Noticias

Las criptomonedas “se apoderan” de América Latina

Ya por más de diez años, el debate sobre la moneda digital no ha cesado. ¿Qué son las criptomonedas? ¿Dinero del futuro o una nueva pirámide financiera? La región latinoamericana ha sido líder en la adopción de criptomonedas en los últimos años. La inestabilidad económica obliga a la población a usar Bitcoin y otro tipo de dinero virtual. A pesar de que Turquía ocupó el primer lugar en la adopción de las criptomonedas, los países latinoamericanos continúan en la cima de la clasificación. ¿Cómo pretenden las criptomonedas “capturar” el mercado latinoamericano?

¿Qué criptomoneda apareció primera en nuestro planeta? Hoy será difícil de encontrar una persona que no sepa la respuesta a esta pregunta: por supuesto, esto es Bitcoin. La criptografía con el propósito de pagos confidenciales comenzó a usarse desde 1990 a través del sistema “DigiCash”, desarrollado por David Choma, cuya compañía se declaró en quiebra en 1998. Sin embargo, su sistema de pago se centralizó y, por primera vez, el término “criptomoneda” comenzó a usarse después de la aparición del sistema de tipo peering de pago “Bitcoin”, que fue desarrollado en 2009 por una persona o grupo de personas bajo el seudónimo Satoshi Nakamoto, usando hashing “SHA-256” y el sistema de «proof-of-work». El misterioso Satoshi Nakamoto publicó su estudio hace casi 11 años: el 31 de octubre de 2008, sin embargo, el primer Bitcoin se extrajo el 3 de enero de 2009.

¿Qué pasa con las otras coines grandes? Pocos saben de su edad. La segunda más antigua entre las 10 principales criptomonedas del mundo es “Litecoin”. Litecoin se lanzó en octubre de 2011. La criptomoneda más joven entre las 10 principales se considera “Cardano”, su lanzamiento se produjo hace dos años, en septiembre de 2017. Durante los 11 años de la industria digital, más de 2.500 monedas nuevas ya han aparecido en el mercado, y su número crece cada día. Quizás todos puedan crear su propia moneda hoy, pero solo unos pocos pueden hacerla exitosa y líquida en el mercado mundial.

En mayo del año en curso, los analistas de “Heisenberg Capital” publicaron los resultados de un estudio en el que concluyeron que en un futuro cercano todos los tipos de criptomonedas desaparecerán y solo quedará Bitcoin. Según los expertos, a medida que Bitcoin se acerca al precio de $100,000, otros tipos de monedas se extinguirán gradualmente. La declaración de analistas de la famosa compañía causó una nueva ola de discusiones. Hasta ahora, la primera criptomoneda no ha podido superar la marca de $10,000, sin mencionar cientos de miles. Sin embargo, la competencia en el mercado de criptomonedas es realmente alta, solo los proyectos que tienen herramientas y productos de trabajo reales pueden sobrevivir en la industria digital y aún más, entrar en la clasificación de las 100 monedas digitales más grandes en términos de capitalización.

Durante los 11 años de existencia y difusión de las criptomonedas, las disputas entre analistas financieros y gobiernos no han disminuido. Los principales temas de discusión siguen siendo los problemas de la regulación de la criptomoneda, su circulación dentro de los países y, lo más importante, su vago futuro. Mientras que algunos Estados están “luchando” por el desarrollo de proyectos de leyes leales a las monedas digitales, otros están poniendo una “cruz” en las criptomonedas. La razón principal de las prohibiciones, por supuesto, radica en la superficie. Las liquidaciones en una moneda distinta de la nacional conducen a una disminución de los indicadores económicos del país, incluido uno de los principales: el PIB. Además, con la ayuda del dinero virtual es más fácil “lavar” activos o exportar capital al extranjero. Además, los bancos no recibirán sus intereses, y los operadores de pago – una comisión.

Actualmente, hay cuatro países en el mundo en los que, por cualquier acción con criptomoneda, se puede ir a prisión por varios años a la vez: Nepal, Bolivia, Bangladesh, en 2018 Argelia se unió a ellos. Además de los países donde el comercio y la posesión de criptomonedas están completamente prohibidos, hay una serie de Estados en el mundo con una prohibición nacional de ciertos tipos de transacciones con activos digitales, mientras que el grado de regulación también varía enormemente. La lista de países que restringen las operaciones con monedas digitales incluye: China, India, Rusia, Vietnam, Indonesia, Tailandia, Kirguistán, Ecuador, Islandia, Marruecos y Malasia.

Con la excepción de Bolivia, unos sesenta bancos en América Latina ya están utilizando Bitcoin para realizar pagos internacionales, lo que, según los analistas, puede reducir significativamente los costos para sus clientes y acelerar significativamente el tiempo de transacción. Uno de los ejemplos sorprendentes de su propia criptomoneda en la región es el “Petro” venezolano. El 20 de febrero de 2018, el Gobierno venezolano cumplió su promesa y comenzó a emitir la primera criptomoneda estatal del mundo, Petro. A diferencia de la gran mayoría de otras criptomonedas, las monedas digitales venezolanas proporcionan un activo real: 5 mil millones de barriles de petróleo del campo Ayacucho en el cinturón petrolero del río Orinoco. El costo de Petro corresponde al precio de un barril de petróleo. Sin embargo, según los analistas financieros, la naturaleza declarativa de proporcionar criptomonedas con el respaldo de petróleo aún es dudosa. Los indicadores macroeconómicos de Venezuela ahora son muy bajos, y son ellos los que realmente “trabajan” y permiten tomar decisiones efectivas solo cuando no se especulan, tratando de pasar por alto las ilusiones. Sin embargo, la criptomoneda Petro se usa cuando se compra oro del Banco Central de Venezuela, en contratos de compra de todas las instituciones estatales, así como en transacciones inmobiliarias.

A mediados de agosto, el operador de pagos más grande de Brasil “Cielo” anunció que una red de alrededor de 1,4 millones de terminales de pago pronto admitiría pagos en Bitcoin y otras criptomonedas. En su declaración, los representantes de la compañía señalaron que los usuarios podrán realizar pagos de criptomonedas utilizando “códigos QR”. En este caso, el terminal generará un código y el usuario podrá pagar la compra con monedas digitales, utilizando una aplicación especial en el celular. Para hacer esto, el consumidor solo necesitará crear una cuenta en los portales “Uzzo” o “Criptohub”. Es muy significativo que, según Paulo Caffarelli, Director General de la empresa brasileña “Cielo”, los bancos socios apoyen esta iniciativa. Además, Caffarelli llamó la atención sobre el hecho de que ya en octubre de este año, la empresa “Cielo” puede lanzar pagos de criptomonedas que no necesitan terminales: el “código QR” generará una aplicación especial en el celular del vendedor.

En resumen, cabe señalar que a pesar del hecho de que el dinero virtual está comenzando a ganar popularidad en América Latina, en general, el sector de la criptomoneda todavía está muy fragmentado en la región. Cada país actúa como una “isla” con sus propias reglas, que a menudo difieren en los países vecinos. Por lo tanto, la variabilidad del marco legislativo de los Estados latinoamericanos crea dificultades en el desarrollo de los servicios internacionales. Según los expertos, tales problemas son globales, y llevará mucho tiempo resolverlos.

Deja un comentario