Image default
Noticias Política

Nuevos símbolos de la confrontación de “izquierda” y “derecha”: Andrés Manuel López Obrador y Jair Bolsonaro

Latinoamerica 2Hoy América Latina está entrando de nuevo en una época de cambio. La llegada al poder de nuevos líderes en México y Brasil no solo refleja el camino histórico de estos Estados, sino también de la región en su conjunto. Como señalaron los observadores internacionales, si el Presidente mexicano es un político experimentado y tradicional de la región, entonces el líder brasileño comenzó a “desviarse” hacia el neofascismo antes de asumir el cargo. Esta vez, el equipo de “LACRUS” decidió comparar los retratos políticos de los dos nuevos líderes, identificar similitudes y diferencias, y también observar las principales expectativas de la región ante la llegada al poder de sus Gobiernos.

El 1 de diciembre Andrés Manuel López Obrador, quien ganó las elecciones presidenciales de México en julio de este año, se convirtió oficialmente en el jefe de Estado para el período de los años 2018-2024. López Obrador se convirtió en el primero Presidente de México en los últimos años con puntos de vista “izquierdistas”: antes de eso, el país estaba encabezado por los Presidentes del centrista Partido Revolucionario Institucional (PRI) y dos veces – del partido conservador de derecha, el Partido Acción Nacional (PAN). Sin embargo, muchos observadores internacionales señalan que el nuevo Presidente mexicano de la “izquierda” mantiene las tradiciones establecidas por Benito Juárez en el siglo XIX, pero salió de la facción reformista del Partido Revolucionario Institucional. Es un político experimentado y bastante popular en la región. López Obrador es un producto típico de la cultura política mexicana, más que un número de populistas tan famosos de Sudamérica, como los ex líderes de Venezuela y Ecuador: Hugo Chávez y Rafael Correa, o el actual Presidente de Bolivia, Evo Morales.Reunion mandatarios ultimo encuentro Bolivia LRZIMA20131002 0019 11 2

A diferencia de los líderes populistas como Juan Domingo Perón, el mismo Hugo Chávez o Jair Bolsonaro, López Obrador nunca ha sido fanático de las revoluciones y los golpes de Estado. Volviendo al dramático pasado de México, cabe señalar que casi no hay nadie que se parezca al líder actual, aunque este artículo no trata sobre el populismo, sino sobre un Estado de partido único, que en un momento se transformó de una manera muy “rígida” en un Estado democrático.

La llegada de los Gobiernos populistas de naturaleza “nacional y popular” a la región latinoamericana, nombrada por el tan esperado “giro a la izquierda”, fue el sueño de sus partidarios que se hizo realidad. Sin embargo, la tarea de poner a todos los Gobiernos de “izquierda” bajo un denominador común parece ser muy difícil, porque, como el tiempo ha demostrado, algunos de ellos eran en realidad muy distintos e incluso completamente diferentes. De una forma u otra, hoy prácticamente no hay “izquierda” radical en la región, con la excepción de Evo Morales en Bolivia y Nicolás Maduro en Venezuela. El último se ha alejado del populismo, que es una forma de democracia autoritaria, para abordar su reverso, la dictadura.

JLA AndresManuelLopezObradorSwornIn 2Como ya se enfatizó anteriormente, López Obrador está en absoluto fuera “del campo” de los populistas, pero incluso si lo fuera, no tendría socios en los Gobiernos de América Latina. Además, el nuevo líder mexicano ha declarado repetidamente durante su campaña electoral que se guiará por el principio: “la mejor política exterior es una buena política interna”. A su vez, el Presidente electo de Brasil, Bolsonaro, se esforzará para garantizar que Brasil ocupe un papel central en el proceso de “consolidación” en América Latina del “nuevo curso político”, que, según sus palabras, “nació” con su victoria electoral. Jair Bolsonaro señaló repetidamente que “todos” en la región “saben cuáles son las consecuencias de los Gobiernos de izquierda”. Con la elección de líderes en estos dos países, es bastante obvio que López Obrador en México y Jair Bolsonaro en Brasil son nuevos símbolos de confrontación entre las fuerzas de “izquierda” y “derecha”, respectivamente. Sin embargo, globalmente el Presidente mexicano aún es menos un destacado representante de su ala que el brasileño.

