Noticias

Visas ecuatorianas para los venezolanos

El 24 de agosto, el Gobierno colombiano envió unidades adicionales de policía a la frontera con Ecuador para evitar disturbios que involucran a migrantes de Venezuela. El 23 de agosto, miles de personas de la República Bolivariana bloquearon el trabajo del puesto fronterizo entre Colombia y Ecuador. Por lo tanto, los venezolanos protestaron contra la decisión de las autoridades ecuatorianas de permitirles ingresar al país desde el 26 de agosto solo con visa. ¿Por qué Ecuador cerró la frontera para los migrantes venezolanos? ¿Qué política pretende seguir el Gobierno ecuatoriano con los ciudadanos de la República Bolivariana?

La crisis política de baja intensidad en Venezuela culminó en enero de 2019. El 23 de enero, el Presidente del parlamento del país, Juan Guaidó (Juan Gerardo Guaidó Márquez), se proclamó Presidente en funciones. El mismo día, fue reconocido en su nuevo cargo por el líder estadounidense Donald Trump (Donald John Trump), diciendo que el poder del actual líder Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros) es ilegítimo.

En pocos días, la crisis política interna en Venezuela ha adquirido una dimensión internacional. Después de los Estados Unidos, Guaidó recibió el apoyo de varios países de América Latina y Europa. Por el contrario, se anunció el apoyo a Maduro en Rusia, China, México, Turquía, Sudáfrica y otros países. La Casa Blanca ha introducido varios paquetes de sanciones contra la industria petrolera del Estado caribeño, el sector bancario y personalmente contra los militares, que se mantuvieron leales a las autoridades legítimas.

Los acontecimientos se desarrollaron rápidamente. Del 22 al 23 de febrero, se intentó romper la llamada “columna humanitaria de la oposición” de Colombia, que el Gobierno oficial venezolano se negó a permitir que ingresará al país. Durante los enfrentamientos en la frontera entre los dos países, varias personas murieron y Caracas anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Bogotá. A fines de marzo de 2019, el Ejército ruso entregó alrededor de 35 toneladas de ayuda humanitaria a Venezuela.

En los últimos años, Venezuela ha experimentado tiempos difíciles: una aguda crisis socioeconómica, acompañada de hiperinflación, la devaluación de la moneda nacional (bolívar) y la escasez de bienes y medicamentos esenciales. Según estimaciones recientes de la ONU, más de 4 millones de personas ya han abandonado el país en busca de “esperanza” para una vida mejor. Todos los días, unos 25,000 venezolanos cruzan la frontera entre Colombia y Venezuela. La mayoría de ellos regresan a casa con compras de lo más necesario que no pueden comprar en su propio país. Pero también diariamente no vuelven alrededor de 3 mil personas. Colombia y Ecuador siguen siendo las principales direcciones para la migración durante un par de años, sin embargo, el flujo de migrantes de la República Bolivariana se ha extendido a otros Estados de la región.

En agosto pasado, el Tribunal ecuatoriano suspendió una norma que prohíbe a los venezolanos cruzar la frontera sin pasaporte. El veredicto fue emitido en la demanda de los defensores de los derechos humanos, quienes alegaron que este requisito viola el derecho a la libertad de movimiento. Como resultado, las autoridades ecuatorianas dijeron que se someterían a la decisión del Tribunal y dejarían que los venezolanos dejaran entrar al país solo con cedula de identidad nacional. Quito luego exigió que este documento fuera legalizado. A fines de 2018, debido a la afluencia de migrantes, Perú y Ecuador aún endurecieron las reglas de cruce de fronteras: los venezolanos debían presentar pasaportes, no documentos de identidad nacionales. El 15 de junio, la República del Perú cambió aún más las reglas para admitir refugiados de Venezuela. Las reglas que han entrado en vigor incluyen, entre otras cosas, el requisito de que los migrantes proporcionen visas válidas. Según el Gobierno peruano, la República ya ha recibido más de 760 mil migrantes de Venezuela.

Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el número de ciudadanos que abandonan Venezuela ha alcanzado los 4 millones. Con mayor frecuencia, se envían a otros países latinoamericanos, según una declaración conjunta del ACNUR y la OIM. En particular, Colombia ya recibió alrededor de 1.3 millones de venezolanos, Perú – 768 mil, Chile – 288 mil, Ecuador – 263 mil, Brasil – 168 mil y Argentina – 130 mil. En los primeros cuatro meses del año en curso (de enero a finales de abril), se recibieron alrededor de 14,257 solicitudes de residentes de la República Bolivariana sobre asilo en los países de la UE. Tal resultado es más del doble que en el mismo período de 2018.

Tras el Gobierno peruano, el 26 de julio, el Presidente de Ecuador, Lenin Moreno (Lenín Boltaire Moreno Garcés), anunció la firma de un Decreto que prevé la introducción de visas para los ciudadanos de Venezuela. Según el líder ecuatoriano, se proporciona un tipo de visa por separado para los venezolanos que ya están en Ecuador. Podrán obtener permiso para permanecer en el país, sujeto a las leyes del Estado latinoamericano. Moreno también señaló que ya hay alrededor de 500 mil venezolanos en Ecuador que han huido de una crisis económica y política sin precedentes. Según el Jefe de Estado ecuatoriano, su país ya no puede aceptar tantos migrantes.

El 26 de agosto, cientos de migrantes venezolanos bloquearon el cruce fronterizo entre Colombia y Ecuador, cerrando el acceso al puente de Rumichaca. Entonces, los ciudadanos de la República Bolivariana protestaron contra el Decreto firmado por el Presidente ecuatoriano, según el cual los venezolanos necesitarán una visa para ingresar al país a partir del 26 de agosto.

Cómo Quito resolverá el problema de los migrantes venezolanos que ya viven en el Estado aún no está claro. Sin embargo, el líder ecuatoriano insiste en que los ciudadanos de la República Bolivariana en esta situación no deben preocuparse: podrán obtener permiso para permanecer en el país de acuerdo con la legislación vigente.

Primero, en 2018, Ecuador salió del bloque ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos, ALBA-TCP), un proyecto ideológico sin precedentes lanzado por Hugo Chávez (Hugo Rafael Chávez Frías). Luego, el nuevo líder de Ecuador, Lenin Moreno, comenzó a acusar cada vez más a Nicolás Maduro de desestabilizar no solo a Venezuela, sino a toda la región. A su vez, Maduro ha llamado repetidamente a su homólogo ecuatoriano “fascista y traidor”, y que apoya la xenofobia contra los migrantes venezolanos. Cómo se desarrollará la interacción entre los dos países, el tiempo lo mostrará. Sin embargo, es muy obvio que no se puede esperar un “calentamiento” de las relaciones en un futuro cercano.

Deja un comentario