destacó en la Declaración final de la Cumbre del bloque que se inició el trabajo para la problemática de la Cuarta revolución industrial (“digital”) en aras de adaptar el desarrollo socioeconómico de los países BRICS al nuevo orden tecnológico.

Del 30 de noviembre al 1 de diciembre del año pasado, la Cumbre del G20 se celebró en la capital argentina. En la reunión del G20 en Buenos Aires, Rusia lanzó una iniciativa para ampliar las oportunidades y proteger los derechos de los consumidores en la economía digital. La parte rusa destacó la especial importancia de la interacción con los países de la región latinoamericana.

En la dirección de trabajar con compatriotas rusos en el extranjero en Moscú, con la participación de representantes de 98 países, del 31 de octubre al 1 de noviembre, se llevó a cabo el VI Congreso Mundial de Compatriotas Rusos. En este evento, se aprobó el Plan Integral de Acciones Básicas para la Implementación de la Política del Estado en este campo para los años 2018-2020. Se prestó especial atención a la mayor consolidación de la diáspora, la protección de los derechos y los intereses legítimos de los compatriotas. Compatriotas de América Latina (México, Colombia, Perú, Bolivia, Chile y Brasil) participaron activamente en el Congreso. Como parte del programa estatal para ayudar al reasentamiento voluntario en Rusia de compatriotas que viven en el extranjero, en 2018 más de 82 mil personas fueron trasladadas de diferentes partes del mundo.

En el contexto del trabajo sobre la expansión de la presencia cultural y humanitaria rusa en el mundo, se apoyó una amplia gama de eventos, incluidos los Años y Días de Rusia, así como las “Estaciones Rusas”. Se brindó asistencia a países extranjeros en la preparación de personal nacional, y mejoró el sistema para la selección de ciudadanos extranjeros para estudiar en las universidades rusas. El servicio diplomático contribuyó a la preparación y realización de la primera Copa Mundial en Rusia, durante la cual cientos de miles de aficionados y turistas extranjeros visitaron las ciudades rusas.

2018 demostró una vez más la dinámica activa y la trayectoria de acercamiento mutuo entre Rusia y los países de América Latina. Como señalan los representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, la naturaleza de las relaciones entre Rusia y los países latinoamericanos en la actualidad está determinada por tres factores clave: 1) fortalecer la posición de Rusia como uno de los centros de poder e influencia del emergente sistema mundial policéntrico y multipolar, diversificando las relaciones externas de Moscú; 2) el avance geopolítico de los principales países latinoamericanos, hecho posible debido a su mayor potencial económico y su línea de toma de decisiones independiente en los asuntos globales; 3) experiencia completa de cooperación económica y política mutuamente beneficiosa obtenida en el marco de las relaciones ruso-latinoamericanas en los últimos 10-12 años.

La etapa actual de las relaciones de Rusia con los países de la región se puede definir como una interacción madura. La expansión de las relaciones ruso-latinoamericanas refuerza el carácter multivector de la política exterior rusa y ayuda a consolidar el papel de un centro independiente de un mundo multipolar para Rusia. Al mismo tiempo, inevitablemente trae no solo elementos positivos, sino que también crea nuevos riesgos y desafíos adicionales.

Deja un comentario