Sin embargo, hay que prestar atención a que ninguno de los líderes considerados en este artículo representa lo que a primera vista parece y, sin embargo, no pueden identificarse con las dos caras de la “misma moneda”. En la esfera económica, por ejemplo, en México, no hubo una alternativa seria al neoliberalismo desde los años ochenta del siglo XX, y Bolsonaro en Brasil actuó como un ardiente defensor del “libre mercado”. Los líderes mexicanos y brasileños son, de hecho, antagonistas, pero si López Obrador no lucha por una dominación regional e incluso más global, Bolsonaro podría actuar como una “persona desconectada” a nivel internacional. Antes de asumir el cargo, prometió a todo el mundo seguir las políticas de Donald Trump, hizo una reserva sobre su intención de transferir la Embajada de Brasil en Israel a Jerusalén, sobre dejar el Acuerdo de París y también “cayó” con duras críticas al MERCOSUR (Mercado Común del Sur).

FILE PHOTO  A supporter of Federal deputy B 43355288 2Hoy en día, nadie duda de que los nuevos Gobiernos de México y Brasil reflejen el camino histórico de sus Estados y de la región en general, sin embargo, su dirección no los convierte en figuras del populismo. López Obrador y Bolsonaro son líderes carismáticos, no solo personas de las masas, que, al mismo tiempo, han estado comprometidos profesionalmente con la política durante décadas, como si trataran de tomar posiciones de “antipolítica”. El líder mexicano todavía simboliza a un político bastante tradicional, y Bolsonaro, por el contrario, ya se está esforzando por parecer un populista radical, que tal vez “se desvía” hacia el neofascismo.

Como lo enfatizan varios analistas políticos, Bolsonaro se balancea en la frontera entre la dictadura fascista y la forma democrática del populismo, especialmente cuando él habla se parece muy vagamente al Coronel Perón o Getulio Vargas y mucho más a Hitler y Mussolini. A su vez, López Obrador trata de volver a las antiguas tradiciones y fundamentos de la política mexicana, especialmente a los establecidos durante la presidencia de Lázaro Cárdenas.

218855 600 2El Presidente mexicano declara que quiere convencer a todos los “disidentes”, y también habla de “mafias de poder”, aunque hasta el momento se está absteniendo de la “demonización” completa de la oposición. Pero Jair Bolsonaro utiliza enfoques muy diferentes. En este caso, no es necesario hablar de populismo cuando no hay interlocutores u opositores. Según Bolsonaro en el Congreso del Partido Latinoamericano de Derecha, organizado hace un mes por su hijo en la ciudad brasileña de Foz do Iguaçu: “es necesario destruir todas las fuerzas de izquierda en el país”. Resulta que esa amenaza directa a la democracia proviene del Presidente electo del cuarto país democrático más grande del planeta. Resulta que la cuestión brasileña ahora consistirá solo en cómo Bolsonaro gobernará el Estado: como aliado leal de Trump, como Pinochet o Mussolini. La situación en México está lejos del escenario brasileño. El principal dilema mexicano es cuánto diferirá un nuevo líder sobre sus antecesores.

En resumen, cabe señalar que la diferencia entre los nuevos modelos políticos en Brasil y México no es la diferencia entre el populismo en sus variantes de “izquierda” y “derecha”. Ya que el líder mexicano no realizó una campaña electoral en el espíritu del populismo. A su vez, durante su campaña, Bolsonaro tenía más consignas fascistas que populistas. Muchos representantes de la élite política de Brasil llaman la atención sobre el hecho de que su “mito” se basa en el hecho de que se considera una figura de época, la única expresión de la voluntad de la nación brasileña, y que a menudo piensa en categorías que van más allá del análisis política.

Al mismo tiempo, hay oportunidades reales para que México fortalezca la democracia. El futuro cercano mostrará si el país puede hacerlo, o los mexicanos, liderados por López Obrador, perderán la oportunidad de “tomar” una venganza democrática. Sin embargo, la democracia en México es segura, lo cual, a partir del 1 de enero del año en curso, no se puede decir sobre Brasil.

 

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633

Spelling error report

The following text will be sent to our editors:

UA-134371625-1