Huida de las “venas” del petróleo: catástrofe migratoria en Venezuela

Caracas realizó una devaluación de la moneda nacional y anunció el lanzamiento de un programa para restaurar la economía, que está al borde del colapso. Después de la introducción de nuevos experimentos económicos, los venezolanos empobrecieron por cien veces. Para salvar la economía  que esta “ahogando” el gobierno de Nicolás Maduro decidió devaluar la moneda por el camino de “cortar” la moneda nacional hasta cinco ceros y al mismo tiempo aumentar el salario mínimo a 3.000%, lo que aumenta el salario mínimo en 30 veces. Con la introducción de medidas económicas radicales, el líder venezolano espera “frenar la inflación”, que se prevé por los principales economistas del mundo del FMI puede lograr  un millón por ciento al final del año. En el contexto de una nueva ronda de la crisis económica en Venezuela, América Latina una vez más comenzó a hablar sobre otro brote de migración. ¿Por qué los vecinos latinoamericanos están preocupados por el empeoramiento de la crisis migratoria que promete ser la más grande en la historia de la región?

En la semana pasada, el bolívar fue devaluado de inmediato en un 96%. Si todavía al principio de septiembre por el dólar de EE.UU. se podría conseguir un cuarto de millón de bolívares, después de la devaluación el precio de la moneda estadounidense ha aumentado en 24 veces y llego a la igualdad con el valor en el mercado negro. El gobierno venezolano espera acabar con la depresión social, en la cual Maduro en su declaración populista culpa a la guerra económica desatada por el imperialismo contra la revolución bolivariana y regímenes de izquierda. Casi todos los días, Nicolás Maduro se dirige al pueblo venezolano por la televisión, diciendo que tiene su forma revolucionaria única, lo que llevará el país muy pronto de vuelta al despertar.

Desde el 14 de septiembre, el líder venezolano ha comenzado un programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica con la devaluación de la moneda nacional. De aquí en adelante, en Venezuela, la circulación monetaria no es un bolívar simple como antes, sino soberano. Del primero, se difiere por el número de ceros: en una nueva moneda, hay cinco menos que en la anterior. Los venezolanos positivos bromean que, en adelante, bolívares probablemente se llevarán en bolsillos y no en un carro. Tal como lo asegura el gobierno, los nuevos bolívares están “vinculados” con la moneda de petro-efectivo, que a su vez se refiere, como se puede deducir del título, a los precios del petróleo. Hasta la fecha, un petro cuesta 60 bolívares soberanos. Además de la devaluación, el programa consiste en una serie de medidas: aumentar los impuestos, aumentar los precios de la gasolina para ciertas categorías de conductores y otros. El líder venezolano parece estar lleno de esperanzas o de fingir hábilmente que espera tener éxito, cada vez enfatizando que Venezuela está esperando un nuevo milagro económico.

Sin embargo, aquellos que quieren compartir el entusiasmo de Maduro son cada vez menos. Uno de los líderes opositores más populares, Henrique Capriles, llamó el viernes de 15 de septiembre como Black Friday”. Las últimas encuestas de opinión y estadísticas han demostrado que alrededor del 90% de los venezolanos viven por debajo del umbral de la pobreza. Más del 60%, es decir, aproximadamente dos venezolanos de tres se despiertan por la mañana con un sentimiento de hambre, porque no tienen casi nada para comer. La oposición cayó con una crítica fuerte contra Maduro, que llevó el país rico por petróleo y otros recursos naturales a “la mayor tragedia en la historia contemporánea de América Latina”.

Cabe señalar que el hecho de que el nuevo programa del Gobierno va a llevar a una mayor hambre, la miseria, la inflación, el deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos y el estado de economía, con que están de acuerdo también los conocidos economistas. Según el Director de la influyente Metropolitana, la empresa de consultoría «Economètrica», Henkel García, el plan propuesto por el Gobierno venezolano actual para la recuperación de la economía, se puede llamar una combinación de acciones e ideas caóticas, mal concebidas y conflictivas. Cuáles son las consecuencias que puede traer, el tiempo lo dirá, pero la mayoría de los principales economistas y analistas de todo el mundo están de acuerdo en que un “futuro brillante” prometido por Nicolás Maduro no se sucederá en los próximos años.

Tal agravamiento de la situación económica, de nuevo se exacerbó el debate sobre una nueva ronda de la crisis migratoria regional. Según los datos de la ONU, desde 2015, a Venezuela ha dejado alrededor de 2,3 millones de venezolanos o el 7% de la población (según otras fuentes son 4 millones de personas). Los principales destinos de los flujos migratorios fueron los vecinos de América Latina: Brasil, Chile, Perú, Bolivia y Colombia. En un país conocido por sus ricos recursos energéticos, debido a problemas con los medicamentos comenzaron las epidemias, que fueron derrotadas hace mucho tiempo en el siglo XXI: el sarampión y la difteria. La tasa de mortalidad infantil también aumentó dramáticamente. Según representantes oficiales de las Naciones Unidas, 1,3 millones de refugiados de Venezuela están claramente desnutridos. En sus entrevistas los refugiados venezolanos están bromeando tristemente que se corren de venas del petróleo “dulce”, donde es necesario trabajar un mes para ganar comida, que sólo alcanzará para los próximos dos días. El salario mínimo, con que está viviendo la mitad de la población es de $ 1,5 por mes, y, por ejemplo,  el champú en un mercado local cuesta alrededor de $ 5.

El Presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, una vez en una de sus declaraciones llamó a sus conciudadanos, que están dejando la “vena” rica de petróleo, como los esclavos y mendigos que corren de su casa para recibir “pan de jengibre” en el extranjero. Sin embargo, en un país extranjero hace mucho tiempo a los venezolanos no se han ofrecido “pan de jengibre”.

A mediados de septiembre, en la frontera con Venezuela, en la ciudad pequeña brasileña con una población de 12 mil habitantes Pacaraima, los residentes locales atacaron el campamento de refugiados venezolanos y le prendieron el fuego, obligando a más de un millar de personas desplazadas a regresar a su tierra natal. Tal incidente ocurrió luego de que varios “invitados” venezolanos robaron y golpearon a un vendedor brasileño local de una pequeña tienda de abarrotes. Los sentimientos anti venezolanos similares están cada vez más fuertes en otros países de la región, donde se están produciendo flujos migratorios desde Venezuela.

Ya en agosto, las autoridades de Ecuador y Perú a los cuales durante sólo una semana llegaron más de 20 mil refugiados de Venezuela, anunciaron que dejarán entrar a partir de ese momento a los ciudadanos venezolanos sólo con los pasaportes, en lugar de las tarjetas de identificación habituales, como era antes. Cabe señalar que el pasaporte no está disponible para todos los residentes de Venezuela, y su tramitación como de costumbre puede prolongarse durante muchos meses.

Hace apenas un mes, el Gobierno de Ecuador pidió a los países de América Latina realizar una Cumbre de emergencia dedicada a la búsqueda de una salida de la crisis sin precedentes en el ámbito de la migración. Sin embargo, la experiencia de la Unión Europea cual no el primer año está tratando de tomar una acción conjunta y coordinada contra los migrantes procedentes de Oriente Medio y el Norte de África, aunque sugiere que las medidas primarias sufren de la afluencia de los países intrusos probablemente se convierta en el cierre de las fronteras de los países de América Latina y el establecimiento de obstáculos máximos para los refugiados.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *