“Cuba está muy lejos, Cuba está cerca”: ¿qué espera a Rusia en la isla de la Libertad con el nuevo liderazgo?

El 19 de abril Cuba finalmente se despidió del Gobierno de la dinastía de Castro, que duró 59 años. Es dificil de creer que el apellido Castro haya dejado el léxico político de este país. Desde el año 1959, después de la victoria de la Gran Revolución cubana, los hermanos Castro – Fidel y Raúl – estuvieron inextricablemente vinculados con la historia contemporánea de la isla de la Libertad. Medio siglo es un récord que nunca ha sido superado por nadie más en el mundo, Raúl era el jefe del Ministerio de Defensa de Cuba (Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias). Además, fue el Vicepresidente de Fidel en los puestos del jefe del Partido Comunista y del Presidente del órgano ejecutivo supremo: del Consejo de Estado. En julio de 2006, de hecho, asumió el liderazgo de Cuba, después de que su hermano legendario finalmente le transfirió para realizar tareas en sus puestos clave, incluyendo y el puesto partidario. ¿Qué le espera a la isla de la Libertad después de abandonar la arena política de la dinastía Castro? ¿Cuál será la nueva economía de la isla de la Libertad?

Cuba sin Castro es como el “Cuba Libre”, pero sin ron. Sin embargo, no importa cuán difícil es imaginarlo, la nueva Cuba debería ser. En el poder de la isla de la Libertad está el ex Primer Diputado del Consejo de Estado y Gobierno, el miembro del Politburó del Partido Comunista de Cuba, Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez. Díaz Canel Bermúdez fue confirmado como el jefe del Consejo de Estado de Cuba, reemplazando a Raúl Castro en el puesto estatal más alto. Sin embargo, Raúl Castro sigue siendo el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, que, de acuerdo con la Constitución del país, es la fuerza política rectora y orientadora. Según Castro, tiene la intención de dejar el puesto de Primer Secretario en el próximo Congreso en el año 2021.

Por el momento, la economía de Cuba está en un estado contradictorio. En la ciudad de Habana, a menudo hablan que el PIB del país crece en un 1.5%. De acuerdo con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), este indicador en realidad solo aumentó en un 0.5%. Pero según muchos analistas y expertos, por tercer año consecutivo en la isla de Libertad, la crisis económica se extiende. Es difícil para la comunidad internacional evaluar la situación, el país aún no coopera con las principales organizaciones internacionales, por lo tanto, las estadísticas son inaccesibles.

Una de las primeras tareas a que el nuevo líder estatal se dedicará, es unificar la moneda. Hoy en Cuba, los cálculos se hacen en dos sistemas: en el peso nacional y en el convertible, que es equivalente al dólar.

La segunda dirección importante de la política económica debería ser la modernización de la infraestructura de energía y transporte, la tan esperada denegación del sistema de tarjetas, el desarrollo del negocio privado y la atracción de inversión extranjera. La apertura de Cuba para los inversores extranjeros debe contar con el respaldo de la Zona Económica Especial Mariel, establecida ya en el año 2014, con exenciones de impuestos, una ventanilla única para formalización de documentos y transferencias libres de dinero. Pero durante todo este tiempo, desde 2014, solo se han aprobado 26 proyectos por un total de aproximadamente $ 1 mil millones. Por supuesto, este indicador es muy bajo.

Hoy, la zona abierta de Mariel atrae a muchos países, los brasileños ya se han establecido allí, Rusia también va allí. Una de las principales evidencias de este hecho es la discusión sobre el establecimiento de una empresa conjunta para la producción de materiales aglomerados.

Una de las principales dificultades económicas que debe superar el nuevo Gobierno son los problemas económicos de Venezuela que perjudican a Cuba. Durante mucho tiempo, la isla de la Libertad recibió de Hugo Chávez, y luego de Nicolás Maduro, la ayuda – petróleo a precios preferenciales. Sin embargo, después de la imposición de las sanciones de Estados Unidos contra Caracas, los suministros cayeron significativamente.

Además de todo eso, se queda un problema de deuda no cerrado, aunque Raúl Castro ha logrado reducirlo significativamente. Durante muchos años Cuba vivió de préstamos extranjeros. Durante diez años en el poder, Raúl Castro fue prácticamente capaz de sacar al país del “pozo profundo del endeudamiento”, pagando menos que la deuda. Cabe señalar que Rusia ha cancelado el 90% de la deuda, el Club de Acreedores de París tambien por su parte casi en realidad dos tercios. Pero, como argumentan los mismos cubanos, la esfera social está muy bien establecida: un buen nivel de educación y medicina. El sistema de tarjetas aún se mantiene, pero el pueblo cubano no muere de hambre. La gente de la isla de la Libertad no tiene que elegir: entregar al niño a la escuela o comer. No hay problemas para obtener educación, salud y comida.

Cuba, como en los tiempos anteriores, vive principalmente debido a las importaciones, las exportaciones del país no puede presumir de un particular: níquel, mariscos, verduras, frutas tropicales, productos farmacéuticos, azúcar y, por supuesto, cigarros. La mitad del ingreso estatal de Cuba trae turismo.

El año pasado 2017, Cuba recibió la visita aproximadamente de 44,7 millones de turistas extranjeros, incluidos 1.1 millones de estadounidenses, esto es tres veces más que antes. Este año, los cubanos esperan al menos 5 millones, porque las aerolíneas más grandes de los EE.UU. están planeando un aumento del número de vuelos.

A partir de enero del año 2015 se inició el “calentamiento” largamente esperado de las relaciones cubano-estadounidenses, los EE.UU. facilitan las condiciones de las transacciones financieras los estadounidenses y hacer negocios en Cuba, se les permitió viajar a la Isla de la Libertad, una compañía de telecomunicaciones estadounidense comenzó a entrar al mercado cubano. Sin embargo, el nuevo liderazgo de la Casa Blanca se revirtió, Trump llamó el trato de Barack Obama con Raúl Castro para normalizar las relaciones como “terrible” y anunció de inmediato su abolición. Sin embargo, los analistas creen que los Estados Unidos no abandonarán a Cuba en absoluto, porque económicamente no es rentable para ellos.

Muchos economistas internacionales creen que los Estados Unidos han pospuesto su regreso “triunfante” a Cuba. Si se fortalece esta tendencia, China puede tomar su lugar rápidamente, ya que hoy China es el mayor socio comercial de Cuba. El 30% de la importación cubana total pertenece a China.

Dado este factor chino, los expertos rusos creen que Rusia no debería “relajarse” en esta dirección y que es necesario aumentar sistemáticamente su presencia en la isla de la Libertad. Hasta la fecha, tenemos condiciones políticas favorables, y las locomotoras y los automóviles rusos son nuevos suministros de “KAMAZ” y “Lada”, junto con marcas chinas, que se presentan en Cuba. De las compañías rusas de petróleo y gas en la isla de la Libertad las empresas “Rosneft y “Zarubezhneft” ya están actuando con éxito. Los representantes del sector agrícola ruso también tienen la intención de suministrar trigo allí. La esfera del turismo se está desarrollando activamente. El flujo de turistas de Rusia ha crecido significativamente últimamente: los 9 meses últimos del 2017 los rusos hicieron 53 mil viajes, que es más del doble que en el año 2016. Hay un movimiento en la dirección opuesta. Por ejemplo, la próxima Copa Mundial del Futbol, que se celebrará en Rusia, es de gran interés para los cubanos en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *