Image default
Noticias Política

Cumbre del G-20 en Argentina: resultados y perspectivas

eded3b783ba135d354eb253bd53240db 2En la capital argentina, Buenos Aires, el comienzo de diciembre estuvo marcado por uno de los principales eventos a escala global del último año. Del 30 de noviembre al 1 de diciembre, se celebró el decimotercer foro de las economías más grandes del mundo – el “Grupo de los 20”. Los líderes estatales discutieron una amplia gama de temas: cambio climático, energía, infraestructura y seguridad alimentaria. Este año, se esperaba que esta Cumbre fuera una gran conmoción o una “calma” completa, aparte de una serie de reuniones bilaterales programadas. Como resultado, según varios observadores políticos internacionales, el único logro importante del “G-20” fue la conclusión de un nuevo Tratado para reemplazar el TLCAN entre los Estados Unidos, México y Canadá. ¿Cuán este foro económico todavía es viable y qué lo espera en un futuro próximo? ¿Qué medidas específicas se propusieron en su declaración final? ¿Qué perspectivas de desarrollo futuro se describieron para el próximo año?

Como lo enfatizan varios medios de información internacionales acreditados, la impresión general después de la recientemente finalizada Cumbre del “G20” en Argentina es bastante dual. El tema principal de su agenda – la lucha contra las amenazas de crisis económicas – por un lado, se resolvió y acordó, y por el otro, como si se hubiera desvanecido en un segundo plano. Según muchos analistas políticos, esta vez la declaración final de la Cumbre se ha convertido en un documento muy desequilibrado. El primer punto habitual de la declaración final, que toca la agenda principal de la Cumbre, para la cual se creó el foro en 2008, es solo el 23 en orden. Cabe señalar que los temas clave del “G20” se reflejaron solo en los 8 puntos: del 23 al 30. Estas disposiciones se ocupan de la preservación de la estabilidad de las finanzas internacionales, el rechazo de las devaluaciones competitivas de la moneda y el uso de paraísos fiscales, así como la tributación de los movimientos de capital (tasa de Tobin) y otros.

g20 2.jpg 1734428432 2En los últimos años, los representantes de los Gobiernos del “G-20” han observado que ahora hay menos desafíos y peligros de este tipo. A lo largo de los 10 años de existencia de la Cumbre, su amenaza a la economía mundial se ha reducido o, en algunos casos, se ha eliminado por completo. Por esta razón, este año se plantearon más preguntas ideológicas y retóricas al comienzo de la declaración final, más adecuadas para las sesiones plenarias de los foros económicos internacionales, donde científicos y políticos influyentes están pensando en el futuro, las consecuencias de la cuarta revolución industrial o, por ejemplo, la amenaza de impuestos en algunos países. Tales disposiciones introductorias no son relevantes para la agenda real de las relaciones internacionales.

En los últimos tres años, una tendencia general para la política y la economía mundial se ha convertido en un estado de incertidumbre. Muchos consultores políticos asocian estos sentimientos con la llegada de la Administración de Donald Trump a la Casa Blanca y con las consecuencias del nuevo gobierno de Washington como la amenaza del proteccionismo, el uso generalizado de las sanciones económicas, la creciente volatilidad del sistema financiero mundial y los mercados de productos básicos. En este sentido, el contenido holístico y real de las declaraciones finales del “G-20” en estos últimos tres años sigue siendo bastante abstracto, ya que los líderes de las principales potencias están regresando para discutir una serie de temas, como parecía antes, resueltos con éxito en los años 2008-2010. Sin embargo, como señalan varios economistas reconocidos, el nivel de transparencia y sostenibilidad del sistema financiero global es ahora más alto que nunca después de la crisis financiera internacional de 2008. Por lo tanto, las últimas tres Cumbres del “G20” fueron más bien una repetición de las lecciones que se aprobaron, pero que aún no se aprendieron.

Este año, por primera vez, la tan esperada Cumbre de las tres países – Rusia, India y China (RIC), se realizó por primera vez en la capital argentina, que fue uno de los eventos más importantes del foro. El nuevo formato tripartito estableció las bases para el nuevo sistema bipolar de la economía mundial: el primer bloque consiste de los Estados Unidos y sus numerosos socios satelitales, por otro lado – el RIC junto con sus socios en los BRICS y la OCS.

