Noticias

Nueva ola de crisis migratoria desde Venezuela

Desde 2015, 2,7 millones de personas han abandonado Venezuela, el número total de migrantes de este país latinoamericano es de 3,4 millones en la actualidad. Estos datos fueron publicados el 22 de febrero por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en un informe conjunto. En 2018, cerca de cinco mil venezolanos abandonaron su patria diariamente, según el informe. Al mismo tiempo, la mayoría de los migrantes “huyeron” de Venezuela por razones económicas, así como escapando de la violencia. ¿Cómo ha cambiado la situación hoy? ¿Cómo se refleja la ola migratoria de Venezuela en la región?

Los principales objetivos para los refugiados de Venezuela siguen siendo los países vecinos de la región sudamericana. Se aceptaron el mayor número de migrantes de Venezuela antes de fines de febrero de 2019: Colombia (1,1 millones de personas), Perú (506 mil), Chile (288 mil) y también Ecuador (221 mil), Argentina (130 mil) y Brasil (96 mil). Al mismo tiempo, según los pronósticos oficiales de la ONU, el número de venezolanos que abandonan su país de origen seguirá creciendo y llegará a unos 5,5 millones de personas para fines de 2019.

Según la Oficina Europea de Apoyo a la Migración (EASO), el número de solicitantes de asilo en los países de la UE desde Venezuela ha aumentado en comparación con el mismo período en 2018 en un 121%, alcanzando 14,257 personas. Sin embargo, como enfatizan los representantes de la Oficina Europea, solo un pequeño número de tales solicitantes de asilo pueden esperar recibirlo en los Estados miembros de la UE.

En respuesta a los muchos miles de inmigrantes de Venezuela, Colombia cerró completamente la frontera con este país latinoamericano en febrero de 2019, cuando el autoproclamado Presidente interino, Juan Guaidó (Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez), intentó entregar suministros humanitarios desde el extranjero. Como resultado, Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros) llamó a esta acción un intento de preparar un golpe militar.

Sin embargo, el 9 de junio, las autoridades colombianas decidieron abrir la frontera y miles de venezolanos se apresuraron a Colombia en busca de comida y se formaron enormes colas en los cruces fronterizos. Como dicen los propios venezolanos, son enviados a Colombia para comprar alimentos y medicinas. Según los guardias fronterizos colombianos, hasta el 9 de junio, cerca de 35 mil personas cruzaron la frontera desde Venezuela por un solo día, y 12 mil lograron regresar. Antes del cierre de la frontera con Colombia en febrero de este año, según el servicio fronterizo colombiano, alrededor de 30 mil venezolanos cruzaban la frontera diariamente solo en el puente “Simón Bolívar”.

Los peruanos siguieron el ejemplo contrario en relación con Venezuela. El 7 de junio, el líder de Perú, Martín Vizcarra (Martín Alberto Vizcarra Cornejo) anunció la introducción de un régimen de visas con Venezuela, a partir del 15 de junio, para garantizar una migración segura y ordenada. Sin embargo, Perú mantendrá el mismo régimen sin visado para los menores venezolanos, así como para las personas en situaciones difíciles, incluidas mujeres embarazadas y ancianas en esta categoría, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Francisco Popolizio Bardales.

Según el jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores de este país sudamericano, el Gobierno peruano ha decidido, basándose en consideraciones humanitarias, que los venezolanos menores o los ciudadanos adultos de este país que se encuentran en una posición vulnerable podrán ingresar al Perú. El 8 de junio, las autoridades peruanas anunciaron que garantizarían el ingreso sin visado para mujeres embarazadas y ancianos de Venezuela. Aquellos venezolanos que ya hayan recibido visas humanitarias emitidas por los Consulados peruanos también serán empleados oficialmente en Perú.

Hoy, para enfrentar una crisis migratoria tan aguda, las autoridades venezolanas intentan aumentar el salario mínimo de manera regular y significativa, pero este aumento no puede mantenerse al nivel de la hiperinflación. Por supuesto, como resultado del aumento de la pobreza, el crimen sube. Otro resultado de la migración es que Venezuela está experimentando una grave escasez de personal. La situación es especialmente difícil en el campo de la educación. Alrededor del 20% de los profesores y docentes universitarios ya han renunciado; el resto está tratando de combinar varios trabajos a la vez para “llegar a fin de mes”.

Las familias separadas son una situación común en la Venezuela de hoy. Los padres se van para ayudar a sus niños, los niños se van para apoyar a los padres mayores. Según el informe de febrero de la ONU sobre la migración de Venezuela, en tres años el número de migrantes de este país latinoamericano ha aumentado en 26 veces. Casi cada décimo ciudadano “huyó” del país.

La mayoría de los venezolanos continúan dirigiéndose a los países hispanohablantes en la región, mientras que algunos se están moviendo a través del océano hacia España. Según diversas estimaciones, alrededor de un cuarto de un millón de venezolanos ya se han marchado. Muchos de ellos son hijos de los españoles. La crisis migratoria en el otro lado del Atlántico ha sido eclipsada durante mucho tiempo por la aguda crisis europea del año 2015. Entonces Europa se llevó más de 1 millón de personas. En los últimos dos o tres años, Venezuela ha aumentado el número global de refugiados y migrantes más que Afganistán o Sudán destruidos por la guerra. Venezuela, como se señaló anteriormente, ha perdido al menos una de cada diez personas, y el número total de personas que abandonaron su país de origen latinoamericano ya es comparable a la población de Georgia o Moldavia, y pronto podrá acercarse a la población de los tres países bálticos a ese ritmo.

Sin embargo, las autoridades del oficial de Caracas no están de acuerdo con estas estimaciones. Maduro aún mantiene que la migración real es cuatro veces más baja que las indicadores del informe de la ONU. La vicepresidenta Delcy Rodríguez (Delcy Eloína Rodríguez Gómez) dijo en febrero que los números estaban aumentando por “Estados enemigos” que buscan una invasión armada.

De una forma u otra, es difícil discutir sobre los números, pero el hecho de que la economía de Venezuela está experimentando una desaceleración económica por sexto año consecutivo, y las esperanzas de una salida rápida del pico son bastante evasivas, siguen siendo factores muy obvios. El país necesita recuperar más de $ 120 mil millones en deudas externas, y la única fuente de dinero y fondos para mantener las condiciones básicas de vida son las exportaciones de petróleo, que se están reduciendo después de la producción. Con una tasa de inflación de más de 1 millón%, Venezuela en el año 2018 tuvo lugar en la historia moderna junto con la República de Weimar en la década de 1920 y Zimbabue en los años 2000.

Desde febrero de este año, la situación en la región está empezando a “calentarse”: los países latinoamericanos aún mantienen sus puertas abiertas para los migrantes de Venezuela, pero su “apertura” comenzó a costarles más y más, tanto económicamente como políticamente, porque no todos están contentos con la afluencia de los extranjeros y los costes de su mantenimiento y empleo. Si la región será capaz de hacer frente a tal flujo de migración, será claro después de unos pocos años. Sin embargo, está obvio que esta aguda crisis migratoria desde Venezuela, afectará a varias generaciones de latinoamericanos. Después de todo, no debemos olvidar que todos los países de la región se están en vías de desarrollo. Y la afluencia de tanta gente complica la situación política interna en cada uno de ellos.

Deja un comentario