Noticias

Nueva etapa de desarrollo de la alianza ruso-boliviana

El 11 de julio tuvo lugar en Moscú la tan esperada visita del Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, a Rusia. Después de las conversaciones, se firmaron varios acuerdos que marcaron la nueva era de la cooperación ruso-boliviana. ¿Por qué es interesante el país latinoamericano para el Kremlin? ¿Cuál fue el turno en la interacción bilateral?

La visita oficial de uno de los líderes más estables de América Latina se ha preparado durante mucho tiempo. El 11 de julio, Evo Morales (Juan Evo Morales Ayma) y la delegación de Bolivia llegaron a Moscú con una agenda bastante “intensa”, porque la cooperación ruso-boliviana desde hace varios años (con la llegada del primer Presidente indígena al poder en 2006) muestra una dinámica muy evolutiva. El Estado más cerrado e inaccesible de América del Sur siempre ha sido de interés no solo económico sino también estratégico para Rusia.

El líder boliviano, antes de negociar con Vladimir Putin, fue a la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos (RUDN), donde Evo Morales recibió el título de Doctor Honorario de la Universidad Rusa. Esta decisión fue un signo de reconocimiento de los méritos sobresalientes del líder boliviano en muchos ámbitos, áreas de la actividad humana, el fortalecimiento de la amistad y la cooperación entre las naciones, incluso entre los pueblos de Rusia y el Estado Plurinacional de Bolivia. El Presidente admitió honestamente que no había soñado con un reconocimiento tan alto, ya que no tenía una educación superior. En su discurso a estudiantes y docentes, Morales se centró en varios temas a la vez: la amenaza de la caída del imperialismo estadounidense en la región, el ritmo del desarrollo económico de Bolivia, la importancia de la cooperación con Rusia y la reactivación del movimiento indígena en el mundo multipolar contemporáneo. Por cierto, el último tema para el líder boliviano es de particular importancia, ya que Evo Morales proviene del pueblo originario aymara y es considerado el primer representante indígena como Presidente en la historia de Bolivia y toda Sudamérica. Como gesto de gratitud por otorgar un doctorado, el Presidente de Bolivia entregó al Rector de la RUDN los recuerdos tradicionales bolivianos, así como algunos de sus libros.

Desde el comienzo de las negociaciones con el Jefe de Estado ruso, Morales señaló el importante papel de Rusia como líder en la protección del orden internacional. El Presidente de Bolivia hizo hincapié en los intereses comunes de los dos países en una lucha conjunta por los derechos universales y por la comunidad mundial para seguir siendo plurinacional.

Los principales temas de la agenda fueron la cooperación bilateral en las esferas económica, energética, educativa y militar. En un futuro cercano, los productos ganaderos de Bolivia comenzarán a suministrarse a Rusia. Las empresas rusas tienen la intención de participar en la implementación y licitaciones de grandes proyectos de infraestructura en América del Sur. Los principales son: la expansión del aeropuerto internacional en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra para crear sobre su base el mayor centro regional de transporte, la construcción de centrales hidroeléctricas en los departamentos orientales del país y los hospitales de última generación, que forman parte del nuevo programa del Ministerio de Salud de Bolivia. Las empresas rusas también tienen la intención de participar en la creación de un corredor ferroviario bioceánico, que a través del territorio boliviano debería unir el puerto brasileño de Santos en la costa atlántica con el Ilo peruano en el Océano Pacífico. En las negociaciones entre los líderes de los dos países, se enfatizó nuevamente el desarrollo de la cooperación ruso-boliviana en la esfera nuclear. La compañía rusa “Rosatom” presentó los resultados del trabajo en la construcción del Centro de Investigación y Tecnologías Nucleares en la ciudad de El Alto.

Además, a fines de este año, la empresa ruso-boliviana para la producción de fertilizantes agrícolas comenzará su trabajo en el territorio del Estado latinoamericano. El grupo de compañías rusas “Acron”, que es uno de los mayores productores mundiales de fertilizantes minerales, ha firmado un acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras sobre la creación de una empresa conjunta como parte de las negociaciones.

Uno de los temas principales de la interacción ruso-boliviana sigue siendo la cooperación en el sector energético. Como señaló el Presidente ruso en una declaración conjunta de los dos líderes, la empresa “Gazprom” ya ha invertido alrededor de $ 500 millones en la industria del petróleo y el gas en Bolivia. A su vez, Evo Morales anunció su interés en ampliar la cooperación en la industria nuclear, así como en el campo de la minería de litio. La empresa “Rosatom” y el Ministerio de Energía de Bolivia, después de haber firmado memorandos conjuntos de cooperación en los campos de seguridad y energía nuclear, acordaron trabajar juntos para desarrollar la industria del litio.

Cabe recordar que Bolivia posee grandes reservas de gas y es un líder regional en el suministro de gas natural licuado a los países vecinos de América del Sur. Por esta razón, Rusia y Bolivia tienen un interés común en la coordinación de las políticas energéticas. Además, Bolivia aún carece de la infraestructura necesaria, por lo que el país latinoamericano busca activamente nuevos socios y amplía el grado de cooperación. Evo Morales también confirmó la intención de su país de adquirir equipos militares rusos, principalmente helicópteros, que deberían ayudar a prevenir y combatir los desastres naturales. El Presidente de Bolivia también señaló que todos los acuerdos firmados permitirán “establecer una base sólida para futuras inversiones en la economía del país”.

En la reunión de Morales y Putin, se discutieron nuevamente varios temas en la agenda internacional. El principal foco de tensión en la región latinoamericana sigue siendo Venezuela. Y Bolivia es su aliado más cercano. Los Presidentes de los dos países acordaron una solución a la crisis en Venezuela, destacando la inadmisibilidad de la interferencia en los asuntos internos de otros Estados. En particular, los Estados Unidos y sus aliados continúan apoyando al líder opositor Juan Guaidó (Juan Gerardo Guaidó Márquez), quien el 23 de enero se declaró Jefe de Estado Interino. Según el líder boliviano, recientemente Washington ha intensificado sus actividades en la dirección sudamericana. Sin embargo, esto no se trata de una cooperación mutuamente beneficiosa, sino de los intentos de la Casa Blanca nuevamente por “convertir a los países determinados en el patio trasero de los Estados Unidos”. Además, las partes adoptaron una declaración conjunta sobre el fortalecimiento de la coordinación en los asuntos internacionales.

Habiendo completado negociaciones productivas con el líder ruso y los representantes de grandes empresas, el Presidente de Bolivia fue al aeropuerto, delante de él estaba esperando un largo vuelo con reabastecimiento de combustible en las Islas Canarias. Cabe señalar que en 2013 España prohibió que el avión de Evo Morales aterrizara en su territorio. Entonces los europeos temieron que Edward Snowden se refugiara a bordo del líder boliviano. Luego, de manera similar, se cerró el espacio en Francia, Alemania e Italia. En 2013, esta situación condujo a un agudo conflicto diplomático a nivel continental: todos los Presidentes de América del Sur condenaron unánimemente las políticas de los europeos. Sin embargo, desde entonces, no ha habido tanta unanimidad y solidaridad entre los líderes sudamericanos.

Deja un comentario