1543594472 899739 1543596461 noticia normal 2Uno de los resultados importantes de la Cumbre del “G-20” fue la conclusión del Acuerdo USMCA (ing. – United States-Mexico-Canada Agreement) entre los Estados Unidos, Canadá y México, que reemplazó el anterior acuerdo del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte). Sin embargo, los expertos creen que las diferencias entre ellos no tienen demasiado peso. Los Estados Unidos lograron aumentar los aranceles sobre las importaciones de vehículos, protegiendo los segmentos individuales de su mercado nacional de la competencia extranjera, y lograron un mayor acceso de sus compañías a los mercados de México y Canadá. En los casos en que los bienes y servicios de los Estados Unidos enfrentaban altas barreras aduaneras, fueron reducidos por sus socios (Canadá y México); y si estuviéramos hablando de restricciones cuantitativas en el suministro de bienes de los Estados Unidos a estos países, las cuotas de importación, por el contrario, aumentaron.

Captura de pantalla 2018 11 12 a las 17.09.02 1068x600 2Sin embargo, la diferencia clave radica completamente en algo diferente. El acuerdo NAFTA (ing. – North American Free Trade Agreement) se inició en 1993, adoptado en 1994. La conclusión de este Acuerdo tuvo lugar en el período de inicio de la globalización y la fascinación mundial por los procesos de integración. En aquel momento, el Presidente de los Estados Unidos, el demócrata Bill Clinton, tenía la sincera intención de crear una zona de libre comercio en todo el continente norteamericano. Sin embargo, sin un proceso de integración real, es decir, una integración voluntaria, justa y equitativa, la creación de una zona de libre comercio parecía imposible. De hecho, los Estados Unidos ni bajo Clinton, ni más tarde bajo la administración republicana de George W. Bush, iban a formar asociaciones de integración de igualdad de derechos con otros Estados. Como resultado, el efecto real del acuerdo comercial NAFTA resultó ser completamente diferente para Washington, según lo planeado. Como resultado de NAFTA, cientos de compañías abandonaron la economía de los Estados Unidos y miles de empresas de industrias como la automotriz, electrónica y electrodomésticos, y la industria textil se transfirieron. Históricamente, estas industrias han creado millones de empleos bien pagados, lo que incrementó gradualmente el porcentaje de desempleo.

1078854391 2La versión moderna del Acuerdo de Comercio tiene un nuevo nombre, aunque el contenido principal no ha cambiado tanto. El nuevo Tratado (USMCA) ha llevado la discusión del libre comercio en América del Norte a otro plano: entre algunos sectores de la economía y principalmente a través de negociaciones bilaterales, durante las cuales los Estados Unidos encontrará más fácil buscar concesiones de sus socios.

Esta vez, en el marco de la Cumbre del “G-20”, se discutieron varios temas globales del sistema político y económico mundial. Sin embargo, como resultado, todos parecían volver al nivel micro. Por lo tanto, hoy ya no hay más retórica sobre la integración, pero hay una serie de negociaciones y acuerdos bilaterales o trilaterales, según los cuales los aranceles y las restricciones cuantitativas al comercio no se eliminan por completo, pero se vuelven más atractivos para las grandes empresas de un solo país.

A pesar de un nivel tan bajo de efectividad de la Cumbre, esta reunión se convirtió nuevamente en una plataforma para muchos acuerdos bilaterales (por ejemplo, Rusia concluyó un acuerdo comercial con Argentina, y Vladimir Putin alcanzó un importante acuerdo con Recep Tayyip Erdoğan sobre Idlib). A pesar de mucho escepticismo con respecto al futuro del “G-20”, es muy dudoso que en el futuro cercano alguien quiera abandonar el uso de la plataforma conveniente para todos. Incluso para Donald Trump, cuya ideología parece estar completamente en desacuerdo con el propósito original de esta asociación.

5c0169d01eeee foto familia 2

 

 

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1