Noticias

El escenario venezolano: América Latina al borde de un nuevo golpe estatal

En Venezuela, sumido en una crisis política y humanitaria de escala épica, Nicolás Maduro asumió el cargo del Presidente por segunda vez hasta el año 2025. El ganador de las elecciones presidenciales de mayo liderará al país ante las difíciles condiciones políticas internas y la presión de los Estados Unidos, la UE y la mayoría de los países latinoamericanos que se niegan a reconocer la legitimidad de las elecciones. ¿Cómo defenderá Maduro su proyecto político? ¿Qué medidas tomará el Gobierno para sacar al país de la grave situación económica y política?

Como lo enfatizan algunos de los principales observadores mundiales, la “devastación” de un nivel como el de Venezuela a principios del año 2019, América Latina aún no se ha visto en toda su historia contemporánea. A su vez, el FMI pronostica una inflación para este año de 10 millones por ciento. Según las estimaciones de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), unos tres millones de migrantes venezolanos “huyeron” de Venezuela a varios países de la región latinoamericana. En estas estructuras se cree que para fines de 2019 la cantidad de refugiados y migrantes de Venezuela podría llegar a 5,3 millones de personas. Los que se quedaron en el país están tratando de sobrevivir en términos de salarios, que no excedan los $ 5 por mes. Desde hace varios años, el país experimenta una grave crisis social y económica, acompañada por la devaluación de la moneda nacional y la hiperinflación no controlada. Según la Comisión Parlamentaria de Finanzas, el aumento de precios en 2018 fue de alrededor de 1,7 millones por ciento.

Cabe recordar que el ex Presidente de Venezuela, uno de los principales inspiradores de los “izquierdistas” en la región, Hugo Chávez (Hugo Rafael Chávez Frías) en 2012 llamó a Nicolás Maduro (Nicolás Maduro Moros) como su sucesor. Después de la muerte de Chávez en marzo de 2013, Maduro se convirtió en el Presidente Interino. Un mes después, fue elegido oficialmente para el puesto del Jefe de Estado, obteniendo entonces aproximadamente el 51% de los votos.

Maduro es un destacado representante entre los líderes populistas latinoamericanos. Él no tiene educación superior. Antes de la esfera política, Nicolás Maduro trabajó como un conductor de autobuses en la empresa de transporte metropolitano venezolano “Metro de Caracas”. A finales de la década de 1990, encabezó el sindicato y en 2000 fue elegido para el Parlamento Nacional. En el Gobierno de Hugo Chávez, en 2006 pudo alcanzar el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores.

En 2015, los partidos de la oposición obtuvieron la mayoría de los escaños durante las elecciones parlamentarias y, después de un año, intentaron iniciar el procedimiento de juicio político. En respuesta a tales acciones, Maduro convocó en julio de 2017 a la Asamblea Constitucional (AC), que disolvió el Parlamento. No se incluyó en este cuerpo legislativo a un solo representante de las fuerzas de oposición. Por esta razón, la mayoría de los países latinoamericanos no reconocen la AC.

Las elecciones presidenciales en Venezuela se realizaron el 20 de mayo del año pasado. Nicolás Maduro logró obtener casi 6.2 millones de votos (aproximadamente el 67% de los votos), y su principal oponente, Henri Falcón (Henri José Falcón Fuentes) del partido de oposición “Avanzada Progresista” – 1.9 millones. El principal oponente de Maduro, el ex Gobernador, incluso antes del anuncio de los resultados oficiales, dijo que no los reconoció. Exigió nuevas elecciones en diciembre, el tiempo tradicional de las elecciones presidenciales en Venezuela. Más de 20.5 millones de personas fueron invitadas a votar, la participación fue de 45.99%. Después de la victoria, el líder venezolano prestó juramento ante la Asamblea Constitucional (AC) ese mismo mes.

Después del anuncio de los resultados de las elecciones, la reacción internacional no tardó en llegar. Los Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, 12 países latinoamericanos declararon que las elecciones no cumplieron con los estándares democráticos. El documento sobre el no reconocimiento del nuevo mandato presidencial de Maduro por los Estados miembros del “Grupo de Lima” fue firmado por los representantes de Argentina, Brasil, Guyana, Guatemala, Honduras, Canadá, Colombia, Costa Rica, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Chile. Instaron a Maduro a no asumir el cargo de Presidente y entregar el poder ejecutivo a la Asamblea Nacional.

