Productos latinoamericanos en las tiendas rusas: nuevos pasos y metas

Como respuesta a las sanciones que comenzaron en 2014 en relación con los acontecimientos de Ucrania, Moscú prohibió las importaciones de productos europeos y norteamericanos, y al mismo tiempo, rápidamente se giró hacia sus socios latinoamericanos que eran inmediatamente entusiasmados con la apertura de oportunidades de exportación a la espera de la creación de nuevos contactos de negocios y aumentar el intercambio de producción en relación con el renacimiento de la era de la “Guerra Fría”.

Desde la imposición de sanciones Rusia ha comenzado las negociaciones con los Gobiernos de varios países de América Latina sobre la sustitución de los productos que ha prohibido la compra de la Unión Europea, los Estados Unidos y en otros países, como Australia, Canadá y Noruega, concretamente son: carne y productos lácteos, fruta, verduras y mariscos. Son la base de los artículos de las exportaciones latinoamericanas. Durante este período, los productos de América Latina ocuparon un lugar digno en el mercado alimentario ruso, y los Gobiernos de la región no se detendrán allí y establecerán nuevas metas y objetivos destinados a expandir las exportaciones a Rusia. ¿Se debería esperar un aumento en la diversidad de productos latinoamericanos en las tiendas rusas? ¿Qué países latinoamericanos ya están establecidos en el mercado de alimentos en Rusia?

El Viceministro de Comercio Exterior e Integración de Bolivia, Walter Clarems Endara, anunció en mayo de 2017 la disposición del Gobierno para desarrollar la exportación de productos bolivianos a Rusia. En primer lugar, está hablando de carne, productos lácteos y frutas. A mediados de abril el grupo de agricultores bolivianos ya se había reunido en Moscú con autoridades y empresarios rusos. En el marco de esta reunión fue posible discutir las posibilidades de exportar frutas tropicales a Rusia. El Viceministro señaló que los principales obstáculos para que Bolivia exporte sus productos al mercado ruso son los requisitos sanitarios establecidos por Rusia para la importación de productos alimenticios. En los próximos meses, los representantes de las autoridades bolivianas y los grandes empresarios tienen programadas una serie de visitas oficiales para resolver todos los aspectos técnicos que permitirán que productos de Bolivia aparezcan en el mercado ruso.

La legislatura del Ecuador estableció una nueva tarea para 2018: la expansión de la oferta de exportación de productos no tradicionales a Rusia a través del Grupo Parlamentario de Amistad y Coordinación Mutua. Después de la reunión, en junio de 2017, el Parlamento unicameral ha anunciado su intención de trabajar en la política alimentaria del país, uno de los puntos principales – la continuación de las exportaciones de bienes a la Federación de Rusia, el fortalecimiento en el mercado ruso y el desarrollo de una estrategia de apertura de nuevo segmento de productos para la distribución y entrega. Hasta hace poco, las relaciones entre los dos Estados eran más históricas y políticas. De acuerdo con representantes del Ministerio de Comercio Exterior, Juan Carlos Sánchez, “el ingreso anual de la exportación de mercancías a Rusia ascendió a cerca de 600 millones de dólares $”, sin embargo, el principal objetivo para el 2018 es el “fortalecimiento del peso ecuatoriano en el mercado de alimentos de Rusia”, como Ecuador es el segundo más grande después de Brasil, en volumen de negocios comercial con Rusia. Presidente de la Cámara de Comercio de Ecuador, Patricio Chávez, también señaló que Rusia ocupa el primer lugar en la exportación de alimentos en su segmento de filetes de pescado fresco, colores, y la única especie de destino atún «Thunnus». Pero los productos ecuatorianos más importantes de las importaciones rusas son banano ecuatoriano, el 98,1% de los cuales proviene del país Andino, y, según el informe del Grupo Parlamentario de la industria bananera genera ingresos de dos millones de personas que participan en las diversas etapas de la cadena de exportación.

El 3 de mayo de 2017 la delegación del Ministerio de Agricultura de Venezuela se reunió con sus contrapartes en la ciudad de Moscú para discutir una serie de cuestiones destinadas a desarrollar las exportaciones de productos venezolanos a Rusia. Representantes de Venezuela expresaron nuevamente su interés en aumentar la variedad de productos suministrados a Rusia, en particular, cítricos, piñas, plátanos, mangos, aguacates, cacao y café. Durante la reunión, se observaron resultados significativos en el intercambio de alimentos entre los dos países. Durante 2017, el comercio entre Rusia y Venezuela creció más de 40 veces en comparación con 2016. Las exportaciones rusas aumentaron en más del 50% y las importaciones desde Venezuela: nueve veces. El principal producto exportado por Rusia a Venezuela en 2017 fue el aceite de soja, que representó el 96,3% de las exportaciones totales. Anteriormente, los dos países firmaron un acuerdo para regular cuestiones de las normas de seguridad y fitosanitarios para la exportación de trigo y derivados de la misma los productos en Venezuela, el documento “ha puesto fin” a los obstáculos que enfrenta el mercado venezolano de los exportadores de trigo ruso. También en la reunión de mayo se confirmó la intención de ambos países de expandir las entregas mutuas de productos agrícolas y productos alimenticios, con el fin de aumentar el balance de alimentos de la rotación comercial ruso-venezolana.

La disposición de la parte rusa para cooperar con los países de América Latina en el ámbito alimentario, fue nuevamente confirmada por la declaración del Director del Departamento Latinoamericano del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Shchetinin, dice que las relaciones de Rusia con todos los países de la región latinoamericana son relaciones basadas en un concepto de beneficio mutuo, independientemente de su orientación política, si estos Estados expresan su disposición a desarrollar la cooperación con Rusia. El Gobierno ruso tiene la intención de continuar fortaleciendo las relaciones con los países de América Latina, teniendo en cuenta el creciente papel de esta región en el ámbito internacional. Todos los indicadores apuntan a un aumento significativo de las relaciones comerciales entre Rusia y los países de América Latina y el Caribe. En el Foro internacional más grande que “PRODEXPO” celebró en Moscú del 5 al 9 de febrero de 2018, que es el evento anual más autorizado en el campo de la alimentación, se presentaron productos de los 10 países latinoamericanos: Perú, Ecuador, Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay, Venezuela, México y República Dominicana.

En los últimos años, es obvio que las relaciones ruso-latinoamericanas se están fortaleciendo en varias direcciones. La única pregunta que queda abierta es la pregunta de los expertos, que analizan los intereses rusos en América Latina, y es muy concreta: ¿Cuáles son los objetivos y las tareas de la política exterior perseguidos por Rusia en la región de América Latina? ¿Envía una señal a los EE. UU. o simplemente se da cuenta del potencial de oportunidades en estos Estados, tan subestimado por Washington en las últimas décadas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *