Image default
Noticias Política

El “Verano” argentino de Fernández

Iuliia Vashchenko
Iuliia Vashchenko
Ph.D. en Ciencias Políticas,
La Paz, Bolivia

El 10 de diciembre Alberto Ángel Fernández asume como el Jefe de Estado de Argentina. Hoy, todos los medios de comunicación latinoamericanos están discutiendo el regreso de los “peronistas” a la arena política regional. El “Plan Verano”, que apareció poco antes de la inauguración, describió los nuevos hitos de los primeros 100 días del Gobierno de Fernández, que prometen ser extremadamente provechosos. ¿Qué pretenden ofrecer los “peronistas” esta vez? ¿Cómo planea el Presidente electo “sacar” a Argentina de la crisis financiera y las obligaciones de deuda con el FMI?

El 27 de octubre, el tándem de “izquierda” Fernández-Kirchner, con un resultado del 48,1% de los votos, derrotó al actual Jefe de Estado, Mauricio Macri, en las elecciones presidenciales de Argentina. El exitoso hombre de negocios, el ex Alcalde de Buenos Aires, Macri llegó al poder en 2015. En ese momento, la fortuna del político se estimó en 5,5 millones de dólares. Prometió mejorar significativamente la situación de los ciudadanos del país, pero no tuvo éxito, y como resultado, en 2019, perdió ante el político de “izquierda” Alberto Fernández, a quien se considera un seguidor de las ideas del “peronismo”. Cabe recordar que la ideología política del “peronismo” en Argentina tiene sus raíces en la era del ex Presidente Juan Perón (Juan Domingo Perón). Esta tendencia implica, según sus seguidores, el socialismo “con rostro humano”, en primer lugar, dirigido a los pobres, mucho más que a los ricos.

20424824 xl 2

Alberto Fernández no es una cara nueva para los votantes argentinos. Dirigió el Gabinete de Ministros bajo el Presidente de Argentina, Néstor Kirchner (Néstor Carlos Kirchner Ostoić), y luego de su esposa, Cristina Fernández Kirchner (Cristina Elisabet Fernández de Kirchner) de 2003 a 2008, que propuso convertirse en Vicepresidenta de su Gobierno. Pero las relaciones de ambos políticos en algunos momentos experimentaron momentos difíciles e incluso conflictivos. Inicialmente, el plan de Fernández se basaba en combinar el “peronismo”, tradicionalmente orientado hacia los obreros, en lugar de los dueños de negocios, en un todo único. De hecho, en los últimos años, los seguidores de este movimiento político se han fragmentado. Tal unión significaba la reconciliación con su oponente antigua, Christina Kirchner.

En la difícil situación macroeconómica actual, a Fernández espera un legado difícil, ya que Argentina está al borde del default. La tarea principal del tándem victorioso de la plataforma política “Frente de Todos” es aplicar una serie de medidas duras para estabilizar la economía estatal. Según las cifras oficiales, a mediados de octubre, el FMI empeoró significativamente el pronóstico de una caída del PIB de Argentina al 3,1% en 2019. Según los expertos, la economía del país latinoamericano no se recuperará durante 2020, pero disminuirá en un 1,3%, como se señala en el informe del Fondo.

En los últimos años, Argentina ha experimentado una crisis económica cada vez más profunda. Además, la situación empeoró aún más en agosto después de los resultados de las “primarias” presidenciales, cuando la oposición de centro-izquierda estaba por delante de la coalición del Jefe de Estado vigente por un amplio margen. El día después de la votación (14 de agosto), las bolsas “colapsaron” en un 38%, y el peso argentino “cayó” en casi un 30% y todavía no puede recuperar sus posiciones. En este sentido, el Gobierno volvió a iniciar negociaciones con el FMI para revisar los términos del pago de la deuda, ya que a fines de junio de 2018 el Fondo aprobó un préstamo de $ 50 mil millones a Argentina bajo el esquema “stand-by”. Como resultado, a fines de octubre de este año, el FMI acordó aumentar el tamaño total del programa de financiamiento para el país latinoamericano a 56.3 mil millones de dólares.

5b4b9fed34ae0 1420 1024x684 2

Después de ganar las elecciones presidenciales, durante la transición del poder (entre el 27 de octubre y el 10 de diciembre), el tándem victorioso comenzó a seleccionar de cerca a candidatos para puestos clave en el nuevo Gobierno, que tendrá que implementar una serie de medidas destinadas a resolver los problemas socioeconómicos existentes. Entre ellos, los más agudos son: evitar una mayor caída del PIB y el comercio exterior total, así como frenar la inflación. El Gobierno de Fernández necesitará normalizar rápidamente la situación monetaria y financiera en el país, en particular, para detener la depreciación del peso argentino, además de reducir el aumento de la deuda soberana. Las principales herramientas para implementar tales tareas macroeconómicas serán asegurar la entrada de inversiones nacionales y extranjeras en la economía estatal, sin lo cual es imposible lanzar proyectos a gran escala para apoyar al país. Sin embargo, cabe señalar que detrás de cada uno de estos puntos difíciles están las “herramientas” institucionales y estructurales obsoletas que han estado esperando su renovación durante décadas.

2019 10 24t225602z 670658747 rc16e5cf24a0 rtrmadp 3 argentina election macri pichetto 2

Debido al volumen de problemas acumulados, poco antes de la toma de posesión del nuevo Presidente, se creó y se anunció el “Plan Verano”, que describe los hitos de los primeros 100 días del Gobierno de Fernández que prometen ser extremadamente provechosos. La técnica más importante del equipo del nuevo líder será un conjunto de medidas para aumentar la demanda solvente de la mayor parte de la población, que se considera el principal “impulsor” del desarrollo económico. Como parte de esta medida, se planea aumentar el tamaño mínimo de las pensiones y los subsidios para niños, congelar los precios de una canasta básica de alimentos y también abolir el IVA sobre los alimentos para las personas con un bajo nivel de ingresos mensuales. El Gobierno de Fernández planea financiar estos pagos a través de emisiones de efectivo adicionales, mayores impuestos a la exportación y pagos diferidos de la deuda del Gobierno.

Según varios analistas económicos, la implementación de la estrategia macroeconómica planificada del tándem de Fernández-Kirchner enfrentará riesgos importantes y no podrá garantizar una mejora rápida de la situación. En el fondo surgen demasiadas “variables” desconocidas: cómo se comportarán los exportadores bajo el nuevo régimen fiscal; cómo el nuevo Gobierno podrá acordar con los acreedores; si el aumento en la oferta monetaria conducirá a una nueva ronda de inflación. Todavía no hay respuestas simples a estas y otras preguntas complejas. Es con este “bagaje de problemas” que Argentina “irrumpe” en la primavera con un nuevo líder y el “Plan de Verano”. Los primeros 100 días de la presidencia de Alberto Fernández determinarán no solo el curso político, sino también la situación socioeconómica del país para la próxima década.

Más publicaciones

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Al utilizar este sitio web, usted acepta el uso de cookies, dirección IP y datos de ubicación para ayudarnos a hacer el sitio más conveniente para usted. OK Leer más

56296633
UA-134371625-1