Inmediatamente después de la ceremonia de inauguración el 10 de enero, Paraguay anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Caracas, las autoridades peruanas decidieron retirar a su Encargado de Negocios para consultas, Argentina impuso la prohibición de la entrada de altos funcionarios venezolanos al país y el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) determinó la decisión de no reconocer la legitimidad del nuevo término (hasta 2025) del régimen de Maduro.

Según los datos de las autoridades venezolanas, más de 90 delegaciones extranjeras participaron en la ceremonia de inauguración de Maduro, incluidos los líderes de seis Estados: Abjasia, Bolivia, Cuba, Nicaragua, El Salvador y Osetia del Sur. La delegación rusa estuvo representada por el Vicepresidente del Consejo de la Federación, Ilyas Umakhanov. Durante su discurso, Maduro reiteró que Venezuela es “una víctima en la guerra económica contra el imperialismo”, y añadió que estaba listo para reunirse con cualquier crítico de su Gobierno en el escenario mundial y contar toda la verdad sobre su país. Según el líder venezolano, el Gobierno ya tiene un plan para nuevas medidas económicas destinadas a mejorar la situación, que presentará en los próximos días. En su discurso, Maduro agradeció a Rusia y China por la asistencia económica proporcionada en 2018.

Al día siguiente de la inauguración, el 11 de enero, el Presidente del Parlamento venezolano Juan Guaidó (Juan Gerardo Guaidó Márquez), de 35 años, dijo que la Constitución del país le permite ejercer los poderes del Presidente. Se refirió a los Artículos No. 233, 333 y 350 de la Constitución, que establecen que si el Presidente de la República no puede cumplir con sus deberes, el poder pasa al Jefe de la Asamblea Nacional. El Congreso de la oposición lo declaró un usurpador, y los Estados Unidos y muchos países latinoamericanos, a su vez, declararon que reconocían a la Asamblea Nacional como la única institución legítima en el país. El Secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo (Michael Richard “Mike” Pompeo) también expresó la posición oficial de su país, calificó de “ilegítimo” al Gobierno de Nicolás Maduro y declaró que la principal potencia mundial haría todo lo necesario para restaurar la “democracia verdadera”.

Muy pronto se mostrará cómo se desarrollarán los eventos en las extensiones de la “vena petrolera” principal de la región latinoamericana. Lo obvio es que Venezuela no podrá sobrevivir por mucho tiempo en la arena internacional con dos líderes. La crisis sin precedentes dividió al mundo entero en dos campos. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia emitió un Comunicado en que se señala que los Estados Unidos está invadiendo abiertamente la soberanía de Venezuela, facilitando la creación de “estructuras de gobierno alternativas” en Venezuela. El Gobierno ruso se opuso a una división en la sociedad, señalando que para superar la crisis es necesario combinar los esfuerzos del Gobierno y la oposición.

En el contexto de las sanciones occidentales en Venezuela continúa la peor crisis económica. Es por eso que en estos días Caracas está tratando de encontrar una manera de evitar el bloqueo económico iniciado por Washington. Ankara ya ha podido ofrecer su propia versión. Este es el mismo mecanismo por el cual Turquía intentó comerciar con Irán para eludir las sanciones internacionales impuestas al régimen iraní por el desarrollo de armas de destrucción masiva y el ensayo de misiles balísticos. Como sugieren los analistas, Venezuela “pagará” a Turquía con oro a cambio de alimentos. Tal declaración acerca de la similitud del algoritmo económico surgió después de que las autoridades venezolanas anunciaron que estaban transfiriendo sus centros de procesamiento de oro de Suiza a Turquía, donde, como se dijo en Caracas, hay menos posibilidades de que las plantas venezolanas sean “atacadas” por las autoridades estadounidenses.

Según varios observadores internacionales, Maduro puede ser finalmente derrocado por disidentes dentro del país o como resultado de un levantamiento popular. Sin embargo, en un entorno político difícil, la presión que Venezuela ejerce sobre sus vecinos solo se aumentará.

Deja un comentario